Un cabestro hiere de muerte al picador Bigornia

Corrales de La Malagueta. /
Corrales de La Malagueta.

El percance tuvo lugar en los corrales de la plaza en agosto de 1878

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Entre los sucesos luctuosos que han acaecido en la plaza de toros de Málaga, hay uno con una especial singularidad por las circunstancias en las que aconteció. Se trata de la muerte del picador antequerano José Pérez Moreno, que se anunciaba Bigornia en los carteles, a consecuencia de las cornadas que la infligió un cabestro en los corrales de La Malagueta el 6 de agosto de 1878.

Ese día se anunció en el coso del Paseo de Reding una corrida de toros a la portuguesa con la participación de los forcados del país luso. Por la mañana, en los corrales de la plaza, mientras los pegadores desarrollaban las labores de enfundar las astas de los toros, sucedió el percance.

Así lo narró la revista madrileña 'Sol y Sombra' en noviembre de 1913, en su sección dedicada a las víctimas del toreo, y recogida en el tomo I de la obra 'Historia de la plaza de toros de La Malagueta (1876-1936)' de Enrique Recio y Cosme Rueda: «En la mañana del citado día, y en ocasión de que los pegadores practicaban la operación de enfundar las astas de los toros, quedó inadvertidamente abierto un portillo del paso que daba entrada a la jaula improvisada para dicho objeto. José Pérez (Bigornia), que presenciaba la faena desde el corralillo, se hallaba distraído y vuelto de espaldas a la puerta cuando salió a todo correr un cabestro llamado 'Boticario', que bravo como era y molestado por los pinchazos que en los jaulones le dieron, embistió al picador arrojándole al suelo, cerca de la puerta de salida al corral mayor, donde cayó cubriéndose la cara con las manos».

En medio del revuelo que ocasionó el percance, el novillero Francisco Carvajal 'Pollo de Málaga', que se encontraba en los corrales, y otros asistentes comenzaron a llamar a la res. «Ésta acudía, pero en cuanto veía que se refugiaban en los burladeros volvía sobre su víctima, a la que pisoteó y tiró varios derrotes, en uno de los cuales enganchó y volteó al infeliz picador, que yacía en tierra; una vez que a fuerza de pedradas y gritos lograron que el cabestro abandonase su presa, acudieron a socorrer al torero, que había perdido el conocimiento y tenía la cara llena de sangre», continúa el relato la publicación 'Sol y Sombra'.

El joven Bigornia fue llevado inmediatamente al cercano Hospital Noble, donde los médicos apreciaron que tenía un puntazo en el muslo, otro en la cabeza y el costado y un magullamiento general. Un día después, el picador falleció en dicho centro sanitario a la edad de 23 años.

Según cuenta el historiador y escritor Juan José Zaldívar Ortega en su obra 'Víctimas del toreo', desde la temporada de 1876 Bigornia figuró en diversas cuadrillas actuando a las órdenes de diestros como Manuel Carmona, José Lara 'Chicorro' y el mencionado Pollo de Málaga; no llegó a presentarse en Madrid. Sobre dicha tragedia, este autor refiere que «las reacciones de los cabestros resultan a veces contradictorias, ya que su permanente contacto en su peculiar trabajo con los vaqueros para manejar los toros, hace que algunos estén muy humanizados y no acepten que se les trate mal, respondiendo con inesperada agresividad».

Otros reportajes sobre toros en Málaga

Cogida mortal de Manuel Baéz 'Litri' en Málaga

El rey Saud de Arabia, en los toros en Málaga

Un novillo en el tendido

Un festejo a plaza partida en La Malagueta

La alternativa de Paco Mendes, una tarde memorable

El discreto paso de Pepe Luis Vázquez por Málaga

Larita, récord de encerronas en La Malagueta

Temas

Toros