Un corazón grande

Imagen de archivo de Fernando González en la redacción de SUR./
Imagen de archivo de Fernando González en la redacción de SUR.
Manuel Castillo
MANUEL CASTILLOMálaga

No sé si aprendió antes a caminar o a disparar su cámara. Lo que sí sé es que echó los dientes en el periódico, en la casa, como llamamos a SUR todos los que vivimos aquella etapa de las linotipias y la rotativa a todo tren. Fernandito, el hijo de Fernandito González, creció en SUR, entre el tenis de mesa, sus estudios y la fotografía. Y junto a él, los Salas, Bori padre, Bori hijo y Ñito. Y también Carlitos. Aquello era un equipazo de buena gente, y buenos fotógrafos.

Hoy lloramos literalmente la muerte de Fefe, a sus 51 años rebosantes de vitalidad, de coraje y de autoestima. Fefe nació fotógrafo y luego se hizo Periodista y luego profesor de periodistas en la Universidad de Málaga. Se ha ido tan joven que no le ha dado tiempo a recoger todo lo que sembró, porque más allá de un gran profesional, Fefe era una buena persona, una muy buena persona. Fefe era un corazón enorme en el cuerpo de un hombre bueno, amigo de sus amigos, y también amigo de todo el mundo. Sentía pasión por sus hijos, devoción por sus padres, admiración por Sonia, su hermana, y un cariño inimaginable a todas aquellas personas que compartieron, aunque sólo fuese un minuto, su vida. Fefe deja un vacío enorme en la casa y sus compañeros aún nos hacemos todas esas preguntas que no tienen respuesta. Y entonces, resistiéndonos a asumir la realidad, nos refugiamos en su recuerdo y en el monumental ejemplo de verlo pelear hasta el último instante.

Lo más importante que nos enseñó Fernando González en todos estos años compartidos en la Redacción fue a amar la vida, a ver el lado bueno de las cosas, a esforzarse por conseguir sus retos personales, a ser honesto consigo mismo, a ser buena persona. Nunca un desaire, nunca un mal gesto. Y nunca una mala foto.

Adiós Fefe, nos quedamos con tantos momentos juntos, con tus anécdotas, tus bromas, tu pasión por la vida, por tu gente y por SUR. Al entrar esta tarde en el periódico, miré su rotativa y te imaginé en ella como en la proa de un trasatlántico, sonriendo como siempre, ayudando como siempre y con la sensación de no haber tenido tiempo a decirte gracias por todo Fefe. Y por tanto. Descanse en paz.

Más...

Temas

Málaga