El Gobierno analiza si la propuesta de recortes de la CNMC se ajusta a los objetivos energéticos del país

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. /R. C.
La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. / R. C.

La ministra Teresa Ribera aclara que trabajan en un informe «transparente» y recuerda a Jordi Sevilla que solo habla en nombre de REE y no del Ejecutivo

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La propuesta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para recortar el dinero que perciben las compañías energéticas por el transporte y la distribución de luz y gas ha levantado una polvareda de tal calibre en el sector que la propia ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se ha pronunciado por primera vez sobre esta circunstancia al admitir que el Gobierno está estudiando el texto de Competencia para comprobar si es compatible con las previsiones de electrificación del propio Ejecutivo a medio plazo.

Desde el sector han planteado durante las últimas jornadas la imposibilidad de hacer frente a las exigencias del Plan Nacional de Energía y Clima, donde se establece la necesidad de inversiones de hasta200.000 millones de euros a medio y largo plazo para cumplir con los objetivos medioambientales a través de más energías renovables, entre otras muchas medidas. Pero con una reducción de la retribución como la planteada por la CNMC a partir de 2020, consideran que no sería posible alcanzar esos objetivos marcados por el Gobierno.

Ribera se ha referido concretamente a la postura de algunas empresas, como Red Eléctrica (REE), cuyo presidente, Jordi Sevilla, ha atacado la circular del organismo presidido por José María Marín Quemada. «El presidente de Red Eléctrica sabrá lo que dice; habla por su empresa y no en nombre del Gobierno», ha indicado Ribera, quien también ha afirmado que el Gobierno elaborará un informe «transparente» sobre estas circulares.

También se ha referido a la paralización temporal de las inversiones de Naturgy para su filial Nedgia anunciada también este miércoles, apuntando que la compañía, que opera en una actividad regulada, «cuenta con quedarse en el panorama energético español», por lo que considera que «hay que tener en cuenta sus observaciones» y que «no juzga» los comportamientos intermedios previos al cierre de alegaciones el próximo 9 de agosto.

No obstante, Ribera ha recordado que Competencia ya llevaba años anunciado que había que hacer «razonable» el sistema, aunque cree que hay que estudiar en detalle lo que significa la propuesta y en concreto si es compatible con las previsiones y las necesidades de electrificación, con el fin de que el país «cuente con una energía moderna a coste razonable».

Por su parte, la ministra de Economía, Nadia Calviño, considera que la regulación de los peajes debe conjugar el doble objetivo de abaratar los precios de la energía a los ciudadanos y garantizar una retribución suficiente a las empresas para abordar las inversiones necesarias. «En este ámbito de la regulación del acceso es muy importante lograr el adecuado equilibrio entre, por una parte, que los costes sean los más bajos posibles para permitir una bajada de los precios de la energía para todos los ciudadanos, y, por otra parte, proporcionar una retribución suficiente para abordar todas las inversiones necesarias, por ejemplo, de cara al futuro, las líneas inteligentes, la adaptación al cambio climático, a las energías renovables, etc.», ha manifestado en una entrevista radiofónica.