Acabar con la piratería y con 'la rueda', objetivos de la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual

El ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, junto a la ministra de Economía, Nadia Calviño, en el Congreso./EP
El ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, junto a la ministra de Economía, Nadia Calviño, en el Congreso. / EP

El Congreso aprueba la reforma que facilitará el cierre de webs que no respeten los derechos de autor y que pondrá coto a las entidades de gestión

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

El Congreso ha aprobado este jueves, con la unanimidad de los principales partidos, la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, que facilitará el cierre de las páginas webs que incumplan reiteradamente la legislación sobre derechos de autor y que limitará prácticas como 'la rueda de las televisiones', que ha vuelto a poner en jaque a la Sociedad General de Autores (SGAE).

La reforma ha ido acumulando apoyos a lo largo de su tramitación. Si antes de llegar al Senado Unidos Podemos mostraba dudas sobre el trámite de cierre de páginas de internet con contenidos piratas, ahora el partido de Pablo Iglesias se ha sumado al consenso general respecto a una norma que, según el ministro de Cultura, José Guirao, es un «texto capital» para las industrias culturales de España.

El último paso del Congreso, este jueves, ha dado luz verde a las últimas enmiendas del Senado. Con ellas incorporadas, la reforma elimina la obligación de que sea un juez el que autorice la clausura de una web que incumpla reiteradamente la norma o en aquellos casos en los que con anterioridad ya haya habido una resolución judicial.

Así, la decisión de cerrar una página web corresponderá finalmente a la Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual, la conocida como 'Comisión Sinde', por la exministra Ángeles González Sinde, un órgano compuesto por nueve funcionarios que no pertenecen ni a la judicatura ni a los partidos.

La otra gran rama de la reforma busca acabar con los abusos en el reparto de los derechos de autor limitando actuaciones como 'la rueda'. Las entidades de gestión (en este caso, la SGAE) no podrán repartir más de un 20% de lo recaudado por cada autor por la emisión de su obra en un horario nocturno y de mínima audiencia en comparación a lo conseguido «en un uso intensivo o cuantitativo máximo de las obras», lo que se denominaba 'la rueda de las televisiones', un fraude que podría haber alcanzado los 100 millones de euros.