El gerente de Limasa: «Tú tienes discreción? Yo me comprometo. Ahora, ¿los 1.800 tenemos discreción?»

El gerente de Limasa, Rafael Arjona, junto al alcalde y la edil Teresa Porras, el pasado diciembre. /SUR
El gerente de Limasa, Rafael Arjona, junto al alcalde y la edil Teresa Porras, el pasado diciembre. / SUR

Una grabación a Rafael Arjona desvela que planteó un pacto de silencio a los empleados de Limasa para mantener los puestos hereditarios

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Nueva polémica en torno a Limasa y además a cuenta de unos de los puntos más controvertidos del convenio colectivo de la empresa de limpieza: el que desde 1989 permite heredar el puesto que deja un trabajador en caso de jubilación, incapacidad o fallecimiento. Una política de acceso permitida en Limasa al tratarse de una sociedad mercantil por mucho que el 49% de las acciones sean del Ayuntamiento (entre 2007 y 2016 entraron como fijos por esta vía 196 personas) pero que quedaría suprimida en el supuesto de que la limpieza viaria y la recogida de residuos fueran municipalizados. Sin embargo, en el marco de las conversaciones entre empresa y plantilla para negociar el paso del personal al ámbito público, el gerente de la entidad, Rafael Arjona, ha llegado a proponer a los trabajadores un pacto de silencio para mantener los puestos hereditarios incluso en el supuesto de una Limasa municipal.

Así queda recogido en unas grabaciones efectuadas durante la reunión que el directivo mantuvo el pasado 7 de febrero con los trabajadores del cuartelillo de la calle Hermanas Bronte (polígono Guadalhorce) junto a la concejala Teresa Porras para explicarles, de espaldas al comité, la oferta del Ayuntamiento para municipalizar el servicio. En esas conversaciones, avanzadas por la Cadena Ser, se advierte de que este polémico articulado no tiene cabida en la esfera pública, pero en un momento dado Arjona deja caer la opción de llegar a un acuerdo para que se siga esta práctica. «Cuando veamos que hay silencio se pactará. Mientras no haya ese silencio no puedo comprometerme a pactar nada», afirma, poniendo como ejemplo a dos empresas municipales. Por un lado cita a Emasa, al decir que hay un pacto por el que «entra el hijo» del trabajador en caso de jubilación parcial, aunque matizando que «no se queda fijo» ya que cuando la jubilación es total la plaza sale a concurso.

«Cuando veamos que hay silencio se pactará (...) ¿tú tienes discreción? Yo me comprometo. Ahora, ¿los 1.800 tenemos discreción?»

«En el momento en que se decida (la municipalización) estos procesos se reactivan y el día antes entran»

«En la EMT, o te afilias a la UGT o no consigues entrar. Si te interesa bien y si no, esto es lo que hay»

«En Emasa lo tienen pactado y entra el hijo, lo que pasa es que no se queda fijo»

«Se compraban los puestos y lo corté cuando pillé a dos comprando por 40.000 euros»

En este punto, se escucha a la propia Porras precisar que «tienen que hacer un examen». En la misma línea, Arjona también apunta a la EMT, al comentar que para entrar a trabajar en la empresa de transporte «o te afilias a UGT o no consigues entrar». En este sentido, cabe precisar que para acceder a las plazas que convocan ambas entidades municipales hay que realizar las correspondientes pruebas de aptitud. En el caso de la EMT, los exámenes teóricos están supervisados por un notario y el de conducción lo realizan examinadores de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Ante el revuelo suscitado ayer, el propio Arjona precisaba que cuando hablaba de estas dos empresas se refería a lo que ocurría hace dos décadas. Sobre la polémica, aseguró estar «tranquilo» y descartó que haya pensado en la dimisión. «No voy a dimitir», sentenció. Pese a las declaraciones, que considera que no fueron «acertadas en vista de cómo se han interpretado» asegura que «los hechos» le corroboran, refiriéndose a que la empresa tiene a día de hoy paralizados una quincena de expedientes de relevo por parte de trabajadores que se van a jubilar. «En los casos de invalidez el que elige es el trabajador, pero en las jubilaciones parciales es a criterio de la empresa si se aplica o no, y llevamos casi dos años parados», añade. Eso sí, en las citadas grabaciones comenta que «en el momento en que se decida» la municipalización, esos contratos de relevo que están en suspenso «se reactivan» para que antes de que se formalice el cambio de modelo en Limasa ya figuren como indefinidos.

