Semifinales I Ida

Messi pone rumbo al Metropolitano

Messi celebra con sus comàñeros uno de sus dos tantos anotados ante el Liverpool./Lluis Gene (Afp)
Messi celebra con sus comàñeros uno de sus dos tantos anotados ante el Liverpool. / Lluis Gene (Afp)

El Liverpool engulló al equipo azulgrana, pero Luis Suárez y Messi pusieron los goles que dejan al Barcelona con un pie en la final de la Champions

JESÚS BALLESTEROSBarcelona

Si usted, querido lector, es uno de los desafortunados que no ha podido ver el espectáculo ofrecido sobre el verde del Camp Nou, puede que crea que fue un paseo para el Barcelona ante el Liverpool. Nada más lejos de la realidad. Pero entenderá que Leo Messi, el de siempre, terminó siendo decisivo para colocar a su equipo más cerca de la final de la Champions. Fue injustísimo el fútbol con el conjunto inglés, pero Celia y Jorge sólo tuvieron un hijo llamado Leo y éste juega con la zamarra azulgrana.

Entre ceja y ceja tiene el '10' levantar la orejona este año y su irrupción cuando peor estaban los suyos (pese al 1-0 a favor) habla mucho de lo predestinado que parece para ganar de nuevo la Champions. Sería la quinta para un futbolista que no soporta comparación y que otro 1 de mayo, pero hace 14 años, anotaba el que sería su primer gol con el Barcelona. Ante el Liverpool, a las puertas de una finalísima de la máxima competición continental, marcaba un doblete con el que alcanza los 600 tantos como azulgrana.

El fútbol se inventó para noches como ésta. Como si no hubiese un mañana, Barcelona y Liverpool salieron al verde en busca del gol, fin último de este bendito deporte. Tan eléctrico fue el duelo, que los minutos volaban en el cronómetro. Mereció algo más el conjunto inglés, pero al irónico Klopp se le congeló la sonrisa importada que siempre luce con el doblete de Messi. No hay imágenes, pero quizás para sus adentros también aplaudió el tercero, un golazo que quedará por siempre en los anales de la competición.

Dominio red sin premio

Salah y Mané son diferenciadores en el equipo inglés y volvieron locos a Lenglet y Pique, exigidos y, por momentos, superados por los dos velocistas del Liverpool. Pero no era su noche. El balón que estrellaron en el palo en los últimos segundos fue el mejor ejemplo de ello. Se resistió con más complicaciones de la cuenta el Barcelona pese al gol inicial. Luis Suárez se había puesto la zamarra de las grandes noches para reverdecer viejos laureles. Hasta tal punto que abrió la lata, tras gran jugada colectivo y centro de Alba. Apareció el killer uruguayo, el '9' que fichó el Barcelona, el aguerrido y batallador que no da bola alguna por perdida. Y con su gol, el Barcelona golpeó primero.

3 FC BARCELONA

Ter Stegen, Sergi Roberto (Aleñá, min. 93), Piqué, Lenglet, Jordi Alba, Busquets, Rakitic, Arturo Vidal, Coutinho (Semedo, min. 60), Messi y Luis Suárez (Dembélé, min. 92).

0 LIVERPOOL

Alisson; Joe Gomez, Matip, Van Dijk, Robertson; Wijnaldum (Firmino, min. 78), Fabinho, Milner (Origi, min. 84); Mané, Salah, Keita (Henderson, min. 24).

Árbitro:
Bjorn Kuipers (holandés). Amonestó a Lenglet, Fabinho, Messi, Jordi Alba.
Goles:
1-0. min. 26. Luis Suárez. 2-0. min. 75. Messi. 3-0. min. 82. Messi.
Incidencias:
Estadio Camp Nou. 98.299 espectadores. La mejor entrada del Camp Nou en la presente temporada.

El primer gol del charrúa en Champions después de un año se convertía en el 500 del Barcelona en la competición y tuvo pronta respuesta del Liverpool. No habría rendición y Mané desaprovechaba un centro espectacular de Salas para haber colocado las tablas en el electrónico. El equipo de Anfield mantenía el guión pese al gol en contra y buscaba la presión alta para evitar que el Barça saliera cómodo desde atrás. La consigna era marcar como fuese en el Camp Nou. Antes de la estelar aparición de Messi, fue Ter Stegen, como en otras ocasiones, el que sostuvo al Barcelona con paradas increíbles.

Más información

Los minutos pasaban y gol inglés se antojaba cercano. Superado el Barcelona por la presión del rival veía como su portero seguía salvando a los suyos. No llegaba a entender el cuadro culé que la victoria pasaba por recuperar el control del choque. Un control que había perdido por completo. Tras el descanso, el choque se jugaba por completo en los dominios del Barcelona para nerviosismo de la grada. El Liverpool se hacía merecedor de un gol para sufrimiento de los locales. Mientras que en el Barcelona esperaban como agua de mayo la aparición de Messi. Y el '10' irrumpió, con algo de fortuna de inicio, pero apareció para marcar el gol de la tranquilidad y para cerrar, minutos más tarde, el choque y quién sabe si la eliminatoria con uno de los goles de la temporada. Si aún no lo ha visto, recréese en este jugador descomunal y un golazo que bien puede valer una final. Yo he visto jugar a Messi.

.