CC OO cifra en un 80% el seguimiento de la huelga en Educación Infantil en Málaga

Concentración de trabajadores esta mañana en Sevilla. /SUR
Concentración de trabajadores esta mañana en Sevilla. / SUR

La patronal reduce el seguimiento a un 7% de los empleados y lamenta que no se hayan establecido servicios mínimos

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Comisiones Obreras ha convocado una jornada de huelga entre los más de 10.000 trabajadores andaluces del sector de la Educación Infantil 0-3 años, que desarrollan su labor en 1770 escuelas adheridas, por un convenio colectivo que dignifique sus condiciones laborales. Según los cálculos del sindicato, en Málaga y Sevilla el seguimiento ha podido llegar al 80 por ciento de los trabajadores. En Málaga hay unos dos mil trabajadores en esta etapa educativa, en 340 centros educativos, todos adheridos al programa de escolarización de la Junta de Andalucía, siendo algunos de ellos escuelas privadas y otros escuelas municipales gestionadas por empresas privadas.

Por su parte, la patronal, a través de la Coordinadora de Escuelas Infantiles de Andalucía, ha asegurado que el seguimiento de la huelga ha sido de apenas un 7 por ciento de las plantillas. CEI-Andalucía lamenta el abandono administrativo a las escuelas infantiles por no fijar unos servicios mínimos para la jornada, al no considerar el primer ciclo de Educación Infantil un “servicio esencial”.

Miles de trabajadoras de escuelas privadas y de gestión indirecta han secundado el paro, según CC OO, expresando su malestar con la previsible firma del nuevo convenio laboral, que cronificará la precariedad de un colectivo con una elevada responsabilidad en una etapa tan importante en el desarrollo de niños y niñas como la de 0 a 3 años. Esta mañana se han desarrollado manifestaciones en distintas capitales andaluzas, aunque la de Málaga será esta tarde, a partir de las 18 horas, ante la sede de la Confederación de Empresarios, de la calle San Lorenzo.

Según el secretario general de la Federación de Enseñanza de CC OO de Andalucía, Diego Molina, «el sector ha dejado muy claro que las prioridades de las trabajadoras pasan por el reconocimiento profesional de las tareas que vienen desarrollando y el rechazo a la firma de un convenio que cronifica unas malas condiciones laborales». Pues, según Molina, «la formación y la responsabilidad que asumen no se corresponden en absoluto con las retribuciones irrisorias que vienen percibiendo. Los 930 euros brutos que el nuevo convenio pretende establecer de salario base para las educadoras es muestra del ninguneo y desprecio hacía un colectivo con retribuciones congeladas desde hace más de siete años».