La joya del pequeño crédito recupera brillo

Manuel García, en la sede de Monte Activo en Málaga. /Francis Silva
Manuel García, en la sede de Monte Activo en Málaga. / Francis Silva

La Fundación Unicaja moderniza con Monte Activo el servicio de préstamo con garantía de piezas y piedras preciosas

José Vicente Astorga
JOSÉ VICENTE ASTORGA

La esencia de los montes de piedad –facilitar el acceso al pequeño crédito con garantía prendaria, joyas sobre todo– no ha cambiado básicamente a lo largo del tiempo pero sí lo han hecho las formas, los servicios añadidos, la tecnología empleada y también la imagen de una actividad secular que dio origen en su día a las cajas de ahorro. Las entidades herederas de los antiguos montepíos se adaptan a su papel contra la exclusión financiera para quienes necesitan con apenas un sencillo trámite de pequeñas cantidades de dinero en efectivo –el préstamo medio ronda los 700 euros– y aportan joyas como garantía. Monte Activo, la nueva marca con la que la Fundación Unicaja ha modernizado el servicio que presta en Andalucía, ha tenido tradicionalmente en Málaga el centro de una actividad cuya referencia fue la antigua Caja de Ronda, la entidad matriz que dio origen al actual banco hace 28 años y que marcó la pauta de las cajas en Málaga desde principios del siglo XX. La reciente incorporación de las oficinas de Monte Activo en Jaén amplía la red con ventanillas abiertas ya en Cádiz, Almería y Málaga en oficinas bajo un concepto más ágil y moderno. Por ellas pasan unos 27.000 clientes a los que se sumaran los 15.000 que aporta Jaén. Monte Activo, donde trabajan en total una docena de tasadores, espera ampliar también el servicio de custodia de joyas que ha existido tradicionalmente y explorar la posibilidad futura de la venta.

Nuevas sedes y las subastas 'on line' cambian la imagen de un servicio financiero secular con escasa morosidad que creció un 15% en 2018

Las nuevas oficinas abiertas, diseñadas para una atención personalizada y sin colas, ofrecen lo que el presidente de la fundación, Braulio Medel, no duda en calificar de «un servicio público que facilita la inclusión financiera de cualquier persona». En la inauguración de la sede abierta en calle Molina Lario, en la antigua sede de la Caja Provincial, destacó a finales del pasado año cómo «muchas cajas de ahorro han desaparecido pero no los Montes, lo cual denota su acierto». La oficina de Monte Activo de Málaga concentra el 40 ciento por volumen de operaciones y de préstamos, que crecieron casi un 15 por ciento en el último año. La oficina abierta el pasado año en la esquina de la calle Molina Lario atendió a 14.175 clientes y gestionaron más de nueve millones en préstamos. En el conjunto de Monte Activo en las cuatro provincias donde actúa, el ejercicio se cerró con 27.351 pignoraciones y 16,7 millones, una cifra que después de recuperarse en 2017 de dos años de retroceso, se aproxima a los 17 alcanzados en 2014.

Volumen de operaciones y crédito de Monte Activo en Málaga
Volumen de operaciones y crédito de Monte Activo en Málaga / SUR

Cambios

Ciclos económicos y cambios sociológicos han modificado un servicio financiero que alcanzó sus cifras más altas de actividad en 2008, cuando se llegó a las 60.000 operaciones anuales y a los 20 millones en préstamos, cifras que supusieron un récord. Sin embargo, cuando la crisis avanzó, la venta de oro por su precio más alto rivalizó con la actividad de préstamo de Monte Activo y el volumen gestionado decreció. «Fueron momentos muy duros para muchas personas a los que ofrecíamos una vía para atender necesidades puntuales», asegura Manuel García, responsable de Monte Activo y vinculado a la entidad desde 1986, cuando el antiguo Monte de Piedad tenía su sede en la plaza de San Francisco, junto a calle Carretería. Recuerda que cuando empezó a trabajar existía una fuerte demanda de la clientela que requería hasta nueve ventanillas abiertas. El cliente era atendido de pie, unas condiciones que pronto mejoraron para garantizar la privacidad gracias a los turnos y separadores en un tiempo en que a la necesidad de dinero rápido se unía generalmente un sentimiento de vergüenza y cierta tensión en la espera de la tasación y el empeño de joyas de valor familiar. Y es que el perfil del cliente, aunque la mujer representa más del 60 por ciento, ha variado mucho y la fórmula de pequeño préstamo, ya sin los estigmas sociales del pasado, es un vía rápida de obtener dinero para una necesidad urgente. El interés anual, de un 7 por ciento, se eleva unos tres puntos sumados la tasación y el seguro. García Rojas destaca las condiciones actuales de atención al público, que «puede ver cómo se realiza la tasación al otro lado del cristal blindado». El cliente recibe el dinero –el importe del préstamo llega hasta el 70 por ciento del valor de tasación– sin esperas. Apenas un 4 por ciento del volumen de préstamos no se devuelve, un bajo índice de morosidad que evoluciona a la baja porque «después de la crisis, la gente está atenta a no perder una joya familiar». Monte Activo ha encontrado un gran aliado en las subastas 'on line' de las garantías aportadas cuando se produce el impago. Atrás quedan las subastas presenciales en las que profesionales de la joyería las copaban. Internet y las pujas automáticas han incorporado a clientes potenciales de todo tipo. El sistema se estrenó en 2008 de la mano de la CECA, la Confederación Española la Caja de Ahorros. Ese canal cambió el pasado diciembre por exigencias de la Ley de Protección de Datos y ahora se realiza a través de un portal específico (www.preseasubastas.es) creado por la Asociación Nacional de Montes de Piedad, que agrupa a 37 socios. En la actividad de Monte Activo no sólo influyen los cambios de costumbres –las joyas van perdiendo ese carácter de regalo casi excluyente de generación en generación–, sino también el precio del oro, que en momentos de alza compite con su condición de garantía para un préstamo ágil con el respaldo de una institución centenaria.

Un gemólogo experto en tasación que vino de la joyería

Conoce muy bien todas las facetas del oficio. García Rojas iba para veterinario, pero dejó la carrera y terminó en el negocio familiar antes de incorporarse a Unicaja. Se formó en gemología, un disciplina con pocos centros homologados en España, pero fundamental en la actividad de tasación. Garantías como el diamante requieren de tecnología y conocimientos muy específicos en los que se juega una valoración muy diferente entre el diamante natural y el sintético. García Rojas dirige la subcomisión de subastas de la Asociación de Montes de Piedad. Bolsos de oro, cinturones ceremoniales árabes, pedrería, pitilleras, monturas de oro y hasta unos genitales de oro de gran tamaño han pasado por su balanza en 33 años de oficio.

Temas

Málaga