Los falsos autónomos, en el punto de mira del Ministerio

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Fenómenos como el de la economía colaborativa, que promueven multinacionales del transporte de viajeros como Uber o Cabify, o de la logística, como Deliveroo o Glovo, están en el punto de mira de los inspectores fiscales, ya que a menudo son un nicho de irregularidades, al fomentar figuras como la de los falsos autónomos, trabajadores por cuenta propia pero que dependen económicamente de un único pagador, que regula además completamente su jornada laboral.

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, considera «absolutamente intolerable» el «abuso» que están haciendo algunas empresas sobre esta figura, contratando bajo esta fórmula a trabajadores «con los que mantienen una relación laboral real». Valerio destaca la necesidad de elaborar un plan contra la explotación laboral, como ya anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que intensificará la acción de los inspectores de trabajo. «No se debe utilizar la legislación laboral de manera abusiva cuando implica peores condiciones de trabajo», argumenta.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Andalucía (ATA-Andalucía), Rafael Amor, advierte de que el número de falsos autónomos en España no ha crecido con la crisis, sino que ha cambiado de sectores, situándose en unos 200.000 euros. «No sólo están en el transporte o la logística, también hay en las administraciones públicas y en los medios de comunicación», dice. «Hay mecanismos para denunciar».

Más

 

Fotos

Vídeos