Montecarlo

Once veces Nadal en Montecarlo

Nadal celebra su undécimo título en Montecarlo./Efe
Nadal celebra su undécimo título en Montecarlo. / Efe

El español derrota al japonés Kei Nishikori (6-3 y 6-2) y hace historia en la tierra del Principado con su undécimo título

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

No hay quien pueda con Rafa Nadal en Montecarlo. El español agrandó su leyenda en la tierra de Montecarlo, donde se siente como en casa y donde su tenis es inconmensurable. Nadal derrotó en la final al japonés Kei Nishikori (6-3 y 6-2) y conquistó su undécimo título en el Principado, lo que le convierte en el primer tenista de la historia que gana tantos títulos en un sólo torneo y ya de paso, convertirse en el que más títulos de Master 1.000 ha levantado (31).

     El número uno del mundo no necesitó sacar su mejor tenis para derrotar a un rival que apenas puso resistencia y que notó las casi cinco horas más que había pasado esta semana sobre la arcilla monegasca. Es verdad que en el tercer juego del partido, el japonés le rompió el saque a Nadal tras sufrir para mantener el suyo en el juego anterior -se alargó casi once minutos-, pero esa situación adversa, lejos de hundir la moral del español le hizo sacar su carácter hasta ponerse 5-2 en el set ganando los siguientes cuatro juegos. Consiguió cerrar el primer set a su favor apoyándose en su saque, en su derecha y en su juego psicológico que consigue minar la moral del contrario. En la pista sólo había un jugador y ese era Rafa Nadal.

Más información

En el segundo set el japonés siguió pensando en que se le había escapado el primero, en que tendría que hacer una proeza para darle la vuelta al marcador y en que enfrente tenía a un tenista que jugaba para conquistar su undécimo título en la tierra monegasca. Aguantó como pudo el japonés su primer servicio, pero en el segundo Nadal envió una derecha cruzada que limpió la línea de arcilla y obligó al juez de silla a bajar para dar el ok al punto que significaba el break para Nadal y el comienzo de la sepultura para Nishikori, que veía cada vez más cuesta arriba el partido.

Entonces en pista apareció ese Rafa Nadal que es especialista en minimizar a sus rivales y en dar la sensación de que gana con una facilidad pasmosa y que entre el resto de tenistas y él hay un mundo cuando juegan sobre la tierra batida. Así lo demuestra que no haya perdido un set sobre esta superficie en lo que va de año y en la que ha ganado el 90% de los puntos. Porque Nadal siempre deja esa sensación de que para ganarle un punto tienes que derrotar al Imperio Romano. Las palabras de Nishikori tras el partido dejan claro que el japonés sufrió de lo lindo en la pista: «No sólo dar la enhorabuena por ganar el torneo, sino por el gran nivel mostrado durante toda la semana. Ha dominado demasiado». Tan difícil lo debió ver, que el japonés desapareció de la pista y sólo hubo un jugador sobre ella, Rafa Nadal, que le derrotó por 6-2 para certificar su victoria y hacer historia en Montecarlo, donde no ha cedido ni un solo set y ha mordido su undécimo trofeo.

«Cada año es un sentimiento diferente y hoy es una gran noticia para mí, que volvía de una lesión. Es muy bueno de cara a mi confianza» NAdal

Si hace un año, en esa misma pista y en la misma superficie Rafa Nadal se convertía en el jugador con más títulos sobre la arcilla, desempatando los 49 entorchados que logró Guillermo Vilas, este domingo dejó al legendario tenista argentino a cuatro entorchados y con todo a favor para seguir ampliando la ventaja. «Los últimos cinco meses han sido muy difíciles, muy duros y siempre es una alegría poder ganar aquí», dijo un emocionado Nadal. «Cada año es un sentimiento diferente y hoy es una gran noticia para mí, que volvía de una lesión. Es muy bueno de cara a mi confianza», añadió. Y es que en el punto de mira tiene Barcelona, Madrid, Roma y Roland Garros.

 

Fotos

Vídeos