El Gobierno de Colombia atribuye a la guerrilla del ELN el atentado en Bogotá

Un joven oficial de policía y dos acompañantes lloran junto al lugar del ataque. Abajo. José Aldamar Rojas, uno de los presuntos implicados./REUTERS
Un joven oficial de policía y dos acompañantes lloran junto al lugar del ataque. Abajo. José Aldamar Rojas, uno de los presuntos implicados. / REUTERS

Elevan a 21 el número de muertos en el ataque con coche bomba contra una escuela de policías, el peor sufrido en la capital colombiana desde 2003

N. AURRECOECHEA

El Gobierno de Colombia atribuyó ayer a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) la autoría del atentado terrorista con coche bomba contra una escuela de formación de la policía en Bogotá que el jueves mató a 21 personas, incluido el atacante, y dejó 68 heridos. Las víctimas mortales «eran cadetes de la policía, con unas edades de entre 17 y tal vez 22 años», dijo el ministro de Defensa, Guillermo Botero. Las autoridades confirmaron la vinculación con el ELN del conductor del vehículo, identificado como José Aldemar Rojas Rodríguez. Además, detuvieron ayer en Bogotá a un hombre, Ricardo Andrés Carvajal, a quien interceptaron una conversación telefónica en la que reconocía su implicación en el ataque.

El presidente Iván Duque decretó tres días de luto y apeló a la unidad nacional. «Al terrorismo irracional se le derrota con la respuesta de todos los colombianos, sin distingo alguno», dijo en un mensaje televisado el jueves por la noche. Duque ordenó reforzar los controles en las fronteras y en los accesos de las ciudades tras el que ya es considerado el peor atentado en la capital colombiana desde el coche bomba detonado por la disuelta guerrilla FARC en el exclusivo club social El Nogal, que dejó 36 muertos y decenas de heridos en febrero de 2003.

LAS CLAVES

Futuros agentes.
A excepción del conductor, todas las víctimas mortales eran cadetes de la policía de entre 17 y 22 años
Un detenido.
Las autoridades han arrestado a un hombre que reconoció por teléfono ser coautor de la matanza

El atentado del jueves fue perpetrado con un coche bomba cargado con 80 kilos de explosivo. Según los datos de la investigación, Rojas Rodríguez, de 56 años y nacionalidad colombiana, accedió «de manera violenta» a la escuela General Francisco de Paula Santander a bordo de una camioneta Nissan Patrol gris. El guerrillero intentó esquivar un control dentro de las instalaciones y finalmente el vehículo explotó tras chocar contra los dormitorios de mujeres. «No existe hasta el momento ningún elemento que nos permita concluir que esta persona se suicidó», aseguró Botero. Según el ministro, aunque «son muchas las hipótesis que se están barajando», el plan original podía consistir en activar los explosivos mediante «dispositivo electrónico».

Formación en Venezuela

El ministro confirmó que Rojas Rodríguez pertenecía desde hace más de 25 años al ELN, donde era conocido con el alias de 'Mocho Kiko' porque entre 2008 y 2010 perdió su mano derecha al manipular explosivos. «Desde 1994 se desempeñó como miliciano del ELN en Puerto Nuevo, en el departamento de Arauca, fronterizo con Venezuela», y en la actualidad era jefe de inteligencia dentro del «frente Domingo Laín Sáenz» que opera en Arauca. Botero aseguró también que 'Mocho Kiko' estuvo en Venezuela en 2011 «enseñando el manejo de explosivos a rebeldes refugiados» en ese país, aunque precisó «con total y absoluta claridad» que no hay indicios de participación en el atentado de funcionarios de esa nación.

El fiscal general, Néstor Humberto Martínez, adelantó que imputará «responsabilidades a título de determinadores a los miembros del COCE (Comando Central) del ELN». Respecto a la detención practicada ayer, Martínez explicó que Carvajal mantuvo una «conversación telefónica en la que reconoció su coparticipación en grado de autor en el acto terrorista». En el registro del lugar donde fue arrestado, las autoridades «se incautaron de un teléfono móvil, un manual de combatiente de primera fase de instrucción, y uniformes».

El Gobierno y el ELN iniciaron en febrero de 2017 un diálogo que actualmente estaba suspendido. El alto comisionado de Paz, Miguel Ceballos, reiteró la postura del presidente Duque de que no habrá negociaciones con ese grupo mientras persista en su actividad criminal. Según insistió el funcionario, «es importante en este momento que el país entienda que el ELN no ha hecho una sola manifestación de su voluntad de paz».

Más información:

 

Fotos

Vídeos