Detenida en Málaga por matar a golpes a su padre mientras dormía y herir con un arma blanca a su madre

Varios vecinos conversan sobre lo ocurrido en unos bancos situados junto a la vivienda./SUR
Varios vecinos conversan sobre lo ocurrido en unos bancos situados junto a la vivienda. / SUR

La sospechosa, de 41 años, habría atacado después de medianoche a sus progenitores, que estaban cuidando a los dos hijos de ella

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Una mujer de 41 años ha sido detenida en Málaga por la Policía Nacional acusada de matar a golpes a su padre mientras éste dormía y apuñalar a su madre, que sufrió una herida de arma blanca leve. Los investigadores tratan de determinar cuál fue el arma homicida, aunque lo que tienen meridianamente claro es que fue un objeto contundente.

Todo ocurrió durante la madrugada del lunes al martes en el domicilio de las víctimas, situado en la calle Eduardo R España, en la zona de La Unión, aunque por el momento se desconoce la hora exacta a la que sucedieron los hechos, ya que fueron los hijos de la detenida quienes dieron la voz del alarma sobre las seis de la mañana al ver a sus abuelos.

La familia se movilizó ante la llamada de los menores y alertó a su vez a los servicios de emergencias. A la vivienda acudieron tanto efectivos de la Policía Nacional como los sanitarios del 061, quienes atendieron a la mujer de la herida de arma blanca que presentaba en la espalda. Aunque fue trasladada a un centro médico, recibió el alta horas después.

En cambio, los sanitarios no pudieron hacer nada por la vida de su marido, de 71 años, que yacía inerte en el suelo del salón del piso. Presentaba graves traumatismos en la cabeza causados por un objeto contundente. Según las primeras pesquisas, el hombre habría sido atacado de forma sorpresiva mientras estaba sentado en el sofá, delante de la tele, y probablemente dormido o a punto de dormirse, ya que al parecer no llegó ni a defenderse.

En la vivienda solo estaban las dos víctimas y los dos niños, hijos de la sospechosa, que la noche anterior se habían quedado al cuidado de los abuelos, según las distintas fuentes consultadas. Parece ser que los menores ni presenciaron ni se percataron de la agresión, que se habría producido horas antes. Uno de ellos, al despertarse, se encontró la escena.

Mientras los agentes inspeccionaban el lugar de los hechos en busca de pista, los familiares de las víctimas se pusieron a buscar a las madre de los niños, que tenía que haber ido a recogerlos esa noche, lo que la situaría, según las fuentes, en el escenario del crimen.

Al parecer, la sospechosa fue localizada poco después por un familiar en una calle de un polígono industrial de la capital. Al parecer, estaba sentada en el suelo junto a su coche, desorientada, como en estado de 'shock'. Algunas fuentes apuntaron a que pudo sufrir algún tipo de brote psicótico, aunque no ha trascendido si tenía algún trastorno diagnosticado o estaba en tratamiento.

La mujer fue trasladada al área de Psiquiatría del Hospital Clínico, donde fue sometida a una primera valoración. Una vez recibió el alta, fue conducida a la Comisaría Provincial en calidad de detenida por la muerte de su padre y las lesiones a su madre. La investigación, no obstante, continúa abierta.

Los vecinos de La Unión, sobrecogidos por lo ocurrido

Entre el bullicio de la calle La Unión y la transitada avenida Juan XXIII, un corrillo de vecinos se reúnen entorno a unos bancos, sobrecogidos por la noticia de la muerte de un hombre que vive en uno de los bloques de la zona. Aseguran que le conocen de vista, aunque son pocos los que reconocen haber cruzado alguna palabra con él.

«En la casa, vive el matrimonio y varios de sus hijos», cuenta uno de los vecinos de la víctima a este periódico. «Son muchos, entra y sale mucha gente de la casa», apunta.

Los vecinos veían salir a la calle a pasear al matrimonio: «Ella caminaba siempre delante de él, ya que el hombre, que tendría unos 70 años, tenía que ayudarse de una muleta para andar, porque tenía malas las piernas».

Acompañada de sus hijas

Conversan bajo el balcón de la vivienda en la que tuvieron lugar los hechos. No saben qué ha podido pasar, solo que su vecino está muerto. «Después de que terminara el gran despliegue policial hemos vuelto a ver a la esposa del fallecido aquí en su casa y acompañada por algunas de sus hijas», cuenta uno de los vecinos.

De lo que sí fueron testigos fue del fuerte despliegue policial que tuvo lugar en la mañana de ayer en el portal del edificio. «Nunca he visto tantos policías, ellos son los que ahora tendrán que averiguar lo que ha pasado en esa casa», concluye una de las personas que se reúnen entorno a esos dos bancos en los que nadie se explica lo que ha podido ocurrir.