Israel congela el dinero que los palestinos dedican a los presos y sus familias

Un joven espera sentado en los Altos del Golán. /Alaa Al-Faqir (Reuters)
Un joven espera sentado en los Altos del Golán. / Alaa Al-Faqir (Reuters)

La ley llegó avalada por las decisiones de los gobiernos de Estados Unidos y Australia

MIKEL AYESTARANJerusalén

Israel dio un paso más en los que su Parlamento considera «guerra contra el terrorismo» y aprobó una ley que le permitirá congelar parte de los impuestos que recauda en nombre de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en represalia por los pagos a los presos palestinos que se encuentran en cárceles israelíes, así como a sus familiares, y a los familias de palestinos fallecidos en ataques. Lo que para la legislación palestina es una obligación con los que considera «presos políticos», el Estado judío lo considera como un pago de «salarios a terroristas» que solo sirven para incitar a la violencia.

La ley fue aprobada con 87 votos a favor y 15 en contra y la primera reacción fue la del ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, que colgó un mensaje en Twitter para congratularse: «Hemos prometido que detendríamos el pago a terroristas y lo hemos logrado». El diputado del Likud, Avi Dichter, uno de los impulsores del texto aprobado, lanzó un mensaje directo al presidente palestino, Mahmud Abás a quien recordó que «en lugar de que vuestra Autoridad invierta en salud, educación, gasta el 7% de su presupuesto en financiar el terrorismo». 

Este 7 por ciento es la cifra que, según el Parlamento israelí, destinaría la ANP en concepto de indemnizaciones a los presos y sus familias, así como a las de los «mártires», forma de referirse a los palestinos caídos en ataques contra israelíes o en operaciones de las fuerzas de de seguridad del Estado judío. La nueva ley supondrá la retención de unos 283 millones de euros anuales.

«Declaración de guerra»

La presidencia palestina alertó de que esta nueva ley «llevará a la adopción de importantes decisiones para confrontar esta peligrosa medida, ya que este asunto es considerado una línea roja que no debe tocarse o cruzarse, como una declaración de guerra contra el pueblo palestino, sus prisioneros y mártires«, según un comunicado del portavoz presidencial, Nabil Abu Rudeina, recogido por la agencia oficial palestina Wafa. Rudeina no detalló ninguna de esas decisiones que piensan adoptar. Issa Qaraqeh, ministro palestino encargado de Asuntos de Presos, apuntó: «Cuando firmamos los Acuerdos de Oslo quedó claro que la ANP pagaría a estas familias y nadie puso pegas». Y en declaraciones a la agencia Associated Press (AP) aseguró que, pese a la retención por parte de Israel, «los pagos continuarán».

La ley israelí llegó avalada por las decisiones de los gobiernos de Estados Unidos y Australia, que también aprobaron medidas para reducir las ayudas económicas a la ANP con el objetivo de presionar a Abbas para que retire el pago a presos y familiares. En los territorios ocupados es complicado encontrar una familia que no tenga o haya tenido a alguno de sus miembros preso.

 

Fotos

Vídeos