Los hombres se animan

Napoleon Jinnies, en pleno baile junto a una compañera. /R. C.
Napoleon Jinnies, en pleno baile junto a una compañera. / R. C.

Los Ángeles Rams llegan mañana a la 'Super Bowl' con una alineación inédita: dos bailarines a los pompones

I. OCHOA DE OLANO

La final del campeonato de la National Football League (NFL) –la principal competición de fútbol americano en los Estados Unidos–, que se disputará mañana (a primera hora del lunes en España) entre Los Ángeles Rams y los Patriots de Nueva Inglaterra llega con un claro favorito: la división Oeste. Los californianos desembarcarán en el estadio Mercedes-Benz de Atlanta con una alineación hasta ahora nunca vista y que les garantiza un pase a la historia. Por primera vez en toda la trayectoria de la 'Super Bowl', y ya van celebradas 52 ediciones, dos hombres se integrarán en las filas de las 'cheerleaders' para animar desde el césped a su equipo.

Se trata de Napoleon Jinnie y de Quinton Peron, dos bailarines profesionales que se unirán a las coreografías y a un escuadrón animador formado por 38 mujeres para mover el esqueleto antes millones de telespectadores. Los jóvenes entraron en las filas de los Rams de Los Ángeles hace poco más de diez meses, convirtiéndose así en los dos primeros 'cheerleaders' masculinos de la NFL. Todo un hito. «Son dos hombres extremadamente talentosos, fenomenales bailarines y sentí que no había razón para dudar», explica la autora de los fichajes, Keely Fimbres, responsable de la sección de animación.

Napoleon Jinnies , con Quinton Peron y el resto del equipo de 'cheersleaders'.
Napoleon Jinnies , con Quinton Peron y el resto del equipo de 'cheersleaders'. / R. C.

Bush, un pionero

No es la primera vez que el equipo californiano dinamita un techo de cristal. En 1946, recién terminada la Segunda Guerra Mundial y levantanda la prohibición de incluir a hombres negros en el juego, reclutó a Kenny Washington, el primer jugador afroamericano en firmar con la NFL; y, en 2004, hizo lo propio con Michael Sam, el primer deportista abiertamente gay en ingresar en la misma liga. Ahora se ha lanzado a normalizar la alineación en la sección de animación.

Paradójicamente, los 'cheerleaders' masculinos son bastante habituales entre los equipos de 'high school'. Es decir, en los no profesionales. El propio George W. Bush fue uno de ellos en sus tiempos de instituto, mucho años antes de que emprendiera su carrera hacia el Despacho Oval. Si bien Peron, ex empleado de un parque de Disney, y Jinnie, maquillador y bloguero de temas de belleza, han tenido que soportar ya algunas burlas por parte de los sectores más recalcitrante de la afición, la ilusión ante su puesta de largo de mañana eclipsa todos sus temores. «Tenemos la piel gruesa y el apoyo de nuestro equipo y de nuestra ciudad», aseguran. Jinnie va más allá y reconoce sentirse «un poco más aceptado en el mundo. Es emocionante ver que la marea está cambiando un poco».

 

Fotos

Vídeos