La brecha económica entre barrios acomodados y humildes se hace cada vez más grande en Málaga

La brecha económica entre barrios acomodados y humildes se hace cada vez más grande en Málaga

La Malagueta es la zona de la ciudad con rentas más altas, multiplicando por 2,5 las declaradas en Campanillas, Palmilla o Carretera de Cádiz

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Los ricos son más ricos y los pobres, prácticamente igual de pobres. Ésta es la foto fija de Málaga en la teórica salida de la crisis, que no ha llegado a todos y que está acentuando el mapa de la desigualdad entre los distintos barrios de la capital. Las estadísticas dicen que la renta media en la ciudad es de 25.180 euros anuales, que es el resultado de dividir los 5.531 millones que suman las 219.677 declaraciones del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) presentadas, pero si la situación nunca es la misma en cada hogar, tampoco lo es en cada barriada. Una frontera que no es física, pero sí económica, tal y como demuestra la radiografía de la riqueza elaborada por la Agencia Tributaria. Según este informe, la zona de La Malagueta y Monte Sancha presenta los niveles adquisitivos más altos con unas rentas brutas medias de 46.288 euros, lo que supone multiplicar por 2,5 los 18.401 euros de ingresos medios que se registran en los diseminados de Campanillas y Puerto de la Torre o los 18.943 de algunas barriadas de Carretera de Cádiz como Vistafranca, Girón o El Torcal.

Busca tu código postal para conocer la renta de tu zona


Realidades distintas dentro de una misma ciudad que, lejos de acercarse, se han ido distanciando aún más, según los últimos datos ordenados por códigos postales que maneja Hacienda y que se corresponden al periodo 2013-2016. Aunque en estos cuatro años la renta media en el conjunto de la capital ha aumentado un 5% (de 23.962 a 25.180 euros anuales), lo cierto es que bajando más al detalle de los barrios esta brecha económica entre las zonas más acomodadas y las más humildes creció un 11%, cerca 3.000 euros, que es la diferencia entre lo que subieron los ingresos medios de los residentes de La Malagueta (de 42.321 a 46.288 euros) y los de Campanillas (de 17.355 a 18.401 euros).

Así está el panorama en ambos extremos, pero si se pone el foco únicamente en el comportamiento experimentado en estos cuatro ejercicios, donde mejor están notando la recuperación económica es en el entorno de La Goleta, San Felipe Neri y la parte norte del Centro, donde los ingresos han subido un 15,3% (de 24.715 a 28.492). En el lado opuesto, los vecinos del Perchel Norte y La Trinidad están prácticamente igual, con un leve incremento de sus rentas del 0,8% (de 21.590 a 21.755).

Centro y Zona Este

En términos absolutos, Centro y el litoral este son las zonas más pudientes de la capital. Así, el 'ranking' de los barrios más ricos que lidera La Malagueta lo completan Cerrado de Calderón-Hacienda Paredes (36.088 euros), el Centro (35.222), el Ensanche de Heredia-Soho (33.454) y Pedregalejo-Morlaco (32.012). Entre las más desfavorecidas, además de los citados diseminados ubicados entre Campanillas y Puerto de la Torre figuran el eje de las barriadas Girón y Vistabranca (18.943), el núcleo urbano de Campanillas (19.040), Palma-Palmilla (19.413), Ciudad Jardín (19.961) y Cruz del Humilladero (21.040). El resto de los 21 distritos postales desglosados por la Agencia Tributaria se sitúan en una horquilla próxima a la media de la ciudad, 25.180 euros.

La diferencia entre las rentas más altas y las más bajas ha aumentado un 11% hasta situarse en casi 28.000 euros de media

Al margen del montante en sí, un aspecto que también refleja las distintas realidades que se dan en cada barrio es el peso que el trabajo tiene sobre el total de la renta. En el conjunto de la ciudad supone el 79,4%, constatando que la mayor parte de los malagueños forman parte de la denominada clase trabajadora. Sin embargo, ese porcentaje varía considerablemente de un lugar a otro. En las zonas más humildes el salario acapara la práctica totalidad de los ingresos en los hogares (un 87,3% en Girón-Vistafranca-La Cordobesa, un 86,8% en Palma-Palmilla, un 85,7% en Bailén-Miraflores o un 85,2% en Ciudad Jardín) mientras esa dependencia de la nómina se reduce considerablemente en las zonas más pudientes debido al empuje de otros ingresos de carácter inmobiliario o inversor. En La Malagueta, la renta del trabajo representa el 60,3% y en el Soho, el 61%, aunque donde esta circunstancia resulta más evidente es en el Centro, con un 50,4%.

Un tercio de los malagueños declara menos de 6.000 euros al año

Los datos de la Agencia Tributaria, que analizan la mayoría de códigos postales de las 33 ciudades españolas con más de 200.000 habitantes, también ofrecen un desglose de las rentas en función de su base imponible, y en el caso de Málaga vuelve a constatar que los ricos son más ricos y los pobres, más pobres. De los 219.677 contribuyentes que presentaron la declaración del IRPF del ejercicio 2016, casi un tercio (61.636, un 28%) se situó en el tramo de hasta 6.010,12 euros, que se concentran en las zonas más humildes donde también gana peso la economía sumergida. En el ejercicio 2013, este porcentaje era del 23% (49.908 de un total de 211.297).

En el otro extremo de la baraja la tendencia es similar. Si en 2013 el 2,6% (5.667 contribuyentes) cotizó en el tramo más alto, por encima de los 60.101,21 euros, en 2016 creció hasta el 3,2% (7.213 declaraciones). El segundo grupo más numeroso es el del tramo número 3 –entre 12.020,24 y 21.035,42 euros–, en el que se encuentran 52.694 declarantes (24,9%); seguido por los 38.532 (18,2%) que cotizan entre 30.050,61 y 60.101,21; los 34.873 (16,5%) del bloque entre 21.035,42 y 30.050,61; y los 24.729 (11,7%).

En cuanto al origen de las rentas declaradas, de los 5.531,4 millones de euros computados en el ejercicio de 2016, un total de 4.392,1 corresponden a rendimientos del trabajo, mientras 382,5 provienen de actividades económicas; 212,2 de bienes inmuebles no vinculados a algún negocio y otros 111 millones del capital mobiliario. Además, también figuran 175,2 millones procedentes de ganancias patrimoniales y otros 257,9 que entran en el concepto de rentas exentas, que son las relativas a trabajos personales, maternidad, familias numerosas o dependencia.