De niña más guapa del mundo a prometedora empresaria

Thylane Blondeau debutó con sólo cuatro años en el mundo de la moda. /
Thylane Blondeau debutó con sólo cuatro años en el mundo de la moda.

L. GÓMEZ

Fue la niña más guapa del mundo y ahora es una adolescente que le ha cogido gusto a la moda. Mantiene el intenso azul de sus ojos y luce perfecta la melena rubia que tanta fama le dio. De niña a mujer. Thylane Blondeau busca ahora hacerse un hueco en la industria del diseño con el lanzamiento de su propia marca de ropa: Heaven May. La joven debutó con solo cuatro años y lo hizo de la mano del entonces 'enfant terrible': Jean Paul Gaultier, un artista experto en lanzar a la fama antes que nadie a estrellas en las que nadie repara. Con 17 años, Thylane Blondeau ha desfilado para los grandes de verdad: Dolce&Gabbana y Burberry. Es también una de las embajadoras mundiales de L'Oréal Paris.

Pero la chavala siempre ha tenido unas miras ambiciosas. Soñaba desde hace mucho tiempo con convertirse en empresaria. Para lograrlo, no ha dudado en echar mano de sus famosísimas amigas, algo que hacen casi todas las personas que desean dejar huella en este negocio. En su caso, ha tirado de la popularidad de los nuevos cachorros de la moda. Gente como Kaia Gerber, hija de la supermodelo Cindy Crawford, que recientemente ha lanzado una colección cápsula junto a Karl Lagerfeld, o Brooklyn Beckham. Blondeau puso a la venta el pasado jueves su colección, en la que abundan prendas deportivas, como sudaderas oversize y cazadoras vaqueras. Tampoco faltan las tendencias de la temporada, como los pantalones de estampado militar o los leggins. Puede que la originalidad no sea su fuerte, pero sus ojos pueden con todo.

Blondeau busca el éxito como empresaria.
Blondeau busca el éxito como empresaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos