Críticas de Torralbo, Zorrilla y Espinosa

Imagen del debate celebrado ayer. /Migue Fernández
Imagen del debate celebrado ayer. / Migue Fernández

La portavoz de Málaga Ahora le afea al alcalde la falta de alquiler social, que Repsol no sea un gran parque y le anima a que se pasee por los barrios más degradados

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Torralbo, entre el modelo de ciudad y las Gürtel sui géneris

Ysabel Torralbo (izqda).
Ysabel Torralbo (izqda). / Migue Fernández

La portavoz de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo, hizo un discurso basado en la crítica al alcalde por su modelo de ciudad, «una ciudad para inversores, y no para los ciudadanos». Torralbo empezó quejándose del gran gasto que han supuesto los museos y lo poco que se invierte en la cultura de base, y abundó en que el CAC «tiene toda la pinta de convertirse en la particular Gürtel de Málaga, aunque el último en enterarse sea su gestor, Fernando Francés, a quien ni le suena un tal Invader». Luego, cogió carrerilla y volvió a utilizar la trama Gürtel alegremente cuando se refería al alcalde durante la última huelga de Limasa, que «en lugar de mediar, dio la cara por la parte privada, esa triada de la Gürtel, huida durante todo el conflicto a Madrid».

Entre medias, le afeó al regidor su gestión en el fiasco de Art Natura, que dedique 500.000 de los 700.000 euros a las cofradías del presupuesto de Cultura, o que éstas estén todo el día en la calle, «una ciudad de ruido, fiestas y procesiones», como puntualizó.

En la vivienda fue especialmente crítica con De la Torre por no haber negociado con las entidades bancarias para poner en alquiler social las 1.178 viviendas, y en la línea de la subida de los alquileres, expuso que hay 668 familias que no tienen dónde vivir, «668 dramas». Demandó un gran parque en Repsol, más ayudas para los mayores que viven solos, y le instó al alcalde a que se diera una vuelta por los barrios, La Palma, Girón, La Corta… Ya en su segunda intervención, Torralbo se centró en la mala política de personal del Ayuntamiento con falsos autónomos y contratos en fraude de ley para terminar con la escasa participación ciudadana, que tiene que cumplir unos mínimos.

Zorrilla critica al PP por su política de «ciudad escaparate»

Eduardo Zorrilla.
Eduardo Zorrilla. / M. F.

ANA PÉREZ-BRYAN. El portavoz de Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, hizo referencias constantes al «fin de ciclo» en la ciudad, con una serie de proyectos que el alcalde «no ha sido capaz de finalizar», entre los que destacó el campamento Benítez, la cárcel de Cruz del Humilladero, el Guadalmedina –«usted ha vendido la primera fase hasta en tres presupuestos y no ha hecho nada más», le reprochó–, el Astoria o los carriles bici, entre otros. Y con esta falta de pulso, a juicio de Zorrilla, «da la sensación de que usted vive en otra realidad. De la Torre en el País de las Maravillas», le dijo.

En cambio, la realidad que expuso el portavoz de Málaga para la Gente es la de una ciudad «con una de las mayores tasas de desempleo de España, muchas de ellas mujeres». Y de pobreza, que a su juicio «va por barrios» y que encuentra en los distritos de La Palma, Ciudad Jardín o Carretera de Cádiz los escenarios donde con «más dureza se vive esta realidad». «Señor De la Torre, Málaga es una de las ciudades más desiguales de España», destacó Zorrilla, quien contrapuso esta idea a la marca de «ciudad escaparate» que vende el gobierno municipal. Con respecto al turismo y a sus «efectos colaterales», uno de los aspectos que con más dureza ha atacado el grupo de izquierdas en los últimos meses, Zorrilla lamentó que «con el turismo 'low-cost' Málaga se está convirtiendo en Magaluf».

Del mismo modo, gran parte de las críticas tuvieron como diana el futuro hotel en el Puerto, el proyecto en Arraijanal o el hotel en la zona de Hoyo de Esparteros, el ejemplo de que el alcalde, en palabras de Zorrilla, «le está entregando la ciudad a los especuladores».

Juanjo Espinosa: «Málaga es la mejor ciudad del mundo pese a su inmovilismo»

Juanjo Espinosa.
Juanjo Espinosa. / Migue Fernández

El concejal no adscrito pero ungido por Podemos, Juanjo Espinosa, se felicitó de que por fin hubiera debate del estado de la ciudad, para pasar a decir que el alcalde podía subir a contar cuántos datos quisiera, pero que su proyecto estaba agotado, «y usted es el pasado». En esta línea, le criticó que haya pasado de ser un político con alguna iniciativa, para ser un rentista y un maquillador, y le puso sobre la mesa que la realidad es que la recuperación no ha llegado a la casa de los malagueños, «se ha olvidado usted de los barrios». Aquí es donde ha hecho hincapié en que no le gustaba su política social, porque le achacó que se haya olvidado de los equipamientos sociales y culturales, «y nos habla usted de otra ciudad que no parece Málaga».

De la gestión del alcalde, dijo que era «injusta», y focalizó sus críticas en la chapuza de Art Natura, Limasa o Málaga 2016, «una lista de fracasos enormes, la marca del PP». Espinosa subrayó que el urbanismo en esta ciudad no funciona, y que el PP ha guardado los planes estratégicos de la ciudad «y se ha abonado al turismo». No obstante, acabó diciendo que Málaga «pese a ustedes, es la mejor ciudad del mundo; aunque no es mérito suyo es mérito de la gente, y es así pese a su inmovilismo». En la segunda parte, defendió una Málaga verde, sostenible y democrática. De la educación, de la que tan largo y tendido habló el alcalde como base esencial de la empleabilidad de las personas, Espinosa puntualizó que quien destrozó la pública fue el PP.