El comité de la EMT a Arjona: «No vuelva a mentir de forma vil»

El presidente del comité de empresa de la EMT y secretario general de UGT en la empresa de autobuses, Francisco Javier Villodres, calificó ayer de «inmorales y plagadas de falsedades» las declaraciones del gerente de Limasa, Rafael Arjona, en las que dice que «o te afilias a la UGT o no consigues entrar en la EMT». «No es necesario estar afiliado a la UGT (representa a unos 500 de los 900 trabajadores); para entrar a la EMT es necesario en primer lugar pasar unas pruebas escritas realizadas con la supervisión directa de un notario», afirma el dirigente sindical en un escrito remitido al propio Arjona, con copia al gerente de la EMT, Miguel Ruiz. En esta misiva, Villodres también explica que, una vez superada la fase teórica, el test psicotécnico se encarga de llevarlo a cabo una empresa externa, mientras la prueba práctica la realizan examinadores de la DGT, que «son los únicos que puntúan dicha prueba». Por ello, le exige «disculpas públicas» y le pide que «no vuelva a mentir de esta forma vil».

En cuanto a la grabación en sí, trata de restarle valor aduciendo que «se extraen de una conversación de dos horas». En la misma línea se expresaba Teresa Porras, quien alegaba que las declaraciones de Arjona «están sacadas de contexto». Además, rechazó cualquier posibilidad de pacto a este respecto. «Cuando le escuché, le rectifiqué aclarando que hay que hacer un examen», afirmó la edil.

Pese a estas justificaciones, lo cierto es que Arjona incide en varios momentos de la reunión informal con los trabajadores en la necesidad de ser cautos. «¿Tú eres capaz de tener discreción? Yo me comprometo. Ahora, ¿los 1.800 tenemos discreción?», pregunta a un empleado.

Tras tener conocimiento de estos audios, la oposición pidió explicaciones. El portavoz del PSOE, Daniel Pérez, aseguró que «estas escuchas demuestran una vez más el chiringuito en el que han convertido el Ayuntamiento». «Son chanchullos y actitudes poco legales que se ejercen en las empresas municipales y no pueden ni deben ser», denunció. Por su parte, Ciudadanos avanzó que solicitará la comparecencia del alcalde en el próximo pleno para que dé explicaciones sobre la política laboral en Limasa. «Nos preocupa que siga apostándose por esta vía. No es de recibo por mucho que la empresa tenga estatutos privados, pero es un servicio público», abundó el viceportavoz naranja, Alejandro Carballo.

De la Torre incide en la «incompatibilidad» de heredar el puesto

Rafael Arjona recibió ayer varias llamadas, entre ellas las del gerente de la EMT, Miguel Ruiz, y las de la concejala de Limasa, Teresa Porras, pero también una del alcalde para que le explicara los detalles de las conversaciones que mantuvo con los trabajadores en relación a la posibilidad de mantener, de alguna forma, los puestos hereditarios en la empresa de limpieza. Cuestionado por la polémica, Francisco de la Torre, derivó la responsabilidad de estas palabras al propio Arjona, pero sobre el fondo del asunto recordó la «incompatibilidad» de que en una empresa municipal haya puestos hereditarios. «Es incompatible, y lo hemos dicho siempre, el que sea una empresa municipal y que haya puestos heredados. Estos son los criterios nuestros, y Arjona participa de los mismos criterios, igual que las demás empresas municipales», afirmó el regidor. En cuanto a las polémicas grabaciones, contestó: «Yo no he estado allí. Le tienen que preguntar a Arjona, porque muchas veces las declaraciones tomadas desde un móvil o como sea, hay que ver si son exactamente completas o no».

Los audios de Arjona

Temas

Limasa