El pago del bono térmico llegará a las puertas de la campaña electoral

Revisión de un contenedor de la luz. /Avelino Gomez
Revisión de un contenedor de la luz. / Avelino Gomez

El Ejecutivo alega motivos burocráticos por el retraso del abono de hasta 100 euros a los hogares que dispongan del descuento de la luz

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El aproximadamente millón de hogares que tienen ya asignado el bono térmico -la ayuda en forma de pago único para favorecer a las familias con problemas para calentar sus viviendas en invierno- llegará previsiblemente durante el mes de abril. Lo hará después de que en los próximos días el Ministerio de Transición Ecológica remita a los titulares del cheque la misiva en la que les indica su situación para después proceder al abono de la cantidad que les corresponda, según la zona en la que residan.

Aunque el bono térmico era una de las medidas pioneras del departamento que dirige Teresa Ribera en materia energética de protección de los hogares más vulnerables, aprobado en octubre del año pasado, los beneficiarios recibirán ese dinero posiblemente a pocos días de que comience la campaña electoral para los comicios del 28 de abril. El pistoletazo de salida de las dos semanas de ruta electoral se encuentra fijado para el viernes día 12, previo a Semana Santa.

El dinero les llegará con el invierno ya olvidado, aunque el sistema había sido ideado precisamente para que los hogares hicieran frente a las inclemencias de los últimos meses, aunque en esta ocasión ha sido una época mucho más cálida de lo normal.

Desde el Ministerio de Transición Ecológica apuntan a que ha sido la acumulación de «cuestiones administrativas» la que ha provocado que el pago haya sufrido retrasos con respecto a los planes iniciales de ese departamento. El rechazo al proyecto de Presupuestos del Estado para 2019, por una parte, así como el adelanto de las elecciones generales, han influido en todo el proceso legal necesario para poner en marcha esa nueva medida. Además, el Ministerio tiene que usar partidas de los Presupuestos prorrogados, lo que también ha supuesto otro escollo en el camino del cheque.

El propio departamento liderado por Ribera había asumido el abono de esa ayuda a los beneficiarios en 2019, para que llegara cuanto antes a los hogares que lo necesiten. Porque el bono térmico debe ser pagado a través de las comunidades autónomas aunque en esta ocasión lo hará directamente el Ministerio de Transición Ecológica, donde confían que se haga efectivo de forma «inminente».

Un millón de perceptores

De esta forma, a los actuales perceptores del descuento del que disfrutan en su factura de la luz se les abonará un pago único anual de entre 25 y 100 euros. Corresponde a quienes tengan aprobado el bono eléctrico a 31 de diciembre de 2018. Hasta finales de enero eran aproximadamente 1,1 millones los titulares de contratos eléctricos a los que se les había asignado ese bono social y, por tanto, les corresponde el térmico. Los cálculos iniciales apuntaban que hasta 1,5 millones de hogares podrían acogerse al cheque con el que pueden pagar, por ejemplo, la bombona.

Serán unos 80 millones de euros los destinados a esta ayuda cuya cuantía dependerá de la zona climática en la que se ubique el titular, según los criterios establecidos por el Código de Edificación Técnica. Así, los perceptores que residan en municipios más fríos recibirán cifras más próximas a los 100 euros, que es el límite máximo por titular de contrato de luz. A su vez, aquellos que vivan en zonas cálidas obtendrán un importe que rozará los 25 euros, el mínimo.