El grupo malagueño Cititravel compra Baviera Golf por dos millones de euros

Vista del campo de golf, que está ubicado en Caleta de Vélez./SUR
Vista del campo de golf, que está ubicado en Caleta de Vélez. / SUR

El campo de Caleta de Vélez formaba parte de los activos que se pusieron a la venta a raíz de la quiebra del Grupo Vera en 2017

NURIA TRIGUERO

Baviera Golf, uno de los campos más emblemáticos de la Costa del Sol oriental, ha encontrado por fin comprador. El recinto, que llevaba a la venta desde la quiebra del Grupo Vera –la empresa que lo promovió y construyó en 2001–, ha pasado a manos de Chakar International Investment SL, que es una sociedad perteneciente al grupo Cititravel, propiedad del empresario lisboeta afincado en Málaga Carlos Charters, y su mujer, Karen Jessen. Dos millones de euros es el precio que han pagado los nuevos dueños, que pretenden sacar al recinto cuanto antes de la lenta agonía en la que estaba inmerso por la falta de recursos y de personal.

La operación se firmó ayer ante notario después de unas negociaciones en las que ha sido clave el asesoramiento del despacho Daniel Pastor & Asociados. En el momento de la rúbrica estuvo presente también la concejala de Empresa y Empleo de Vélez-Málaga, María José Roberto, lo que demuestra la importancia que tiene este campo de golf para el citado municipio, como elemento de atracción turística y dinamización económica. «La firma se ha producido en el momento justo, ya que si no lo compraban antes del 31 de julio, el campo iba a cerrar», indica Pastor.

Y es que pese a que el recinto ha conseguido seguir operativo durante el concurso de acreedores y posterior liquidación de su anterior propietario –lo cual no es nada fácil–, las penurias financieras le han pasado factura. De hecho, en junio 10 de los 17 trabajadores que le quedaban fueron despedidos, motivo por el cual el campo ya no abría los fines de semana ni por las tardes. Además, el restaurante, que estaba explotado por otra empresa que a su vez también está en concurso de acreedores, permanece asimismo cerrado.

Carlos Charters está empeñado en «darle un giro lo antes posible» a la situación de Baviera Golf. «Estamos luchando contra viento y marea para poder restablecer la normalidad lo antes posible», afirma el empresario. Eso implica volver a abrir el recinto todo el día, incluyendo los fines de semana, y poner en marcha de nuevo el restaurante. Para ello serán necesarias nuevas contrataciones. «Estamos encantados de haber adquirido esta empresa; en mi familia somos grandes aficionados al golf», declara, convencido de que muy pronto Baviera Golf volverá a ser plenamente competitivo.

Un activo deseado

Baviera Golf representa uno de los activos más atractivos dentro del paquete de bienes que lleva dos años a la venta a raíz de la liquidación de Grupo Vera. En su caso, dependía de la filial Draba, donde se agrupaban los bienes ajenos al sector constructivo. Han sido muchos los inversores que se han interesado por adquirir este campo de golf de 18 hoyos, que destaca por su recorrido, diseñado en su día por José María Cañizares, y su magnífica ubicación, ya que dispone de una salida muy cercana de la autovía A7 y se encuentra muy próximo al puerto deportivo de Caleta de Vélez. El recinto cuenta con un parking de 200 plazas, vestuarios, casa club y restaurante, entre otros equipamientos. Finalmente ha quedado en manos de unos empresarios malagueños de adopción y amantes del golf, que se proponen devolverle el esplendor perdido.