Los pipís de perro dejan huella

Farola y esquina en el barrio la Alegría de la Huerta sucias por los orines de los perros./
Farola y esquina en el barrio la Alegría de la Huerta sucias por los orines de los perros.

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Combatir el mal olor y la suciedad que genera las micciones de los perros en las calles es posible llevando a mano una botellita de agua para diluir los orines, una práctica que es cada vez más utilizada para tratar de mitigar de alguna forma los malos olores y las manchas que dejan, además de la degradación que producen en el mobiliario urbano, especialmente en las farolas y esquinas. Para tratar de evitar todo esto y la mala imagen de las calles y entornos urbanos, el Ayuntamientos de Almería pone en marcha a partir de hoy una norma que incluye la obligación de los propietarios de animales de compañía a utilizar agua y vinagre para limpiar las micciones de sus mascotas, independientemente de la obligación que tienen de recoger los excrementos.

La norma establece el uso «obligatorio» de agua con vinagre, aunque apunta que también se admitirían productos comerciales específicos destinados a este fin. Una nueva norma recogida en la ordenanza municipal que establece sanciones que conllevan cuantías económicas que en el caso de la limpieza y recogida de residuos de mascotas contempla multas que van de 120 a 750 euros.

Campaña del Ayuntamiento.
Campaña del Ayuntamiento.

Este tipo de medidas de obligado cumplimiento se han puesto en marcha también en otros ayuntamientos, como el de Benalmádena, y según algunos ciudadanos, debería también implantarse en Málaga con el objetivo de evitar la suciedad y los malos olores que hay en las calles, y que en verano con las altas temperaturas se incrementan aún más. Y es que según manifiesta Francisco Sánchez, «en Málaga el Ayuntamiento sólo 'invita' a los dueños de los perros a que diluyan los orines con agua, cuando debería ser algo obligatorio».

Efectivamente, el Área de Sostenibilidad Medioambiental emprendió hace unos años una campaña por la que se invitaba a los propietarios de perros a llevar una botella de agua con un poco de vinagre para que vertieran su contenido en el lugar donde orinan sus mascotas en un intento por tratar de mitigar los malos olores y la suciedad que provocan en el pavimento de las calles.

Detalle del lugar.
Detalle del lugar.

Una actuación reclamada que es atendida en Maqueda

El Ayuntamiento está realizando el rebaje de la acera en un punto de la barriada de Maqueda donde había sido solicitado por vecinos de aquel lugar, tal y como recogimos en estas mismas páginas hace unos días. «Después de estar poniendo nuestras vidas en riesgo todos los vecinos y colectivo de minusválidos, el Ayuntamiento ha empezado una pequeña obra para unir obra nueva con cera antigua y podamos pasar sin riesgo», da cuenta Ana del Pozo, una vecina de la barriada que reclamaba dicha actuación al Ayuntamiento para facilitar el paso de personas con movilidad reducida o enfermos que precisen de ir en sillas de ruedas.