Austin no suena tan lejos de Ronda

El Auditorio Blas Infante, en el balcón del Tajo de Ronda, es uno de los escenarios. /J. M. Grimaldi
El Auditorio Blas Infante, en el balcón del Tajo de Ronda, es uno de los escenarios. / J. M. Grimaldi

Una veintena de bandas americanas convierten cuatro pueblos de las serranías de Málaga y Cádiz en una sucursal de la capital de Texas en el Pueblos Blancos Music Festival

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Durante cuatro días de septiembre sucederá algo singular en cuatro pueblos del interior. No se extrañen si ven gorros tejanos en Montejaque, si junto al Tajo de Ronda y en el Mirador de Grazalema se escucha country en vez de flamenco o si las guitarras eléctricas hacen de capote en la plaza de toros de Villaluenga del Rosario. Del 6 al 9 de septiembre, las Serranías de Ronda y Grazalema se transforman en una sucursal de Austin, la capital mundial de la música en vivo. Los sonidos de raíz americana se cuelan entre casas encaladas y vistas al valle en la tercera edición del Pueblos Blancos Music Festival 2018.

En detalle

Fechas
Del 6 al 9 de septiembre.
Escenarios
El Auditorio Blas Infante en el balcón del Tajo de Ronda, la plaza de la Constitución de Montejaque, el Mirador del Tajo de Grazalema y la Plaza de Toros de Villaluenga del Rosario.
Entrada
Libre
Más información
La agenda completa de los conciertos en la página web pueblosblancosmusicfestival.org .

Una veintena de grupos llegados principalmente de la capital tejana –pero también de Nashville e incluso Sidney– ofrecerán un centenar de conciertos gratuitos en cuatro escenarios con encanto (desde las 13.00 horas a la 1.00 hora, según lugar). El Auditorio Blas Infante en el balcón del Tajo de Ronda, la plaza de la Constitución de Montejaque, el Mirador del Tajo de Grazalema y la Plaza de Toros de Villaluenga del Rosario se abren al rock, el blues, el country, el tex-mex, el jazz, el funk y el R&B de bandas profesionales al otro lado del charco que buscan aquí su primera plataforma en Europa.

Compartir experiencias

«Vienen por el encanto de los pueblos blancos, por compartir experiencias, estrechar lazos con otros músicos y darse a conocer aquí», explica Josu Camacho, gerente de Perform in Spain y fundador del evento junto al músico y filósofo Phil Plata y Juan de Castro, miembro de la Fundación Sierra de Líbar y gestor de la Oficina de Turismo de Montejaque. Por eso, actúan sin caché y hasta se hacen cargo de sus billetes de avión. Sin patrocinios privados y con el único respaldo de los Ayuntamientos implicados y las Diputaciones de Málaga y Cádiz, el presupuesto es muy ajustado.

El country, el rock, el blues y el jazz se apoderan del 6 al 9 de septiembre del Tajo de Ronda, el Mirador de Grazalema, la plaza de Montejaque y el coso de Villaluenga del Rosario

La atmósfera que se crea compensa la falta de fondos. Tras dos ediciones, se ha formado una «comunidad de músicos» que tiene en este festival un punto de encuentro entre ellos, con las gentes de los pueblos blancos –vecinos y artistas «comparten la misma barra»– y también con las bandas locales y nacionales. Hay una decena de ellas en el cartel y el intercambio de talento ya ha dado sus frutos. Poco después de finalizar la segunda edición del Pueblos Blancos Music Festival, el grupo madrileño Ecléctica realizó una gira mejicana y los también madrileños Chisum Cattle Co. viajaron hasta Austin para hacerse con el premio Best Instrumentalist Of The Year en los Texas Sounds Awards. Ambos repiten este año.

Los músicos se mezclan con el público en este singular festival.
Los músicos se mezclan con el público en este singular festival. / J. M. Grimaldi

Junto a ellos, girarán por los pueblos blancos de las serranías los americanos The Jake Levinson Band (que acaban de participar en el Festival de Blues de Cazorla), el veterano guitarrista y maestro del tex-mex Joe King Carrasco (Mano Negra tiene una versión de su 'Patchuko Hop'), el cantante Nakia Reinoso, el armonicista Tim González (Mejor Músico de Blues en Vivo en los Nashville Industry Music Awards 2016) y la cantante Suzanna Choffel, entre muchos otros. Montejaque es el centro de operaciones, donde se alojan todos los artistas y desde donde salen en autobús hacia el escenario que toque esa jornada.

Pueblos Blancos Music Festival surgió a partir del encuentro fortuito en Austin entre Phil Plata y Josu Camacho. En la capital de Texas, Josu Camacho experimentó una forma de vivir la música en directo que quiso trasladar a España. «Conciertos a pie de calle, en una lavandería, en una librería, a salto de mata, sin interlocutores ni ceremonias. Sólo música en vivo», aseguran los organizadores. Phil Plata, por su parte, no dudó en subirse a un avión para conocer los Pueblos Blancos. Fue entonces cuando se incorporó a la aventura Juan de Castro para dar forma al evento, alejado de las multitudes de un festival al uso y con la música como gran protagonista. Por unos días, Austin suena muy cerca de la serranía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos