Un luchador con un gran potencial

Adrián Justicia, con la medalla de oro conseguida en el Campeonato de España de yawara-jitsu. :: sur/
Adrián Justicia, con la medalla de oro conseguida en el Campeonato de España de yawara-jitsu. :: sur

Adrián Justicia Ruiz

EUGENIO CABEZAS

Adrián Justicia se apuntó al gimnasio Juayman hace poco más de dos años. Al principio lo hizo para mantenerse en forma, haciendo pesas y acudiendo a clases de body-pump y body-combat, entre otras. Sin embargo, a los pocos días supo que en el centro deportivo de Torre del Mar se imparten también clases de jawara-jitsu, por entonces de la mano de José Antonio Jiménez. «Probé y me encantó. Nunca antes había hecho artes marciales, pero me enganchó», cuenta este joven nacido en Barcelona hace 16 años, pero afincado en Torre del Mar desde 2011.

MUY PERSONAL

uFecha de nacimiento: 10 de abril de 2000.

uLugar: Barcelona.

uCurso: 1.º de Bachillerato de Ciencias.

uCentro: IES Miraya del Mar, en Torre del Mar.

uClub: Dojomar de Torre del Mar.

uPalmarés: Campeón de España en categoría juvenil de yawara-jitsu en combate peso medio, en Tarrasa, y dos veces campeón andaluz, en Nerja, en la misma categoría y modalidad.

En apenas dos temporadas, Justicia ha conseguido hacerse un hueco en el panorama nacional de este arte marcial aún minoritario, aunque cada día con más adeptos en todo el país y especialmente en Málaga. Así, el pasado año consiguió vencer en sendos torneos regionales disputados en Nerja en los meses de abril y junio, y en noviembre se proclamó, contra pronóstico, campeón de España de combate en categoría juvenil y en peso medio, de entre 68 y 73 kilos.

Con un peso de 71 kilos, venció en la final al yawaraca catalán Paul Casademunt, que es cinturón negro segundo dan, mientras que Justicia es todavía cinturón verde. Anteriormente, se había impuesto en la semifinal al madrileño Sergio Mambrilla, también cinturón negro primer dan. «Me gusta el yawara-jitsu porque he comprobado que si te esfuerzas, puedes conseguir lo que te propongas, y ves los resultados», confiesa el joven torreño, que estudia primero de Bachillerato de Ciencias en el IES Miraya del Mar de Torre del Mar.

Aunque tiene claro que quiere estudiar Ingeniería Robótica en la Universidad de Málaga, su objetivo es seguir practicando este arte marcial «muchos años». De hecho, él ha introducido a su hermano mayor, Antonio, de 24 años, en este deporte. «Nuestros padres nos apoyan en todo y están contentos, ven que es un deporte sano y limpio, que estamos yendo al gimnasio y que nos cuidamos mucho», confiesa el menor de los dos hermanos Justicia Ruiz.

Además de las artes marciales, como el kempo, al joven le gusta montar en bicicleta de montaña y el senderismo «para respirar aire puro». Cuando no está estudiando o entrenando a las órdenes de su otro preparador, José Ángel Martínez, a Justicia le gusta ver vídeos en Internet de combates y exhibiciones de katas de artes marciales, para seguir aprendiendo y mejorando. Su próximo reto es examinarse del cinturón azul, con el que espera competir este año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos