La sanidad necesita una fuerte inversión para afrontar el futuro con garantías

Aparcamiento del Civil, donde se prevé hacer el hospital./SUR
Aparcamiento del Civil, donde se prevé hacer el hospital. / SUR

El nuevo hospital en la capital, la mejora de la atención primaria, la apertura total del Guadalhorce y la ampliación del Costa del Sol no admiten retrasos

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

La sanidad pública de Málaga necesita una fuerte inyección económica para salir del pozo, poder afrontar con garantías el futuro y ofrecer una asistencia de calidad a la población, que cada vez está más envejecida y consume un mayor número de recursos sanitarios. El nuevo gobierno andaluz, que preside Juanma Moreno, tiene ante sí el gran reto de mejorar la sanidad pública malagueña y, de ese modo, cumplir con las promesas realizadas tanto por el Partido Popular como Ciudadanos cuando se encontraban en la oposición. Llegado es el momento de las realidades y no de las palabras. Para ello, la Junta deberá hacer un importante esfuerzo inversor para dotar a la provincia de Málaga de una serie de infraestructuras sanitarias que urge llevar a cabo sin más demoras.

La lista de las cuestiones pendientes es larga. Comenzando por el nuevo hospital público. Ese proyecto acumula ya más de una década de retraso, pese a que es una obra imprescindible para garantizar una asistencia de calidad a la población. Esta iniciativa ha atravesado por distintas etapas, pero sigue sin pasar de la teoría a la práctica, algo que le tocará inexcusablemente ejecutar al nuevo Gobierno andaluz. En primer lugar, la Consejería de Salud, al frente de la que ahora está Jesús Aguirre, deberá refrendar o cambiar el plan funcional que presentó, el pasado 10 de enero, la anterior consejera de Salud, Marina Álvarez. Si no hay modificaciones, ese plan contempla que el centro hospitalario se construya en los aparcamientos del Hospital Civil y que tenga 816 habitaciones individuales (en caso de necesidad podrán ser dobles), 52 quirófanos (31 convencionales, 15 de cirugía mayor ambulatoria, dos híbridos, dos de trasplantes y dos robóticos), 213 consultas de especialidades, 70 boxes individuales en la UCI, una unidad de cirugía mayor ambulatoria con 57 puestos, varios hospitales de día (quirúrgico, médico polivalente, oncohematológico y de diabetes) y áreas de hemodiálisis, hemodinámica, cardiología intervencionista, salud mental, rehabilitación, radioterapia, radiodiagnóstico, laboratorios, medicina nuclear y anatomía patológica, entre otros servicios asistenciales. Se prevé que el coste de la construcción del edificio sea de unos 230 millones de euros. El primer paso que hay que dar es la firma de un acuerdo por el que la Diputación ceda a la Junta el suelo.

Otros asuntos prioritarios son los hospitales de Estepona y Mijas y la potenciación del Clínico Universitario

Otro asunto prioritario es lograr que el Hospital del Guadalhorce se abra al cien por cien. En estos momentos, ni funciona el área de hospitalización ni están a pleno rendimiento otras dependencias. Ese centro hospitalario, que depende del Clínico, carece de la plantilla de necesaria para poder poner en marcha todos sus servicios es instalaciones, lo que reduce las prestaciones que ofrece la población.

Otra patata caliente que tendrá que enfriar Salud es conseguir terminar la ampliación del Hospital Costa del Sol de Marbella, una iniciativa que acumula unos nueve años de retraso. En diciembre pasado, la Junta terminó el trámite para el rescate de la concesión de las obras de ampliación hospital, lo que la facultó para redactar un nuevo proyecto y ejecutar los trabajos pendientes.

Exterior del Hospital del Valle del Guadalhorce.
Exterior del Hospital del Valle del Guadalhorce. / SUR

En cuanto al hospital de alta resolución de Estepona, que ya está terminado y que ha pagado el Ayuntamiento de esa localidad (PP), se espera que esté abierto para el verano. Para ello, el SAS deberá equipar el centro y proceder a la contratación del personal del centro hospitalario. Si el de Estepona cuenta los días para su apertura, el hospital de Mijas sigue en el aire, sin que se haya avanzado nada desde que hace una docena de años la Junta prometió su construcción. Igualmente, hay que concluir la ampliación del Hospital de Benalmádena y proceder a a construcción de un CARE en Torremolinos, sin olvidar la reforma integral del Hospital Marítimo y de dotar de más recursos y profesionales al Clínico Virgen de la Victoria.

Zona de ampliación del Costa del Sol de Marbella.
Zona de ampliación del Costa del Sol de Marbella. / SUR

Por otro lado, el nuevo Gobierno andaluz deberá cumplir su promesa de la mejora de la atención primaria. Los centros de salud precisan de un fuerte empuje, tanto en recursos humanos como materiales, que les permita recobrar las fuerzas perdidas. El nuevo consejero, que es médico de familia, conoce bien los entresijos de la atención primaria y tiene el reto de solucionar los problemas.

Exterior del Hospital de Estepona.
Exterior del Hospital de Estepona. / SUR