Unicaja cierra el trimestre con beneficios y se refuerza en la recta final de la fusión

El presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga. /
El presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga.

El banco gana 63 millones, un 10,2% más, y mejora indicadores clave para liderar la operación con Liberbank

José Vicente Astorga
JOSÉ VICENTE ASTORGA

Unicaja Banco mejora no sólo resultados en el primer trimestre, con 63 millones de beneficio (un 10,2% más) sino también algunos indicadores clave cara a liderar la integración de Liberbank, que por contra vio caer hasta abril sus resultados hasta los 21 millones, (–28,5%). La rentabilidad sobre fondos propios (ROE) pasó del 4% a finales de 2018 al 6,6% en el banco malagueño, que también redujo la morosidad al 6,3%. Influyeron en el resultado trimestral los 23 millones aplicados a saneamientos, un esfuerzo menor «dados los significativos niveles de cobertura y la continuada reducción de préstamos dudosos», destaca la entidad.

En la junta general de Liberbank celebrada ayer, su presidente, Pedro Rivero, se limitó a indicar que «se sigue con los contactos», un mensaje en línea con el expresado el pasado jueves por el presidente de Unicaja, Manuel Azuaga, que confía en novedades en torno al proceso en «próximas semanas». Ayer, el director financiero de Unicaja, Pablo González, insistió en que se trabaja en un «acuerdo potencial» sobre el que no harán comentarios públicos «hasta que haya una decisión final». El reparto de poder en el banco resultante, la ecuación de canje, sigue como principal escollo para el acuerdo que habrán de someterse a los accionistas. Unicaja contabiliza hasta marzo 56.411 millones en activos y 40.617 millones Liberbank, una proporción 58%–42% en el que uno y otro banco quieren hacer valer factores de revisión a su favor. Por beneficio, margen bruto, margen de explotación, depósitos de clientes y nivel de cobertura de activos dañados, la posición de Unicaja sale reforzada en este primer trimestre con un peso relativo muy superior al 65% en la comparativa, y mejores ratios de solvencia.

En una jornada donde el sector financiero vio caer un 0,70%, la Bolsa premió con un 1,39% a Unicaja, cuyos 63 millones de beneficio supondrían una ponderación teórica del 75% en la entidad resultante. El banco logró aumentar hasta abril sus ingresos totales en relación a igual período de 2018 (de 250 a 258 millones, un 3,3% más) gracias principalmente a las comisiones, que crecieron un 5,1%. Liberbank vio caer ese margen bruto un 12,2%. El de intereses, por contra, se redujo en Unicaja un 4,8% y pasó de generar 152 a 145 millones en el cómputo interanual, frente a un aumento del 8,6% en el banco asturiano. El margen de explotación (antes de saneamientos) alcanzó los 108 millones, un 14,4% más gracias a la mejora de gastos de explotación, que bajaron un 3,4%. Ese margen de explotación, en Liberbank, descendió un 28%.

Crédito

La concesión de crédito creció un 26% hasta los 1.157 millones. El de particulares lo hizo en un 29%, aumento encabezado por los préstamos hipotecarios (un 20% más) seguidos de los créditos al consumo (55%), lo que permite que el saldo neto del crédito al sector privado empiece a repuntar tras años en que las nuevas concesiones no compensaban el desapalancamiento de empresas y familias. Así, se registró un 0,3% de aumento respecto al último trimestre de 2018. En los últimos doce meses, la entidad destaca la evolución también favorable, con aumentos del crédito del 1,2%. También aumentaron en un 1,8% los recursos captados en ese periodo entre clientes minoristas hasta situarse en los 51.002 millones, gracias a depósitos a la vista, que crecieron un 10,5%, seguros de ahorro (16,3%) y fondos de pensiones (4,8%).

El drenaje de activos dañados –préstamos dudosos más inmuebles adjudicados– se convierte en un esfuerzo clave para mejorar la solvencia y afrontar la futura integración de Liberbank. En el caso de Unicaja se traduce en 872 millones (–20,1%) menos en los últimos doce meses pesando en el balance. 737 millones son de activos dudosos (–28,7%) y 135 millones a inmuebles (–7,6%). El saldo se situó en 3.473 millones, anticipando dos años el objetivo de situar esos activos por debajo de los 3.500 millones, un 2,7% del total de los activos del banco a cierre de marzo de 2019 frente al 3,1% de hace un año.

En términos de solvencia, Unicaja presentaba una ratio de capital ordinario de primer nivel (CET 1) del 14,9%, y de capital total del 15,1%, entre las más elevadas del sector. En términos de 'fully loaded' (una vez finalizado el período transitorio para aplicar la normativa de solvencia), Unicaja Banco cuenta con una ratio CET1 del 13,3%, y de capital total del 13,5% para garantizar riesgos, superando holgadamente los requisitos fijados por el BCE a la entidad para 2019:una ratio CET1 del 8,75% y de capital total del 12,25%. La entidad subraya en la información facilitada ayer una «excelente posición de liquidez», con una ratio de crédito sobre depósitos de clientes próxima al 73% y unos activos líquidos netos –principalmente deuda pública– de 13.653 millones, un 24,2% del balance.