Exteriores asegura que EE UU no ha presentado una queja por la retirada de la fragata del Golfo

La fragata de la Armada española 'Mendez Nuñez', en una imagen de archivo atracada en su base del Arsenal Militar de Ferrol (Coruña). / EFE

El Gobierno explica que la decisión de desviar la 'Méndez Núñez' fue comunidada por la Embajada en Washington a la administración de Donald Trump

AGENCIASMadrid

El Ministerio de Asuntos Exteriores asegura que no ha habido una «queja formal» por parte de la administración estadounidense por la decisión del Gobierno español de retirar la fragata 'Méndez Núñez' del grupo de combate de EE UU en el golfo Pérsico.

Así lo han señalado a Europa Press en fuentes de Exteriores, que sin embargo han confirmado que este martes, además de una conversación entre personal de Exteriores y de la Embajada estadounidense, se produjo otra entre la Embajada española en Washington y la administración que dirige Donald Trump.

En concreto, un responsable del Ministerio de Asuntos Exteriores explicó el martes a la Embajada de Estados Unidos en Madrid las circunstancias en que el Gobierno tomó la decisión de retirar la fragata 'Méndez Núñez' del grupo de combate liderado por el portaaviones 'USS Abraham Lincoln' en el Océano Índico. Además, fuentes de Exteriores han confirmado que se ha producido otra conversación de la Embajada española en Washington con la Administración americana en relación con la retirada de la fragata.

Desde Washington, la comandante Rebecca Rebarich, portavoz del Pentágono para asuntos de Oriente Medio y Asia Central, ha señalado a EFE en la capital norteamericana que valoran «la fuerte relación militar con nuestros aliados españoles».

La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, explicó el martes que la decisión de retirar la fragata se debe a que la 'Méndez Núñez' participaba en un ejercicio previamente pactado y que ahora, ante la escalada de tensión entre Estados Unidos e Irán, Washington ha decidido modificar la misión. Por eso, Robles indicó que se trata de una interrupción «provisional» de la participación de la fragata española en ese ejercicio y enmarcó la decisión en la «normalidad». También el titular de Exteriores en funciones, Josep Borrell, opinó que no es algo para tomarse «a la tremenda», en una situación complicada en esa zona del mundo.

El portaaviones 'USS Abraham Lincoln' se dirige ahora hacia Irán y el Estrecho de Ormuz. La fragata española se reincorporará cuando el grupo de combate de EE UU retome la misión original: «conmemorar, celebrar el quinto aniversario de la vuelta al mundo» y la formación y certificación de la dotación española de la fragata. España, ha dicho, es «un socio serio y fiable», según dijo la ministra Robles.

Decisión que «aísla»

El líder del PP, Pablo Casado, ha avisado este miércoles al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que decisiones «estratégicas» como la de retirar temporalmente la fragata 'Méndez Núñez' del grupo de combate que encabeza el portaaviones 'USS Abrahan Lincoln' deben hacerse siguiendo unos plazos y protocolos. Por eso, ha pedido «transparencia» y «explicaciones» al jefe del Ejecutivo y ha criticado las declaraciones «contradictorias» de los ministros de Exteriores y de Defensa sobre este asunto.

Casado ha afirmado que «no es la primera vez» que el PSOE crea «alarma» entre los aliados de España y por eso ha exigido explicaciones y «transparencia» sobre este asunto. Además, ha pedido que no se haga «política electoral con la credibilidad y el prestigio de las Fuerzas Armadas» y del propio «peso» de España como «potencia democrática» dentro de las alianzas internacionales de Defensa.

Por su parte, la cabeza de lista del PP al Parlamento Europeo, Dolors Montserrat, ha denunciado que la decisión «unilateral» de Pedro Sánchez de retirar la fragata «aísla» a España y la convierte en «irrelevante» en las relaciones internacionales.

Montserrat ha criticado también que el Gobierno haya tomado esta decisión «sin consultar a la oposición ni a la Unión Europa ni a los socios atlánticos» y ha advertido de que puede tener «graves consecuencias». «Es de una irresponsabilidad grande», ha subrayado, porque «si cierras una puerta a tus socios, pues a lo mejor luego tus socios te cierran una puerta a ti y ponemos en peligro puestos de trabajo, como puede ser en Navantia».

En su opinión, «siempre que gobierna el PSOE, aísla a España de la política internacional», cuando lo que los españoles necesitan es estar en el «puente de mando» de la UE y de las relaciones internacionales. La dirigente popular ha exigido explicaciones a Sánchez y le ha pedido que «coja el teléfono y llame» al PP y a sus socios europeos e internacionales.

Más información