«Muy pocas enfermedades se curan por el conocimiento del ADN»

Juan Manuel Pascual ha hecho carrera científica y médica en Estados Unidos. /Salvador Salas
Juan Manuel Pascual ha hecho carrera científica y médica en Estados Unidos. / Salvador Salas

El científico malagueño Juan Manuel Pascual, que trabaja en Texas, pronuncia hoy una conferencia en el ciclo 'Ciencia y salud' de la Fundación Unicaja y SUR

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

El reputado médico e investigador malagueño Juan Manuel Pascual, que desarrolla su trabajo como catedrático y científico en la Universidad de Texas (Estados Unidos), pronunciará hoy (19.00 horas) la conferencia '¿Somos solo un montón de moléculas?', dentro de ciclo 'Ciencia y salud', que organizan la Fundación Unicaja y SUR. La conferencia será en el salón de actos de Unicaja de la Acera de la Marina. El doctor Pascual será presentado por el alcalde de Málaga en funciones, Francisco de la Torre.

–¿Qué significado tiene el título elegido para su conferencia?

–El título se relaciona con que hay quienes piensan que el futuro de la medicina es saber todo lo que hay que saber sobre los genes y las moléculas del organismo, mientras que otros consideran que eso no sirve de nada. Yo soy de los segundos. Creo que saber de moléculas solo sirve para entenderlas, pero no para entender ninguna enfermedad.

Entonces, ¿por qué se le da tanta importancia a las moléculas?

–Eso no es cosa mía. Todo el mundo está ilusionado y soñando con el mundo de los genes, del ADN y de las moléculas. A las moléculas hay que juntarlas de acuerdo con unos principios de organización, que no están escritos en las moléculas, ya que son superiores a ellas.

–¿El conocimiento del ADN sirve o ayuda para conocer mejor las enfermedades?

–Ese conocimiento ha ayudado muy poco. Muy pocas enfermedades se curan, se tratan o se entienden por el conocimiento del ADN, aunque se aplique, claro que sí, a algunas enfermedades.La complejidad del organismo es mucho más grande que lo que el ADN dice.

En el caso del cáncer, ¿cree que es beneficioso hacer la secuenciación de los tumores?

–A ese respecto, hay dos tipos de problemas. Uno, que los cánceres mutan constantemente. Hacer una secuenciación de un tumor hoy no significa que esa secuencia vaya a ser igual dentro de seis meses. Dos, eso es el principio del principio del principio.

Como investigador, ¿por dónde cree que debe ir la ciencia para tener un mejor conocimiento de las enfermedades?

–A través de la química y de la fisiología, lo que siempre ha habido. Saber cómo funcionan el corazón, los riñones, el hígado, la sangre... Y ver cómo se relacionan unos con otros. En eso la gente ya no quiere trabajar.

–¿Hay posibilidades de que los investigadores vuelvan a los principios básicos?

–Sí, pero la gente quiere escuchar otro tipo de cosas como, por ejemplo, cómo es el genoma de un tipo de cáncer, aunque eso no conduzca nunca a nada.

Supongo que habrá científicos que no estén de acuerdo con usted en sus planteamientos.

–Todos los días me encuentro con eso. No hay forma de convencerlos de lo contrario. Nadie quiere oír hablar de otras cosas.

–¿Qué investigación está desarrollando ahora?

–Estamos trabajando en una forma de mantener el cerebro del cerdo vivo fuera del cuerpo. Para ello, se saca el cerebro y se conecta a una máquina de circulación extracorpórea que se usa para una operación de corazón. El cerebro del cerdo es muy parecido al del ser humano. Por eso, lo hemos elegido para ese estudio.