Botín pide que las empresas 'uberizadas' paguen impuestos en los países donde operan

La presidenta del Santander, Ana Botín, en una imagen de archivo. /R. C.
La presidenta del Santander, Ana Botín, en una imagen de archivo. / R. C.

La presidenta del Santander exige igualdad tributaria en el Foro de Davos y el de Iberdrola, Ignacio Galán, apoya el modelo transición energética prevista por el Ejecutivo

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El Foro de Davos (Suiza), un punto de encuentro anual entre empresarios y políticos del mundo desarrollado, está sirviendo a los responsables de las grandes compañías del Ibex-35 para defender su postura ante las medidas que está llevando a cabo el Ejecutivo, cuyo presidente, Pedro Sánchez, se encuentra en ese escenario. Una de las ejecutivas que ha encendido las críticas por la situación tributaria de España ha sido la presidenta del Santander, Ana Botín, quien ha defendido unas reglas de juego «iguales para todos», y que las empresas paguen impuestos «allí donde operan».

Indirectamente, Botín se refería a aquellas compañías vinculadas a los nuevos modelos económicos 'uberizados' -transporte de pasajeros, almacenes virtuales, etc.-, cuyas matrices abonan impuestos en sus países de origen y no en los territorios donde tienen negocio. Por eso, la presidenta del Santander ha insistido en la necesiad de «rediseñar el marco» en el que se trabaja, porque no puede ser el mismo de siempre. Lo ha hecho en una mesa redonda sobre innovación en Europa, en la que ha compartido cartel con el presidente y fundador del Foro, Klaus Schwab, la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, y los primeros ministros de Irlanda, Leo Varadkar, Holanda, Mark Rutte, y Polonia, Mateusz Morawiecki.

Además, ha indicado que para llevar a Europa a la siguiente etapa, se necesitan instituciones sólidas y «completar de una vez el mercado único de servicios», así como «concluir la unión bancaria» de modo que se compartan los riesgos. Por eso, defiende la creación de un fondo de garantía de depósitos, proyecto en el que los ministros de Economía y Finanzas de los países del euro (Eurogrupo) esperan tener resultados a mediados de año.

En ese mismo foro económico, el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha defendido la estrategia del Ejecutivo para desarrollar la transición energética hacia un modelo basado en renovables. Galán ha aprovechado el evento para defender la actitud de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, cuya primera acción fue apoyar la directiva europea en esta materia «en contra de lo que había hecho su antecesor -refiriéndose a Álvaro Nadal-, que se oponía sistemáticamente a ella». La relación del presidente de la eléctrica con el exministro de Energía fueron muy tensas, sobre todo cuando Iberdrola solicitó el cierre de sus dos últimas centrales de carbón en España, algo a lo que Nadal se oponía.

Galán ha indicado que el empeño del Gobierno en cambiar el modelo energético por otro más sostenible, limpio y barato «no va a fracasar», porque el país tiene valiosos recursos «viento, sol, ríos», y en general elementos que pueden hacer que esta transformación constituya una «gran oportunidad, como señaló ayer el presidente Sánchez».

También ha indicado que su compañía está dispuesta a hacer las inversiones necesarias para lograr esos objetivos, en centrales como fotovoltáicas, eólicas, transformación de las hidroeléctricas en reversibles, «ya somos líderes en Europa en almacenamiento por bombeo», redes y sistemas de recarga de vehículos.