Málaga mantiene un crecimiento del 3%, por encima de la media nacional

Málaga mantiene un crecimiento del 3%, por encima de la media nacional

El Colegio de Economistas alerta del riesgo de burbuja en la vivienda por la escalada de precios, pero espera que «se apacigüen»

José Vicente Astorga
JOSÉ VICENTE ASTORGA

La economía malagueña cerrará el año con un crecimiento «rozando el 3 por ciento o superándolo levemente, lo que representa unas tres décimas sobre la previsión para el conjunto del país», aseguró ayer Juan Carlos Robles, decano del Colegio de Economistas. Los vientos de desaceleración a nivel internacional que ya empieza a acusar la economía española no se dejan sentir aún de forma significativa en la economía provincial, según el equipo directivo del Colegio, que ayer presentó en Málaga el barómetro correspondiente al segundo trimestre de 2018.

El turismo, ya con señales de desaceleración después de encadenar récord anuales, permitirá junto al empuje de la construcción un crecimiento por encima del previsto para Andalucía y España, que el Consejo General de Colegios de Economistas sitúa en el 2,7 por ciento para el cierre del año. Entre los datos positivos que refleja el análisis trimestral, se destaca el liderazgo de Málaga en la creación de empresas, y a la vez un índice de mortandad empresarial inferior a la media en Andalucía y del conjunto del país. El aumento del 150 por ciento en vivienda visada –entre julio de 2017 y julio de 2018 se pasó de 1.045 a 2.540– consolidan una tendencia iniciada en los primeros meses del año, si bien no exenta de riesgos por la escalada de precios. «Crecemos y lo hacemos con mejor nota y en mejores condiciones que Andalucía y España. No hay señales de alarma porque seguimos con un crecimiento sano, a buen ritmo y saliendo de la crisis sin notar aún una desaceleración que hará que España deje de crecer a ritmos del 3 por ciento después de seis años», contextualizó Juan Carlos Robles.

Elemento extraño

Frente al comportamiento «positivo e incluso robusto» de los principales indicadores provinciales, el decano no ocultó su preocupación por el elemento «extraño» de la escalada del precio de la vivienda. «En Málaga todavía es extraña la subida acelerada y debería empezar a corregirse para que no llegue a cubrir la caída del precio que se registró con la crisis porque entonces sí estaríamos en riesgo de burbuja». En este sentido, Robles confió en que la puesta en el mercado de más oferta y una menor demanda como resultado del efecto de la desaceleración turística sobre el alquiler vacacional consigan «apaciguar» esta tendencia, que se saldó hasta abril con un aumento de precio de la vivienda del 4 por ciento interanual –frente al 1,4 en Andalucía– y del 16 por ciento en el acumulado desde que los precios tocaron suelo en la crisis, en la que se llegó a una caída del 45 por ciento.

El descenso del precio de la vivienda ha sido en la provincia inferior al registrado en Andalucía, con un 28,4 por ciento frente al 31 por ciento. En relación al turismo, el jefe de Estudios del Colegio, Fernando del Alcázar, relativizó los primeros descensos de julio y agosto en la cifra de viajeros en el aeropuerto después de nueve años de crecimiento continuado y los puso en relación con aumentos interanuales que se mantienen en el 3,8 por ciento. «Málaga no es sólo sol y playa. Hay toda una oferta diversificada y hay que tener presente que de los 18 millones de pasajeros al año cuatro se producen en julio y agosto», abundó sobre un sector que escapó en el segundo trimestre del año al descenso de pernoctaciones en España y Andalucía, y registró un aumento del 1,73 por ciento en el número de extranjeros alojados en hoteles. La cifra de alojados en apartamentos turísticos creció asimismo en 17.651 personas y compensó el descenso global en hoteles. En todo caso, el sector turístico moderará su crecimiento también en Málaga, una tendencia que acusará tanto el vacacional como el residencial, pronosticó por su parte el vicedecano del Colegio, Antonio Pedraza, partidario de apostar por la calidad de la oferta para mantener la competitividad. «El comprador de casas no aparece como aparecía antes, y ese es un sector que consume en los meses de invierno y que representa un 11 por ciento en el PIB provincial», aseguró.

El ritmo de creación de empleo se frena y pasará de 30.000 a 25.000 puestos anuales

La recuperación de los destinos competidores del mediterráneo, pero también la apreciación del dólar del euro y el débil crecimiento en las economías europeas –donde la Costa del Sol tiene a sus principales países emisores– están detrás de este descenso que Pedraza situó en un contexto más amplio. «Hay un cambio de ciclo económico mundial, que en el caso de España se deja sentir en su capacidad exportadora y en la caída del consumo y de encarecimiento de los precios de la energía y la electricidad que los salarios no pueden compensar porque estamos en una senda inflacionista». Pedraza rechazó por «inoportuna» la anunciada subida de impuestos a empresas y rentas altas como vía para afrontar un aumento del techo de gasto público y alertó de la incidencia de decisiones «populistas» en el ánimo de los inversores.

Empleo

La capacidad de la economía malagueña de mantener la velocidad de creación de empleo empieza a contraerse en un contexto de caída del consumo y de frenazo de las exportaciones. Así, el Colegio de Economistas considera que la economía provincial pasará de crear una media de unos 30.000 empleos al año a 25.000, una tendencia a la baja constatada hasta julio pasado. De esta forma Málaga seguirá sin romper la barrera del 20 por ciento en la tasa de paro pese a que antes del pasado verano superó los 628.000 cotizantes, una cifra récord en la serie histórica. Juan Carlos Robles, situó la bajada en la velocidad de crecimiento de afiliados en la particularidad de un mercado de trabajo como el de Málaga que se enfrenta al reto de crear aún más empleo para compensar el aumento de la población activa por la llegada de trabajadores de otras provincias en busca de mejores oportunidades en Málaga.

Presentación del barómetro del Colegio de Economistas.
Presentación del barómetro del Colegio de Economistas. / Francis Silva

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos