Sillas para una plaza sin bancos en la Abadía

Sillas para una plaza sin bancos en la Abadía

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Como no hay donde sentarse, los vecinos llevan sus sillas a la plaza y las dejan allí colocadas para el siguiente día. Es la explicación que da Juan H., un vecino de la barriada Jardín de la Abadía para explicar el motivo por el que cada día aparecen sillas colocadas sobre el murete de los aljibes que hay en el centro de la plaza de la Abadía. Y es que los vecinos se quejan de que la plaza no dispone de bancos donde sentarse, de ahí que se vean obligados a llevarse las sillas de sus casas. «Solo hay un poyete de obra, pero eso es muy incómodo», señalan. Además dicen que la plaza apenas cuenta con sombras. «Han plantado unos naranjos, pero eso da una sombra minúscula para lo grande que es la plaza», sostienen. Así que, como ya hemos recogido en otra ocasión, se muestran descontentos con el resultado final de la reforma llevada a cabo en una plaza cuya configuración anterior también era cuestionada por los vecinos por su estado y porque, debido a su configuración, era frecuente refugio de personas que se dedicaban a beber y también a consumir drogas en el recinto.

En la remodelación de la plaza de la Abadía el Ayuntamiento de Málaga ha invertido 133.502 euros. Con la reforma realizada se ha pretendido «devolver el uso ciudadano a la plaza dotándola de nuevos pavimentos, reponiendo el mobiliario público y llevando a cabo la necesaria eliminación del arbolado para crear una zona accesible a los vehículos de emergencia y a las personas con movilidad reducida», según indicó en su momento el Ayuntamiento, que se propuso que los vecinos «disfrutarán de un espacio de convivencia más abierto e iluminado», aunque sin bancos.