García Margallo: El candidato 'outsider' recala en Málaga sin apoyos conocidos

Margallo, en su encuentro este viernes con afiliados del PP en Málaga /Migue Fernández
Margallo, en su encuentro este viernes con afiliados del PP en Málaga / Migue Fernández
Crónica Política

El diputado del PP y exministro se presenta como el aspirante «de la militancia» y critica al gobierno de Rajoy por su forma de afrontar el desafío catalán y la reforma de las pensiones

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Las primarias del Partido Popular para elegir a su líder nacional cada vez están más cerca, y de momento nadie parece atreverse a proclamar (o autoproclamarse) quién es el favorito. ¿Votará la militancia siguiendo las pautas del aparato de cada provincia? ¿Habrá un 'efecto candidato de las bases' al más puro estilo Pedro Sánchez? A esta segunda forma de comportamiento es a la que apela –sin tapujos– el exministro José Manuel García Margallo, que a pesar de llevar en el ámbito político más de 35 años, eso no le impidió ayer presentarse en Málaga como la renovación del PP.

El exministro, actual diputado y candidato a la presidencia del partido expuso en la sede provincial de los populares su proyecto ante un grupo de militantes, aunque previamente hizo lo propio ante la prensa, acompañado en esta ocasión del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; la vicepresidenta del Parlamento andaluz, Esperanza Oña; y del presidente provincial, Elías Bendodo, que ya ha hecho público su apoyo a Soraya Sáenz de Santamaría.

A pesar del marco de distensión del encuentro, parte de las afirmaciones del exministro de Exteriores (siempre muy crítico con el anterior gobierno y en especial con el papel jugado por Sáenz de Santamaría) causaron algunas caras de sorpresa entre los cargos provinciales que estaban presentes y que de momento parecen no compartir ni su lectura de los acontecimientos que han llevado al PP a esta situación, ni la forma de salir de ella.

«Soy la ruptura con lo establecido», aseguró con voz firme Margallo, después de radiografiar tanto el estado del país como de su propio partido. Con un discurso estructurado producto de la campaña en la que se encuentra inmersa, el diputado considera que estos problemas se resumen en las '4 C': Corrupción, Cataluña, compensación social y cambio. Así, explica que el mundo cambió en términos globales en 2007 con la quiebra de Lehman Brothers. A partir de entonces, y según su lectura de los acontecimientos, muchos partidos europeos similares al PP desaparecieron, mientras que otros han tenido que regenerarse para que no les ocurriera lo mismo. «Eso es lo que nos toca para no caer en la desafección; convertir a los militantes en protagonistas, no en espectadores», afirmó.

Antes de que nadie le preguntara, el exministro –que habla más de política sin tapujos que el resto de sus contricantes– anunció que si gana las elecciones internas, lo primero que hará será proponer una serie de pactos al resto de fuerzas políticas, que van desde uno relacionado con la política constitucional («acotando qué cosas se pueden discutir y cuáles no»); uno demográfico (sobre las ayudas a la natalidad y el «control» de la inmigración); otro de la reforma de las administraciones; e incluso uno relacionado con Europa, entre otros.

«No vamos a aceptar otra cosa que no sea decir que España es una nación indisoluble formada por ciudadanos libres e iguales. Además, existe un principio de solidaridad, así que nada de federalismos asimétricos para que haya regiones que se beneficien en detrimento de otras. A partir de ahí el resto de asuntos se pueden discutir», señaló. Margallo explicó que tiene elaborado un proyecto de Constitución que cuenta con derechos sociales nuevos; derechos de buena gobernanza y transparencia; y aspectos como convertir el Senado en una cámara territorial, o la relación con la Unión Europea.

«Yo soy la ruptura de lo establecido», aseguró Margallo ante Bendodo, De la Torre y Oña

Antes de exponer esta serie de visiones sobre el país, Margallo contextualizó los últimos meses del devenir político en España, y describió el momento actual y el gobierno de Pedro Sánchez como una «situación de excepcionalidad». En su criterio, la moción de censura y quienes la han conformado y votado a favor hace que sea «inviable» que el Gobierno pueda tomar medidas reales, y se mostró «convencido» de que el líder socialista intentará agotar la legislatura.

En esta lectura lamentó también la imagen ofrecida por el PP en el proceso de primarias. «Éramos casi un millón de militantes y finalmente nos hemos quedado en un número muy reducido», aseguró. «Es evidente que algo había que hacer».

Margallo criticó además algunos de los posicionamientos de su partido en estos últimos años sobre temas como las pensiones (de las que dijo e insistió varias veces que había que ajustar al IPC) o de Cataluña, afirmando que el artículo 155 se tendría que haber puesto en marcha antes; un argumento que ha repetido en infinidad de ocasiones ante los medios de comunicación. Aun así, y pese a considerar que el asunto del desempleo sigue siendo el más problemático de todos, sostiene que Rajoy ha sido «uno de los mejores presidentes» de la historia de la democracia; una calificación que realizó a preguntas de los periodistas y no en su alocución inicial.

«España no se puede permitir un recreo de dos años hasta que se acabe la legislatura. Tenemos que realizar una convención nacional en el partido y dejar ahí claro que nos enfrentamos a aun desafío territorial que no hace otra cosa que avanzar. Somos nosotros quienes podemos pararlo porque somo el primer partido de este país», señaló.

Respecto a los apoyos posibles que pudiera tener en Málaga, el candidato no señaló a ninguno en concreto, y de pie ante diferentes cargos locales que no comparten su visión (o les gusta más la de otros candidatos), insitió una vez más que es el candidato «de la militancia». «Necesitamos un proceso de refundación en el PP. Eso no lo puede hacer quién ha sido la 'número dos' del partido o del gobierno (en referencia a Sáenz de Santamaría y Cospedal). Yo soy el 'outsider', y creo que la persona más indicada para liderar la renovación», sentenció.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos