La Muralla conquista casi el 40% de la cuota del mantecado

Eusebio y Joaquín Olmedo, dueños de la firma, con sus hijos José Luis, Beatriz y Rosa./SUR
Eusebio y Joaquín Olmedo, dueños de la firma, con sus hijos José Luis, Beatriz y Rosa. / SUR

La firma estepeña de la familia Olmedo ha diversificado el negocio para producir todo el año y hoy sus dulces no navideños aportan la mitad de los 20,5 millones de euros de ventas

E. FREIRE

José Luis Olmedo tenía ya muy claro con solo 10 años que de mayor quería ser como su padre y dirigir la empresa de mantecados que habían fundado sus abuelos, José Olmedo y Carmen García, en Estepa en el año 1952. Su sueño se ha cumplido y hoy es director general de Dulces Olmedo, fabricante de la marca La Muralla, el líder del sector del mantecado con una cuota de mercado cercana al 40%.

La empresa

Origen
José Olmedo y Carmen García fundaron la fábrica de mantecados La Muralla en Estepa hace ya 66 años. Hoy la propiedad la ostentan sus hijos, Joaquín y Eusebio, y la tercera generación lleva las riendas del negocio familiar.
Alianza
La firma sevillana es interproveedor de Mercadona desde 2010, lo que la ha llevado a dar un gran salto industrial tras una inversión de más de 20 millones.

En los últimos diez años, la compañía ha dado un salto de gigante gracias a la alianza comercial con Mercadona, que ha multiplicado todas sus cifras. Esta asociación había comenzado en 1993 y se estrechó a partir de 2010, cuando La Muralla se convirtió en interproveedor de la cadena de supermercados, una plataforma que ha expandido sus ventas a toda España y ha hecho evolucionar el negocio hacia la diversificación y la profesionalización para producir todo el año, más allá de la campaña navideña. La transformación industrial de La Muralla ha sido radical: si en 2008 tenía una sola fábrica en Estepa de 3.000 metros cuadrados, hoy cuenta con dos factorías, una en esta localidad y otra en la vecina Osuna, que suman 20.000. La firma ha invertido más de 20 millones de euros en este salto industrial y ha multiplicado por siete su capacidad productiva. Ya fabrica siete millones de kilos de dulces, de los cuales cinco millones son mantecados y dos, hojaldres y chocolates. La plantilla ha pasado de 40 trabajadores para los tres meses de campaña, a 300, de los cuales 150 son empleados fijos para todo el año. Con ello, la cifra de negocio se ha multiplicado por ocho, desde los 2,5 millones de euros de 2008 hasta 20,5 millones en 2018.

«Comenzamos a romper la estacionalidad en el año 2013 con la fábrica de chocolates y hojaldres de Osuna. Actualmente, la mitad de la facturación la aportan nuestros productos alternativos al mantecado, que vendemos todo el año. Ha sido una carrera de fondo en la que hemos trabajado duro. Nos hemos quedado con lo mejor de la empresa familiar, pero hemos incorporado grandes profesionales en cada área para estabilizar la producción y ser especialistas en lo que sabemos hacer», explica José Luis Olmedo.

El director general, José Luis Olmedo en la fábrica de Estepa.
El director general, José Luis Olmedo en la fábrica de Estepa. / SUR

La estrategia de La Muralla con el mantecado es la mejora continua y con el chocolate, la innovación. «A partir de la receta tradicional de harina, manteca ibérica y azúcar como ingredientes básicos, se pueden encontrar mejores materias primas para elaborar el mantecado o conseguir un horneado perfecto gracias a la tecnología más moderna», señala el director general. En chocolate, la compañía apuesta por los snacks y la alimentación saludable, como la minibarrita marca Hacendado de 11 gramos de chocolate negro y alto porcentaje de semilla, cereal y galleta, fruto de la co-innovación con Mercadona.