La mujer a la que su expareja le rompió ayer el cráneo en Valencia sigue en estado «muy crítico»

Una mujer entra en el edificio en el que tuvo lugar la brutal agresión. /
Una mujer entra en el edificio en el que tuvo lugar la brutal agresión.

La Policía detuvo al agresor poco después del suceso, cuando acudió al centro de salud de Manises para que le curaran las heridas en sus manos

JAVIER MARTÍNEZ / RAFA MUÑOZvalencia

Una mujer de 31 años, Marta M. M., se debatía anoche entre la vida y la muerte tras ser asfixiada y golpeada por su excompañero sentimental en el domicilio de la víctima en la localidad de Manises (Valencia). El autor de la brutal agresión, Luis M. T., fue detenido poco después por dos policías de paisano cuando acudió al centro de salud de la localidad para que le curasen las heridas que tenía en las manos.

Los violentos hechos tuvieron lugar sobre las 12.20 horas de ayer en una vivienda de la calle Santos Justo y Pastor de Manises. Una vecina llamó al retén policial tras oír gritos y fuertes golpes. Una patrulla de la Policía Local se movilizó con urgencia y acudió a la dirección indicada por la mujer.

Todo parecía indicar que se trataba de un nuevo caso de violencia de género en un domicilio donde ya habían intervenido en otras ocasiones. Al parecer, los familiares y vecinos de la víctima conocían los episodios de malos tratos, pero la joven no quería denunciar a su expareja por miedo a represalias. Los primeros policías locales que llegaron a la casa encontraron la puerta cerrada, por lo que no pudieron auxiliar a la víctima hasta que localizaron a su padre y les dio una llave.

Cuando entraron en el comedor, los agentes descubrieron a la mujer tendida en el suelo con un cable de televisión que rodeaba su cuello y un charco de sangre junto a la cabeza. La escena era desgarradora. Uno de los policías locales pidió por su emisora un equipo médico del SAMU para que atendiera a la joven, que estaba inconsciente, mientras su compañero trataba de tranquilizar al padre.

Poco después llegaron más patrullas de la Policía Local de Manises y de la Policía Nacional de Quart de Poblet. La calle Santos Justo y Pastor se llenó de coches patrulla en pocos minutos. El personal médico del SAMU intubó a la joven para permitir la entrada de aire en sus pulmones antes de trasladarla al Hospital La Fe, donde quedó ingresada en la unidad de cuidados intensivos. Según informaron fuentes médicas, la joven entró en estado de coma en la ambulancia.

Mientras los sanitarios atendían a la mujer, la policía realizaba las primeras averiguaciones en Manises para identificar y detener al presunto autor de la agresión, Luis M. T., el excompañero sentimental de la víctima. El individuo, que tiene antecedentes por violencia de género, fue apresado poco después por dos policías nacionales de paisano cuando acudió a un centro de salud para que le curaran las heridas que tenía en la mano. El detenido está acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa.

Según las primeras investigaciones, Luis M. estranguló con un cable de televisión a su expareja y le propinó también un fuerte golpe en la cabeza que le fracturó el cráneo. Las graves lesiones que presentaba la víctima hacían temer por su vida cuando ingresó en La Fe, aunque horas después los médicos detectaron signos que hacían pensar que la joven podría recobrar la conciencia.

Aunque el móvil de la brutal agresión no ha trascendido, un vecino afirmó que vio discutir a la pareja en la calle cuando ambos entraban en el portal del edificio. El detenido residía en otro domicilio de Manises, pero acudía con cierta frecuencia a la casa de la víctima. El Ayuntamiento de Manises condenó ayer en un comunicado el intento de homicidio y anunció que pondrá todos los medios necesarios para evitar sucesos similares, como un grupo de policías locales especializados en delitos de violencia de género.

Reacción vecinal

En la mañana de este miércoles los vecinos de la calle Santos Justo y Pastor de Manises comentaban lo sucedido el día anterior. En la frutería, en el bar, o en corrillos que se formaban al ver a distintos medios de comunicación frente al número seis de esa calle. Algunos fueron testigo del dispositivo policial y médico que se llevó a cabo. Otros sólo saben lo que les han contado.

Yo no estaba, pero una pareja que había aquí me ha comentado que ya cuando venían de allá -señala al principio de la calle- el chico le estaba dando golpes, y que luego en casa se ve que le dio un puñetazo y luego volvió y la remató, eso es lo que he oído aquí, comentaba Francisco L., vecino de la finca en que reside la víctima.

Estamos afectados porque conocíamos al padre, que era un buen hombre, pero mira, se ha quedado sin hija por un desalmado, apuntaba otro vecino del mismo edificio.