Málaga Ahora pide «equilibrar y revisar» el presupuesto de Cultura

Galindo y Torralbo./Migue Fernández
Galindo y Torralbo. / Migue Fernández

Rosa Galindo promete «devolver la cultura a los creadores»

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

La candidatura de Málaga Ahora, liderada por Rosa Galindo, ha prometido hoy «devolver la cultura a los creadores», para que no tengan que seguir yéndose a Madrid o Barcelona, «cuando no al extranjero». Galindo aboga por «equilibrar» el presupuesto municipal de cultura: «Nos gastamos al año casi 15 millones de euros en solo 4 museos (Ruso, Pompidou, Thyssen y Casa Natal de Picasso), mientras que director del CAC está siendo investigado por la gestión irregular que denunció Málaga Ahora. Además, el 70% de las subvenciones directas en Cultura (medio millón de euros) se destinan al mundo cofrade, además de otros 300.000 en inversiones reales», ha desgranado, lo que a su juicio implica «una revisión profunda».

Para la candidata, por mucho que se traten de «señas de identidad» de la ciudad, se debe tener una mirada que, sin renunciar a la excelencia cultural, «tenga recorrido más a largo plazo, de manera que nuestros creadores puedan formarse, producir y exhibir en Málaga».

En esa línea, Galindo explicó varias de las medidas del programa electoral de Málaga Ahora en las puertas del contenedor cultural de la UMA. Entre ellas destacó la creación de escuelas de artes plásticas, danza, teatro y otras expresiones en cada distrito, o la puesta en marcha, «tan necesaria», de una casa de los verdiales.

«Es otra de nuestras señas de identidad y precisa de un espacio de formación, investigación, documentación, exposición y consulta que sea centro de referencia para la protección, conocimiento y difusión de nuestra Fiesta de Verdiales, el territorio de los Montes de Málaga y de las expresiones de la cultura popular ligadas a ellos, no en vano es un Bien de Interés Cultural», señaló.

Junto a Galindo ha estado la actual portavoz en el Ayuntamiento de Málaga, Ysabel Torralbo, que criticó que entender la cultura como marketing está ligado «inexorablemente al tejido de una red clientelar».