La Policía Local de Marbella denuncia a medio centenar de VTC en zonas turísticas en lo que va de verano

Un VTC circula por la avenida Ricardo Soriano. /Josele-Lanza -
Un VTC circula por la avenida Ricardo Soriano. / Josele-Lanza -

La mayor parte de las infracciones de los vehículos de transporte con conductor se han detectado en el entorno de los grandes hoteles

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

El comienzo de la temporada alta de turistas ha estado marcado este año por la huelga del taxi, que exige a la Administración una regulación del sector de los vehículos de transporte con conductor (VTC) con cambios normativos para garantizar el cumplimiento de la ratio de una licencia de VTC por cada 30 taxis. A la espera de los pasos que dé el Gobierno central en este sentido a partir de este mes de septiembre, en los municipios costeros se siguen aumentado los controles policiales para vigilar la actividad de los VTC, que operan a través de las plataformas Cabify y Uber, así como para tratar de ponerle coto a la proliferación de taxis 'pirata' que se produce coincidiendo con la etapa de llegada masiva de turistas.

En el caso concreto de Marbella, la Policía Local activó el 1 de julio un dispositivo especial con varios controles diarios en zonas de gran afluencia turística que se unieron a las acciones de vigilancia que durante todo el año se efectúan en la lucha contra la actividad irregular. Las estadísticas que maneja el cuerpo policial, y a las que ha tenido acceso SUR, desde el 1 de junio al 30 de agosto arrojan un total de 47 inspecciones que acabaron con denuncia al detectarse que el VTC en cuestión no cumplía con alguna de las normas establecidas para este tipo de servicio de transporte. La gran mayoría de esas denuncias se efectuó en el entorno de hoteles del municipio, donde los vehículos trataban de captar clientes o los dejaban tras un trayecto que no había sido previamente concertado.

El sector del taxi se moviliza para exigir normas más estrictas

M. PÉREZ | I. LILLO

El sector del taxi de Málaga y la Costa del Sol, unido bajo el paraguas del llamado Grupo de movilización, retoma las acciones en su guerra abierta contra la competencia desleal en la que, aseguran, están instaladas las nuevas aplicaciones de VTC como Cabify y Uber. Como primera acción, el próximo martes, 4 de septiembre, tendrá lugar una manifestación desde la estación María Zambrano hasta la plaza San Juan de la Cruz, donde se ubica la sede de la Delegación de Fomento de la Junta. La marcha tendrá lugar entre las 10.00 y las 12.00 horas. Una vez en el punto final habrá una concentración y se entregará a los responsables de transporte del Gobierno andaluz un documento que recoge incumplimientos que los taxistas han podido constatar por parte de algunos conductores de VTC en la capital a lo largo del mes de agosto. En Marbella los taxistas reconocen que este verano existe una mayor presencia policial en la calle para controlar a los VTC y taxis 'pirata', tras la puesta en marcha de un servicio específico, aplauden la labor que desarrollan pero consideran que el «problema sigue existiendo por la excesiva presencia de estos coches en Marbella». Es el relato de Víctor Vázquez, presidente de Taxisol (organización que agrupa a la mayoría de las licencias de taxi en el municipio) en este final del mes de agosto. «Hay más presencia y más control pero no podemos convertir esto en un estado policial porque estamos en un municipio turístico». En un verano en el que, aseguran, la facturación ha bajado un 20% con respecto al año pasado, el portavoz de los taxistas pone el foco en la presencia «masiva» de VTC. «Es que llegan de otras ciudades. Tenemos identificados hasta a dos coches que vienen de Cangas de Onís y eso es lo que no se puede permitir». Confía en la negociación abierta entre el sector con el Gobierno central para controlar las licencias de los vehículos de transporte con conductor, aunque es consciente que «el tema irá lento, aunque personalmente soy optimista».

¿Qué comprueban estos controles policiales? En definitiva, que los vehículos cumplan con el Reglamento de la Ley de Ordenación de Transportes Terrestres. Se verifica si los coches que llevan pasajeros lo están haciendo bajo precontratación y con la hoja de ruta debidamente complementada, así como que los que vayan vacíos no estén circulando en busca de clientes ni estén estacionados en zonas de afluencia de potenciales viajeros para captarles.

La Policía Local marbellí, que entre enero y junio ya había efectuado 21 denuncias a vehículos de transporte con conductor en todo el término municipal a través de 90 inspecciones, ha reforzado la labor de control este verano con más de 130 inspecciones del 1 de junio al 30 de agosto, de las que 47 finalizaron con denuncia y otras 84 sin ellas. «Está siendo una campaña exitosa –indica el concejal responsable de Transportes, Félix Romero– en la que con pocos recursos hemos conseguido poner en marcha la unidad específica contra el intrusismo y de esa labor de control se derivan las sanciones que no persiguen otra cosa más que concienciar a aquellos que no respetan las normas, para que lo hagan».

Los vehículos denunciados se enfrentan a multas que van desde los 401 a los 1.385 euros, en función de la infracción cometida. El autonómo o la empresa titular de la licencia se expone a 401 euros por carecer o no llevar debidamente cumplimentado el contrato de arrendamiento y de 601 euros por tratar de captar o recoger clientes que no hayan contratado el servicio previamente. La sanción alcanza los 1.385 euros en los casos de los coches que son interceptados prestando servicio sin la correspondiente tarjeta de transporte.

Formación en VTC

El dispositivo especial de vigilancia y control activado por la Policía Local de Marbella, integrado por 14 personas, y reforzado por otras 145 que han recibido una formación específica en VTC, se mantendrá más allá del periodo de la temporada alta de turistas, especialmente en las zonas de mayor afluencia de personas como establecimientos hoteleros, apartahoteles, centros comerciales y eventos. Félix Romero habla de «modelar»el servicio «para adaptarlo a las necesidades reales de la ciudad una vez que termine la temporada alta de turistas».

La unidad policial contra el intrusismo ha colaborado igualmente estos últimos meses en la impartición de cursos formativos para los profesionales del taxi sobre VTC y taxis 'piratas'. Agentes y taxistas vienen manteniendo reuniones periódicas para poner en común las incidencias registradas durante el verano.