Los «erotizados» papeles femeninos del cine de los 80 tendrán su película

Macarena Astorga tiene previsto empezar a rodar en enero en Madrid y Andalucía. /Migue Fernández
Macarena Astorga tiene previsto empezar a rodar en enero en Madrid y Andalucía. / Migue Fernández

Macarena Astorga presenta en el Festival de Málaga el proyecto de 'El cielo de Madrid', un largometraje ambientado en la Movida sobre una actriz que se siente «un instrumento de usar y tirar»

ISABEL BELLIDO

Ahora que Carmen Maura dice que está «un poco cansada de tanto #MeToo» y Victoria Abril critica a las «feministas radicales» que «no quieren distinguir entre la violación, que es un crimen, el acoso, que es un delito condenado por la ley, y la zona gris» de los «simples comportamientos inapropiados», Macarena Astorga, directora y profesora malagueña, prepara su primer largometraje, que versará precisamente sobre «los papeles que le daban a las actrices en esas décadas de los setenta y los ochenta», cuando «el cine era un patriarcado absoluto donde el hombre era el que disponía y los papeles que tenían las actrices estaban muy erotizados».

Algo que, según Astorga, «no se ha contado nunca en el cine»: la cara B de la capital de la Movida, cuya nueva comedia madrileña convivió con las películas del destape, y tal vez ni unas ni otras –salvando las distancias– otorgaron a las mujeres papeles suficientemente relevantes. Maura y Abril, chicas Almodóvar y auténticos iconos de la modernidad en España, se aproximan en sus declaraciones a compañeras de profesión francesas como Catherine Deneuve y Brigitte Bardot, que se han posicionado de forma tajante contra el movimiento feminista que surgió a raíz de las acusaciones de acoso sexual contra el productor Harvey Weinstein y que se ha extendido hasta convertirse en una trinchera para defender las reivindicaciones de la mujer en el cine.

Y hay a quien no le entra en la cabeza; también quien no se atreve a contradecir a semejantes referentes, pero lo cierto es que actrices y cineastas de generaciones distantes como Aitana Sánchez-Gijón, Leticia Dolera, Pilar Miró o Ingrid García-Jonsson han denunciado haber sufrido acoso sexual; y en cuanto a los papeles estereotipados y superfluos, CIMA (Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales) sigue alertando en sus informes de alarmantes datos, como en el de 2016, cuando anunció que «solo el 36% de las películas españolas tienen protagonistas femeninas» o que «solo el 28% de los personajes que hablan en las películas son mujeres». A las actrices por entonces «no le daban la importancia que tenían, ni papeles relevantes», explica Astorga, que afirma que «no es hasta el cine de Almodóvar» cuando empieza a haber «personajes profundos femeninos, a darles importancia y a hacerlos protagonistas».

En busca de la fama

Con guion de Salva Martos Cortés y aún con el calor reciente de su galardonado corto 'Marta no viene a cenar' (protagonizado por Natalia y Celia de Molina), Macarena Astorga contará en 'El cielo de Madrid' la historia de Irene Salgado, «una estrella del cine español de los ochenta que vive una relación complicada con Manuel, su marido, un cantante y compositor que llegó a Madrid en busca de fama y terminó fracasando y enganchado a la heroína». Según la sinopsis oficial de la película, «Irene es infeliz porque no hace el cine que le gustaría hacer y se siente un objeto de usar y tirar en su trabajo, infravalorada y sufriendo día a día la adicción de Manuel».

La malagueña rinde homenaje «a las mujeres que décadas atrás han derribado muros para dejar entrar la luz de la que ahora nosotras nos podemos beneficiar»

Según un informe, solo el 36% de las películas españolas tienen protagonistas femeninas

Es entonces cuando recibe una llamada que la obligará a volver a su pueblo y a «un pasado del que huyó hace tiempo», que la llevará a «reencontrarse con un amor de la juventud, con sus fantasmas y sus miedos; con una oscuridad que la ayudará a encontrar la luz que tanto busca». El reparto promete: Daniel Grao ('Julieta', 'Animales sin collar', 'El árbol de la sangre'), Adelfa Calvo ('El autor', 'La isla mínima', 'El secreto de Puente Viejo') y Pedro Casablanc ('Superlópez', 'El hombre de las mil caras', 'B, la película') ya están confirmados, además de la malagueña –como Adelfa Calvo– Mara Guil ('Allí abajo', 'Cuéntame cómo pasó'). «Si todo va bien» empezarán a rodar en enero de 2020 en Madrid y Andalucía.

Astorga cuenta que los papeles de Irene Salgado son «de mujer guapa», en los que «ella es un instrumento de usar y tirar». Su objetivo, entre otros, es «mostrar las debilidades del personaje» y cómo también «las estrellas sufren»; cómo estaba «normalizado» que «cualquier actor en un guion pueda meterle mano en un ascensor». Ella se revela contra eso, en una suerte de «homenaje a las mujeres que décadas atrás han derribado muros para dejar entrar la luz de la que ahora nosotras nos podemos beneficiar». Y a pesar de todo, asegura Astorga que «no hemos avanzado tanto»: «Todavía hoy por hoy estamos pidiendo personajes femeninos importantes; todavía hay productores que han sido denunciados en el Hollywood más reciente por casos de acoso». «Aunque la película está ambientada en los ochenta tiene por desgracia vigencia absoluta», sostiene.

Ahora que Astorga se pone a dirigir la historia de una actriz en los ochenta, revive también su documental 'Mujeres en acción', un trabajo de fin de carrera en el que analizó el cine de directoras de los noventa como Icíar Bollaín, Chus Gutiérrez o Isabel Coixet. Todas le contaron –dice– que «no tenían referencias» de mujeres directoras. Tampoco ella las tuvo durante su educación fílmica: «Todas las películas que veía en el cine de mi pueblo estaban dirigidas por hombres». Ahora, como profesora de Cine en un instituto, ha incorporado al temario a Alice Guy, «que es la primera directora mujer, con un montón de películas, y que ha desaparecido de todos los libros».

Además