Málaga es la provincia costera de España con más kilómetros de caravanas en verano

Caravana en el entorno del soterramiento de la travesía de San Pedro Alcántara. /Josele-Lanza -
Caravana en el entorno del soterramiento de la travesía de San Pedro Alcántara. / Josele-Lanza -

Las retenciones, que son muy superiores a otros destinos turísticos, aumentaron en julio y agosto del año pasado hasta un 27%

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Si alguna vez, mientras estaba atrapado en una cola de ida o de vuelta de la playa, ha tenido la impresión de que el tráfico está peor en Málaga que en otras zonas, sepa que está en lo cierto. Una respuesta del Gobierno al diputado socialista Miguel Ángel Heredia viene a corroborar que la provincia es la que suma más kilómetros de caravanas de todas las áreas costeras del país. En julio y agosto del año pasado, las carreteras de titularidad estatal, principalmente, la A-7 y la A-45 (Las Pedrizas) sumaron casi 1.700 kilómetros de retenciones, según la comparativa oficial. Si se mide con el año anterior, el crecimiento fue del 27%. Está muy lejos del aumento total del tráfico, que fue del 3,8%, según los datos de la DGT.

Para calibrar el alcance de la situación en Málaga se puede comparar con una provincia similar como es Valencia, que también es un destino turístico de sol y playa. En este caso, en el mismo periodo se produjeron 1.450 kilómetros de colas, esto es, un 17% menos. El informe no tiene en cuenta las carreteras catalanas ni vascas, donde las competencias están transferidas. ¿Por qué se produce esta situación? Trinidad Hernández, jefa provincial de Tráfico, pone de relieve que en Málaga el aumento de la Intensidad Media Diaria (IMD) está por encima del experimentado a nivel nacional. Además, la temporada de verano aquí es más larga que en otros destinos, pues arranca en Semana Santa y se prolonga hasta octubre.

La primera operación especial del verano, la del 1 de julio, ha supuesto un aumento de los movimientos de largo recorrido, según los datos facilitados por la Jefatura Provincial de Tráfico, a través de la Subdelegación del Gobierno. Se han rozado los 178.000 vehículos, lo que supone un 8,2% más que el año anterior.

La responsable de la DGT toma como referencia los viajeros en el Aeropuerto, porque suelen alquilar coches, y destaca que este año han abierto nuevos 'rent a car' y hay más matriculaciones en este segmento. «Hay mucho más tráfico, por lo que se producen más incidentes y accidentes y aumentan las retenciones». Recuerda que el año pasado hubo varios siniestros en la A-7 con camiones, que ocasionan caravanas en ambos sentidos (por efecto mirón). «Málaga va muy bien, es un motor económico de España, tiende a parecerse a Barcelona, pero para lo bueno y para lo malo». Trinidad Hernández destaca los aspectos positivos del trabajo de la Jefatura, con buenos resultados en el tráfico y menos fallecidos.

En cuanto a la comparativa con provincias como Valencia, explica que allí la A-7 es de peaje en su mayor parte, y la única alternativa es la antigua N-340, que va por los pueblos, lo que contribuye a que haya menos retenciones. En cambio, aquí la A-7 y la AP-7 son dos corredores de gran capacidad paralelos. De hecho, recuerda que lo peor está siempre entre Fuengirola y Estepona, por la coincidencia de desplazamientos de corto y largo recorrido en las mismas vías.

A su juicio, lo que los expertos ponen de relieve es que no se trata de hacer más carreteras, sino de reducir el número de vehículos con más transporte público, y en este punto destaca la necesidad de conectar mejor el Aeropuerto con la Costa del Sol.

Baja capacidad

Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados, aporta otra clave: Málaga tiene 402 kilómetros de carreteras del Estado, y Valencia, 792. Por tanto, como primera conclusión, la Costa del Sol tiene menos vías de alta capacidad. En cambio, el tráfico es mayor en el caso malagueño. Arnaldo toma como referencia las autopistas de pago. La AP-7 entre Valencia y Alicante soporta una intensidad media de 19.027 vehículos al año, con puntas en agosto de 31.396. Mientras, la que va entre Fuengirola y Guadiaro tiene una IMD anual de 31.952, y alcanza en el mes central del verano los 43.324 coches. A ello, se añade que la tendencia en la autopista de la Costa es creciente y subió en verano un 4%, mientras que en Valencia no llega al 1%. El volumen de camiones también es el doble, lo que entorpece la circulación.

«Málaga tiene una intensidad mayor con menos vías de alta capacidad, esa es la razón por la que se producen más retenciones», concluye Arnaldo, quien también advierte de que la circulación y los accidentes van en aumento. «La red no da más de sí, sobre todo en las idas y vueltas de las playas, que son un problema generalizado en verano». A su juicio, la única solución a corto plazo es la mejora de la información, «que los conductores sepan la situación real en cada momento y los itinerarios alternativos, para hacer un escalonamiento de las salidas». Además, aboga por una buena política tarifaria de los peajes, incentivando su uso en determinados momentos para que las autopistas absorban más tráfico.

El diputado socialista Miguel Ángel Heredia, que obtuvo este informe, considera que la falta de inversiones durante siete años del anterior Gobierno del PP en carreteras y el desinterés por la provincia está detrás del problema de las caravanas en verano. Heredia señala que no se puede solucionar en seis semanas que lleva el nuevo Gobierno del PSOE lo que el PP no hizo en siete años y pide tiempo para poder estudiar cuáles podrían ser las soluciones más adecuadas. Estas podrían pasar por mejorar los accesos a la A-7 o plantearse incrementar la velocidad en algunos tramos de la citada vía y de la A-45. Precisamente esta última autovía volvió a registrar ayer retenciones en sentido Córdoba por el regreso de las playas. No obstante, según fuentes del centro de control de Tráfico en Málaga, no superaron los tres kilómetros, por lo que fueron inferiores a las contabilizadas en jornadas anteriores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos