«El Brexit es una estupidez y creo que acabará en un segundo referéndum»

José Luis Bonet, en la Cámara de Comercio de Málaga. /Félix Palacios
José Luis Bonet, en la Cámara de Comercio de Málaga. / Félix Palacios

José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

Empresario de burbujas (es copresidente de Freixenet) y presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet ha elegido Málaga para hacer una de sus primeras paradas tras ser reelegido en el cargo para los próximos cuatro años. Pese a tratarse de una visita relámpago, el dirigente cameral quiere conocer de primera mano los avances del tejido empresarial en la provincia y reserva un hueco para conceder esta entrevista a SUR. Bonet asegura conocer bien la ciudad y se deshace en halagos con el cambio que ha experimentado la ciudad. Durante su visita repite las palabras digitalización e internacionalización como un mantra al que deben aferrarse los empresarios.

–¿Estaba al tanto del cambio que ha experimentado Málaga en los últimos años?

–Yo tengo un cierto vínculo con Málaga porque una cuñada y su marido viven aquí, y mi hija y su marido viven en Torremolinos, en donde tengo tres nietos. Me gusta mucho la ciudad y creo que es una de las ciudades con proyección en España, la crecida que ha experimentado durante los últimos años es muy evidente.

–¿Cuál es su objetivo principal con esta visita?

–Tenía previsto participar en el comité ejecutivo de la Cámara de Comercio de Málaga, aunque también he aprovechado para realizar algunas visitas, como al Polo de Contenidos Digitales, que es impresionante y creo que va por delante de otros. Creo que es una gran iniciativa que seguro va a tener consecuencias muy positivas para la gente, que es lo que más importa. La digitalización es de suma necesidad y el que no se adapte no hará lo que tiene que hacer.

–¿Cómo ve el tejido empresarial malagueño?

–Mi visión es que Málaga es una ciudad pujante de futuro que está bien orientada y hay que felicitar a los que han promovido esto, fundamentalmente al alcalde de la ciudad. Evidentemente van en la buena dirección, y no digamos nada del turismo, que ya se hace evidente en todas las calles.

–¿Y en cuanto a la digitalización de la que habla?

–En Málaga se está haciendo un gran trabajo en este sentido pero debe seguir, de hecho muchas empresas se han salvado de la crisis gracias a este proceso de digitalización. El que no lo haga quedará fuera de juego. En este asunto, las cámaras de comercio pueden hacer mucho por la digitalización, sobre todo de las pymes porque las grandes cadenas ya están en ello y llevan tiempo en este camino.

–¿Cree que actualmente existe un equilibrio entre los diferentes modelos comerciales?

–No. Está desequilibrado porque España es un país de pymes, pero le habla un empresario que pertenece a una empresa familiar mediana y de dirigentes familiares y se ha convertido en un líder mundial, sobre todo gracias a mi tío José Ferrer Sala. Y ese es el objetivo de las empresas: sobrevivir, progresar y ganar.

–¿Cómo ve el futuro de los pequeños comercios? En Málaga están desapareciendo muchos...

–El comercio más tradicional no debe desaparecer, debe reinventarse y adaptarse a los tiempos que ya están aquí, por lo tanto es clarísimo que se deben introducir en el mundo digital para no desaparecer. El tema es sensibilizar a las pymes para que entren en este terreno.

–¿Cómo se les convence?

–Los comercios deben tener claro que la digitalización va con todos. Ypara ello deben confiar en instituciones de apoyo al mundo empresarial como las cámaras de comercio. Nosotros, en la Cámara de España, hemos montado una comisión de digitalización que, entre otras cosas, ha hecho una pequeña guía para ofrecer oportunidades a los empresarios e informarles de que hay muchas ayudas a su disposición. También es bueno que se establezcan sinergias con instituciones como puede ser el Polo de Contenidos Digitales en Málaga. Es evidentemente que no podrá pedir a algunos que entren de cabeza en este terreno, pero sí que se puede sensibilizar a la gente para que acuda a nuestra llamada.

–¿Cuáles cree que son los principales retos del pequeño comercio?

–Sobre todo la formación, que es el talento de la gente; la globalización, a la que hay que adaptarse sin remedio, y la digitalización. También deberían poner en marcha procesos de innovación como la marca, que es donde está el valor añadido, y darse cuenta de que necesitan entidades representativas fuertes porque son necesarias. Las cámaras trabajamos por la defensa institucional y es muy importante en un sistema que ha funcionado como el español.

El mundo empresarial, que es muy vulnerable a los cambios, ¿cómo afronta el actual proceso electoral?

–Cualquier cambio afecta, aunque lo bueno es que el empresariado tiene su propia iniciativa. Lo mejor es que haya certeza en el ámbito político. Ojalá salga una cosa consistente porque una empresa necesita gobernantes que no sean volátiles. Yo soy optimista porque el empresariado está haciendo los deberes pero es mejor que tengamos un marco político estable.

–¿Cómo viven el cambio de gobierno en Andalucía?

–Con normalidad porque esa es la democracia. Hay que ver cómo funciona ahora y la empresas deben seguir a lo suyo y observando si se hacen las cosas bien para volver a votarlos, o no. Es pronto para valorarlo.

«Las pequeñas empresas deben reinventarse y entrar en el mundo digital para no desaparecer» retos

«Málaga es una ciudad pujante de futuro que está orientada en la buena dirección» Incertidumbres

– ¿Y asuntos como el Brexit? En la Costa hay mucho temor a cómo puede afectar

–El Brexit es muy mal asunto; es una estupidez, que quiere decir algo poco inteligente. Hay que respetar que haya habido un referéndum, pero lo deben reconsiderar. Yo tengo la impresión de que esto acabará en un segundo referéndum para que los ciudadanos puedan elegir con sentido una vez que han visto lo malo que es. Sería muy malo para todos los europeos y para los ciudadanos del Reino Unido.

–¿Es parecido al proceso catalán que usted vive tan de cerca?

–El proceso independentista se ve que no va a ningún sitio, pero hay una cantidad de gente empecinada en una postura independentista y es importante fomentar la concordia. Tenemos que trabajar juntos en lo que conviene a la gente, que es la formación, la internacionalización y la digitalización.

–¿Este tipo de fenómenos afectan a las empresas locales?

–Claro, de esto no escapa a nadie porque genera empobrecimiento. Es muy importante dedicar el máximo esfuerzo a favorecer el diálogo para que la gente actúe de forma racional.