Balonmano

El hijo de Urdangarin, fichado por el equipo del malagueño Antonio Carlos Ortega

El segundo hijo de la Infanta Cristina se ha mudado a Hannover para dedicarse al balonmano de forma profesional./ABC
El segundo hijo de la Infanta Cristina se ha mudado a Hannover para dedicarse al balonmano de forma profesional. / ABC

El entrenador, el exjugador de balonmano malagueño más laureado, es amigo personal de sus padres, Iñaki Urdangarin y la Infanta Cristina

SUR

Pablo Nicolás, el segundo hijo de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, se ha mudado a Hannover para dedicarse al balonmano de forma profesional. El joven, que cumplirá la mayoría de edad en diciembre, ha sido fichado por el equipo que entrena el malagueño Antonio Carlos Ortega, -el equipo alemán TSV Hannover Burgdof, que forma parte de la primera división de la Bundesliga-, amigo personal de sus padres y que asistió incluso a su boda en Barcelona el 4 de octubre de 1997, tal y como informa Rosalía Sánchez en ABC en su web. Así, coincidiendo con el arranque de la temporada deportiva y tras destacar en Suiza en las ligas juveniles, Pablo Nicolás se ha trasladado desde la residencia familiar en Ginebra a Hannover, en Alemania.

El equipo fue presentado, junto a Lukas Becher, como incorporación de refuerzo de la plantilla. El responsable del equipo juvenil es Iker Romero, que tampoco es ningún extraño para los padres de Pablo Nicolás. Ambos entrenadores fueron destacadas figuras del balonmano español en la década de los 90 y, junto con Iñaki Urdangarin, olímpicos en varios juegos consecutivos. El marido de la Infanta Cristina jugó en el F.C. Barcelona desde 1986 hasta el 2000, equipo que compartió con Antonio Ortega desde 1994 hasta 2005 y con Iker Romero desde 2003 hasta 2011. Ambos jugaron además en la selección española y Ortega, fue uno de los jugadores que junto a Iñaki Urdangarin ganó las cinco Copas de Europa consecutivas (1996-2000) y el bronce en los Juegos Olímpicos de Sídney.

Un tercer español y barcelonista, Cristián Ugalde, está en la nómina profesional del equipo y es conocido de la familia, por ser hermano de otro extremo que también fue compañero de Urdangarin padre en la selección española.

El exjugador de balonmano malagueño más laureado

Han pasado ya 13 años desde que el exjugador de balonmano malagueño más laureado, Antonio Carlos Ortega, levantara su sexta Champions (2005), una cifra que sólo superan 3 jugadores en todo el mundo (con 7 copas), todos ellos excompañeros suyos del Barcelona de mediados de los 90. El mejor equipo que ha vivido este deporte en nuestro país, el llamado 'Dream Team'. Ya retirado y como entrenador, Ortega aprendió a ver esta competición, la máxima a nivel continental, desde la visión más técnica, llevando hasta en dos ocasiones al Veszprem húngaro a la 'final four' de la competición (2014 y 2015). Sin embargo, tras una mala racha del Kolding danés, el malagueño vuelve a sonreír, vuelve a jugar en Europa, con el Hannover de la Bundesliga alemana, y en la EHF Cup, la segunda competición europea.

Lo cierto es que, a primera vista, puede parecer que a nivel de calidad ha dado un paso atrás al quedar relegado a un equipo que disputará la segunda categoría continental. Sin embargo, no todos saben que, gracias a Ortega, este modesto club alemán logró vivir al cierre del pasado curso la mejor temporada de su historia. «Hemos batido muchos récords: el de imbatibilidad en casa, récord de partidos sin perder (15 encuentros), récords de puntos (47) y hemos estado muchísimo tiempo estando entre los primeros puestos y también conseguimos llegar a Europa, que en la historia del club sólo se había logrado una vez», argumentaba el entrenador a SUR, entrevistado el pasado mes de julio.

Pablo Nicolás, una vida independiente

Pablo Nicolás enfoca de esta manera su vida profesional hacia el deporte, después de acabar sus estudios en el École Internacionale de Géneve (Ecolint) y de c, con una comida a la que asistió su tía materna, la Infanta Elena, y su abuela paterna Claire Liebaert.

Según varias publicaciones, Pablo Nicolás se ha instalado ya en una residencia para los deportistas, la misma en la que se aloja parte del de la A-Jugend, la sub-19 del TSV Hannover Burgdorf. Si para muchas familias españolas la edad de 17 años para lanzarse a la vida independiente puede parecer algo prematura, en Centroeuropa es lo más común, de manera que Pablo Nicolás no está actuando sino como el resto de amigos. A apenas una hora de vuelo de su casa, seguirá viendo a su madre con relativa asiduidad y, tras este primer año de adaptación, la familia podrá reunirse con cierta frecuencia, teniendo en cuenta que el exduque de Palma podrá solicitar los primeros permisos cuando haya cumplido una cuarta parte de su condena, en diciembre de 2019. Desde ese momento podrá disfrutar de 36 días al año de salidas. Este régimen podría adelantarse si Iñaki Urdangarin solicita participar en un el PIT (Programa Individualizado de Tratamiento), lo que le permitiría una aceleración del proceso gracias a su buena conducta.

Ahora, Pablo Nicolás deberá concentrarse en un estricto régimen de entrenamientos y partidos, además de los viajes constantes por toda Alemania según la agenda de encuentros que marca la Bundesliga de balonmano.

 

Fotos

Vídeos