Antequera sienta las bases de la selección española para el Europeo

Antequera sienta las bases de la selección española para el Europeo
Antonio J. Guerrero

Enmedio de un gran ambiente se lograron seis nuevas mínimas continentales, una sub-23, y ocho atletas más revalidaron sus marcas

MARINA RIVAS

En lo puramente estadístico, el éxito del Campeonato de España de Antequera podría resumirse en seis nuevas mínimas europeas, siete atletas que validaron su pase continental y ocho récords nacionales. Sin embargo, de centrarse en la emoción, el valor sería incalculable. La localidad malagueña echó el cierre a un certamen para el recuerdo. Las alegrías llegaron desde primera hora de la mañana del sábado, cuando el olímpico Eusebio Cáceres logró la mínima para Glasgow (7.99 en longitud), que todavía no había conseguido. Tras él llegaron la de Maialen Axpe en pértiga (4,50), que además se convirtió en la segunda mejor marca española de la historia; Carlos Tobalina (20,39), en el lanzamiento de peso –donde reapareció el malagueño Borja Vivas (el mejor de los 13 representantes costasoleños), todavía sujeto a la recuperación de su lesión– y por último, para poner el broche de oro a la primera sesión nacional, Cristina Espejo puso en pie a la grada. Y además, en una de las modalidades que habitualmente menos mediáticas, el 3.000. Fue campeona de España absoluta por primera vez y pidió paso en Europa (9:02.45).

Fue una jornada en la que los grandes atractivos del campeonato no perdonaron. El subcampeón olímpico Orlando Ortega se alzó con el título, implacable, en los 60 metros vallas, y ya en el segundo día de competición, el plusmarquista nacional Óscar Husillos tampoco faltó a su cita con el oro. Sin duda, el 'expreso de Astudillo' fue uno de los más aclamados por la grada, que acumuló unas 4.000 personas por sesión.

Podio con sólo 15 años

Buscando su hueco en la historia, dos soberanas protagonistas se convirtieron en el centro de todas las miradas. La catalana María Vicente ya partía como favorita, pero nadie podía esperar que saliera de Antequera con un triple récord nacional: el sub-20 en 60 vallas (8.35), la mejor marca de todos los tiempos en longitud dentro del pentatlón (6.36) y el récord de España absoluto de pentatlón (4412 puntos), que arrebató a su compañera Bárbara Hernando (lo tenía desde 2011). Tres récords para una y cuatro para la segunda gran protagonista. La campeona del mundo de fútbol con la selección española sub-17 Salma Paralluelo, con sólo 15 años, batió los récords nacionales sub-16 y sub-18 con 54.10 en el 400. Y, al día siguiente, mejoró su propia marca y obtuvo el bronce en la final (53.83), con un nuevo récord sub-18 y también sub-20. Una marca que trajo consigo la mínima europea en categoría sub-23 y una presea absoluta que no caía en manos de una atleta tan joven desde hace 46 años. Entonces fue la olímpica Isabel Mozún, en salto de altura, con 13 años y 10 meses (en 1973).

Los datos

Campeones de España:
Sergio López y Jaël Bestué (60), Orlando Ortega y Cari Jerez (60 mv), Daniel Rodríguez y Patricia Urquía (200), Óscar Husillos y Laura Bueno (400), Mariano García y Zoya Naumov (800), Jesús Gómez y Esther Guerrero (1.500), Artur Bossy y Cristina Espejo (3.000), Carlos Tobalina y Úrsula Ruiz (peso), Marc Sánchez y Cristina Ferrando (altura), Eusebio Cáceres y Leticia Gil (longitud), Pablo Torrijos y Patricia Sarrapio (triple), Maialen Axpe y Adrián Vallés (pértiga), y María Vicente y Jonay Jordán (combinadas).
Mínimas europeas:
Úrsula Ruiz (peso), Maialen Axpe (pértiga), Eusebio Cáceres (longitud), Cristina Espejo (3.000), Carlos Tobalina (20,39) y Salma Paralluelo (400, sub-23).
Refrendan mínima:
Laura Bueno, Lucas Búa y Óscar Husillos (400), Sergio López y Daniel Ambrós (60, sub-23) Patricia Sarrapio (triple), Yidiel Contreras (60 vallas) y Pablo Torrijos (triple).

Entre tanta final encadenada, llegó un último billete para Glasgow, el de Úrsula Ruiz, con una marca de 17,14 en peso, la quinta mínima absoluta y sexta en total. Sin embargo, hasta seis atletas consiguieron avalar su marca europea, en una selección que se definirá por el rendimiento de Antequera. Volvieron a hacer mínima Yidiel Contreras (7.64 en los 60 vallas), Patricia Sarrapio (13.92 en triple), Sergio López y Daniel Ambrós (6.69 y 6.73 en el 60 sub-23), Pablo Torrijos, que reapareció tras pasar por quirófano en noviembre (16.61 en triple), y en 400, Lucas Búa (46.62), Laura Bueno (53.08) y Óscar Husillos (46.37).

También quedó espacio para las sorpresas en esta última jornada. Entre otras, la del andaluz Daniel Rodríguez, nuevo campeón de España absoluto de 200 (21.08 ). En la velocidad, Sergio López puso en pie a la grada batiendo al plusmarquista Yunier Pérez, que partía con la carta de favorito en una final en la que el tres veces campeón de España Arian Olmos Téllez vio la roja por una salida nula. Además, un nuevo campeón nacional de 800 se coronó en Antequera, apenas una semana después del recibir el título español sub-23, Mariano García, una de las grandes sensaciones, que entró en la élite como absoluto. Al igual que Jesús Gómez, que sobresalió en el 1.500 al derrotar al tercero del mundo bajo techo, Saúl Ordoñez.

Grandes resultados, una selección española casi resuelta cara al Europeo de Glasgow y una cita nacional que pone de relieve el potencial con el que piden paso los más jóvenes ante los más experimentados, que buscan reinventarse para prolongar su trayectoria. Aunque, sin duda, la mayor imagen de satisfacción la reflejó la grada, que aplaudió a cada uno de los atletas que saltaron al tartán y se emocionó gracias a una generación que ya empieza a hacer historia.

Antonio J. Guerrero

Más