Costas informa a favor del traslado al mar de la escultura de la Venus de Marbella

Recreación conforme al proyecto elaborado. /SUR
Recreación conforme al proyecto elaborado. / SUR

El proyecto promovido por el Ayuntamiento a instancia de los vecinos supone la mudanza de este símbolo en bronce al espigón del Faro

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

El Gobierno central ha informado positivamente, a través de la Demarcación de Costas, el proyecto de traslado al mar de la Venus de Marbella. La actuación está impulsada por el Ayuntamiento a instancia de la Plataforma Espigones Transitables y supone lamudanza de la escultura de bronce desde su actual ubicación, al final de la avenida Duque de Ahumada, en el paseo marítimo, al espigón redondo que se adentra en el mar en la playa de El Faro.

Tras la emisión del informe vinculante de Costas, la licitación del proyecto queda a la espera de la resolución de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, que el equipo de gobierno espera igualmente positivo.

El proyecto de traslado de La Venus, firmado por José Ignacio Aguado Arrabé, contempla la localización de la escultura sobre una fuente como en la actualidad, sólo que la pila proyectada presentará cambios muy notables que conferirán al conjunto un aspecto estético más impactante. La escultura, que representa a una mujer practicando esquí acuático, se situará sobre una doble base, la más grande en forma de elipse de 76 metros cuadrados y una segunda con superficie circular de 53 metros cuadrados. El conjunto tendrá iluminación nocturna y recuperará la estela de agua que desprendía la cola del esquí cuando se inauguró hace casi medio siglo en su ubicación primitiva.

Esta escultura de bronce que mide tres metros fue concebida en 1972 para situarse en el espigón de La Venus, uno de los siete diques a la vista en forma de 'T' que se integraban en la red defensiva de las playas de Marbella. La obra, convertida hoy en un símbolo de la ciudad, fue encargada al escultor granadino Francisco López Burgos y presidió durante 20 años la playa de La Venus hasta el desmantelamiento de la referida red, de la que aún quedan algunos vestigios como el propio espigón redondo del Faro que se propone como nueva ubicación. Tras la demolición de su dique en la década de los 90, La Venus fue reubicada sobre una nueva fuente en el paseo marítimo, junto a una oficina de turismo, a escasos metros de su futuro emplazamiento.

Simulación del conjunto en el espigón del Faro.
Simulación del conjunto en el espigón del Faro. / SUR

Una vez que la mudanza obtenga el visto bueno definitivo por parte de la Junta de Andalucía, los planes del equipo de gobierno pasan por tramitar el expediente como un procedimiento supersimplificado para que se acorten los plazos de adjudicación de la obra. La actuación se ha presupuestado en 58.000 euros y el plazo de ejecución estimado en dos meses desde que se formalice el contrato.

La obra consistirá en la extracción de la escultura, demolición de la fuente existente, enlosado posterior de la zona que ocupa y en la construcción de una nueva pila para albergar la escultura sobre el espigón del Faro.

La fuente actual es de mármol blanco y gresite, materiales que se estiman por parte del proyectista como «muy formales y duros» para instalarlos en el mar, a lo que añade que su reutilización sería «más complicado y caro» que su demolición y traslado a vertedero. Para la nueva pila se apuesta por hormigón armado, muros de fábrica, microcemento coloreado y piezas prismáticas de arenisca natural para recubrir los laterales.

El Consistorio espera una resolución por parte de la Junta para iniciar la contratación de las obras

Según recoge la memoria del proyecto, la propuesta final es lo suficientemente «robusta, simple y funcional» para que pueda soportar las inclemencias del mar, la salinidad del agua o la presencia de arena, pero también la previsible acción de los bañistas sobre ella, de modo que por el diseño propuesto no pueda utilizarse como zona de baño o para limpiarse la arena.

El conjunto estará dotado de paneles solares, una motobomba autónoma para lograr un chorro de agua que saldrá bajo el esquí de la escultura, una lámina de agua continua regulada con bombas de recirculación alimentada con células solares y una iluminación led perimetral y puntual sobre la estatua. El agua se obtendrá directamente del mar con un sistema de circuito cerrado para no tener problemas con el exceso de sal y otras impurezas.

La petición para el traslado de La Venus partió en marzo de 2018 del colectivo Espigones Transitables para Marbella y se trabaja en ella desde entonces con la implicación de las administraciones local, autonómica y estatal.