Ángeles Muñoz recupera la mayoría absoluta y podrá gobernar sin pactos

Ángeles Muñoz recupera la mayoría absoluta y podrá gobernar sin pactos
Josele-Lanza -

Los socialistas consiguen su mejor resultado y quedan como única oposición de izquierdas al desaparecer Izquierda Unida y Podemos

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

Ángeles Muñoz revalidará su condición de alcaldesa de Marbella. Con el 99,08 por ciento de voto escrutado, la candidata del Partido Popular recupera la mayoría absoluta que perdió hace cuatro años. Tras una noche con un recuento de infarto en el que cada oleada de nuevos datos quitaba y devolvía el concejal número 14, el Partido Popular ha obtenido ese escaño, con los que podrá gobernar en solitario, frente a 10 del PSOE, dos de Opción Sampedreña y uno de Ciudadanos.

Muñoz volverá a ser alcaldesa de Marbella durante los próximos cuatro años, con los que sumaría 14 y superaría a Jesús Gil como el político que más tiempo ha ocupado el sillón municipal de la Plaza de los Naranjos.

Muñoz ha conseguido vencer no solamente a su principal rival, el PSOE, sino también a las dudas que habían planteado las elecciones generales de hace un mes, cuando el Partido Popular fue adelantado por los socialistas y también por Ciudadanos, quedando en una inédita tercera posición y apenas un puñado de votos por encima de Vox.

En esta ocasión, sin embargo, la candidata popular, con una campaña de fuerte tono personal, ha conseguido aglutinar prácticamente todo el voto desde el centro hasta la derecha, dejando a Ciudadanos con una representación testimonial de un solo concejal y a Vox con un resultado que no pasa de lo anecdótico. Las candidatas que de manera improvisada presentaron ambas formaciones no consiguieron hacer pie y quedaron muy lejos de obtener unos resultados siquiera cercanos a los conseguidos en las elecciones generales hace apenas 28 días.

Mayoría absoluta

El Partido Popular recupera de esta manera la mayoría absoluta que ya había conseguido en 2007 y 2011 y que perdió en 2015, cuando un pacto de investidura a cuatro apartó a Muñoz de la Alcaldía. La recuperaría dos años después con una moción de censura firmada con sus socios de Opción Sampedreña, que ahora podrían dejar de serlo ya la candidata popular no los necesita para gobernar.

El mapa político de Marbella, contra todos los pronósticos que vaticinaban un consistorio atomizado, vuelve a asemejarse al de los años del bipartidismo. Sólo cuatro de las diez candidaturas que se presentaban han conseguido representación.

Los socialistas, con José Bernal como candidato, consiguen el mejor resultado en Marbella de la historia e igualan al de 2007, cuando encabezados por Paulino Plata obtuvieron diez concejales con el 32,84 por ciento de los votos.  Pese a este excelente resultado, Bernal se queda sin posibilidades de gobernar al desaparecer del Ayuntamiento todos sus posibles aliados.

Ni Izquierda Unida, que al perder más de mil votos se queda apenas por encima del cuatro por ciento y no obtiene el mínimo del 5 por ciento que permite conseguir representación; ni Podemos, que apenas obtiene un resultado testimonial, consiguen entrar en el Ayuntamiento. Entre ambas fuerzas pierden los cuatro escaños que en 2015 inclinaron la balanza hacia la izquierda.

Además