Málaga Ahora consagra en su programa electoral «el derecho a llegar a fin de mes»

Rosa Galindo (en el centro) acompañada por Ángel Rodríguez (número 3) e Ysabel Torralbo (2). /SUR
Rosa Galindo (en el centro) acompañada por Ángel Rodríguez (número 3) e Ysabel Torralbo (2). / SUR

La candidatura que encabeza Rosa Galindo propone una renta municipal complementaria o un parque de vivienda para alquiler social

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Irrumpieron con cuatro ediles en la Casona y 30.000 votos en su haber en las pasadas municipales de 2015, y hoy, cuatro años después, aspiran a revalidar esa confianza a pesar de que por el camino ha quedado el vínculo con Podemos, integrado en esta ocasión en las siglas de Adelante Málaga. El candidato de esta última formación, Eduardo Zorrilla, tendrá que disputarle parte de ese electorado de izquierdas a Rosa Galindo, cabeza de lista de Málaga Ahora después de que las primarias decidieran que fuera ella la que encabezara esta candidatura de corte municipalista y que Ysabel Torralbo –la que se ha mantenido ahora como cabeza visible del grupo– pasara a número 2 de la lista.

En este escenario fragmentado (también) del lado de la izquierda, el grupo presentaba ayer su programa electoral consagrando «el derecho a llegar a fin de mes». Así lo declaraba Galindo, que compareció acompañada de Torralbo y del número 3 de la candidatura, Ángel Rodríguez, para avanzar que su programa electoral, más allá de ese «derecho», está articulado en torno a medio millar de medidas concretas con las que construir una ciudad «feminista, ecológica, habitable y democrática». Y sobre todo, «donde la gente pueda llegar a fin de mes», insistía la cabeza de lista.

Para ello, su grupo presenta como una de las medidas estrella la implantación de una renta municipal complementaria «para que las familias o las personas alcancen un ingreso mínimo de 626 euros, el equivalente al IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples)». Galindo subrayaba en su intervención el matiz de «complementaria y finalista», de modo que esta cantidad adicional que aportaría el Ayuntamiento vendría a complementar de manera directa las ayudas que en su caso se reciban de otros organismos públicos, por ejemplo la Junta de Andalucía.

La pregunta en torno a qué partida presupuestaria será necesaria para poner en marcha esta medida en el caso de que Málaga Ahora gane las elecciones la resolvía ayer Galindo con un «optimizando los recursos». Y para ello dejaba un dato sobre la mesa: «para implementar esta ayuda bastaría con destinar el 0,86% del presupuesto anual del Ayuntamiento –algo menos de siete millones de euros– y eliminar otras ayudas que están dispersas, que la ciudadanía no conoce o que suponen engorrosos trámites burocráticos», sostuvo Galindo poniendo el ejemplo de otros ayuntamientos, como el de A Coruña, que aplica esta medida «sin un coste añadido para las arcas municipales».

Entre los «derechos» derivados de la necesidad de llegar a fin de mes, la cabeza de lista de Málaga Ahora coloca también en el centro de sus políticas el problema de la vivienda: «Tenemos en Málaga más de mil familias con las ayudas concedidas que no pueden acceder a una vivienda por la falta de una red de alquiler», lamentó Galindo, quien propone la creación de un parque municipal para alquiler social a partir «de inmuebles inutilizados de bancos rescatados y de la Sareb, que cuenta con 150 vacías en Málaga».

Tasas para apartamentos turísticos o una concejalía LGTBI+, entre otras medidas del programa

Una nueva fiscalidad que incluya –entre otras– nuevas tasas para los apartamentos turísticos, la apuesta por energías renovables, rehabilitación de edificios o bioconstrucción, la creación de una concejalía específica de LGTBI+ y un aumento de las ayudas «a mujeres supervivientes de violencia machista» representan otras de las líneas básicas de este programa que –avanzaba Galindo– «es el resultado de una redacción colectiva y participada y de nuestros cuatro años de trabajo en el Ayuntamiento». Como balance de legislatura, Galindo se felicitó de que su grupo ha logrado «destapar y denunciar» situaciones «que nunca antes habían salido a la luz»; y con respecto a las expectativas con las que parten para el 26M, tiene una cosa clara: «Creo que nos hemos ganado por derecho un espacio en el Ayuntamiento, pero pase lo que pase nosotros seguiremos haciendo política allá donde estemos». En la calle y en las instituciones.