«No sé nada del disco de Amaia»

Entrevista a Alfred García. / Virginia Carrasco

Alfred García publica '1016', su nuevo trabajo, que cuenta con la colaboración de su expareja y ganadora de 'Operación Triunfo'

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Alfred contesta rápido, con frases cortas. Y no deja de sonreír. Se le ve contento. Esta semana salió a la venta su tercer disco, '1016', el primero desde que salió de la academia que le dio a conocer a todo el país. Un trabajo con una gran multinacional (Universal) en el que el cantante catalán (El Prat de Llobregat, 1997) reivindica su paso por 'Operación Triunfo'.

«Estoy aquí gracias al concurso», incide, sin renegar del fenómeno social, y antes de añadir que llamar así al disco es «una manera de reivindicar los orígenes, de decir que no solo soy un número, que soy una persona, un músico». Esas vivencias se traducen en 16 canciones, de las que solo cuatro compuso fuera de los muros académicos. «Son más maduras a nivel de letra y hablan de lo que ha pasado fuera de la Academia. Allí todo era un sueño pero nadie te prepara para salir fuera», explica. Temas que conforman «un disco rico en colores», con una línea marcada que es el rock, pero con mezclas «con el pop, el soul o la electrónica de 'Wonder'». Una canción que comparte con la artista catalana, Pavvla, una artista con la que tenía muchas ganas de colaborar, al igual que con Love of Lesbian -«Hacen canciones sin techo»- y Amaia Romero. Juntos cantan en catalán 'Et vull veure'. «A Amaia le planteé la opción de cantar en catalán. Le encantó la idea. Nos fuimos una semana a Menorca, le enseñé a pronunciar bien y salió el tema», resume conciso. Sobre si le devolverá la 'visita' en el futuro trabajo de la navarra, Alfred es rotundo: «No sé nada del disco de Amaia, no he escuchado nada y no sé nada de nada».

Alfred posa tras la entrevista. / Virginia Carrasco

Solo está pendiente de la extensa gira que comenzará en primavera por salas de todo el país, para presentar este '1016' muy viajero. No solo por el single -'De la Tierra hasta Marte'-, sino porque cinco canciones tienen como título el nombre de otras tantas ciudades. «Cada sitio define una etapa de mi vida», apunta. «'Londres' habla de una relación que se acabó allí y donde empezó una amistad. Es un buen recuerdo. 'Barcelona' habla sobre las ganas que tenía de pasear con una chica por sus calles», abunda. «'Madrid' trata sobre la fiesta y el caos que es. 'Sevilla' representa a esas ciudades tan bonitas que por culpa de las giras no las puedes disfrutar. También tiene algo de paralelismo con las relaciones de pareja, cuando tú quieres mucho y por la otra parte, no te sientes correspondido. Y la de El Prat es el himno de mi pueblo y un homenaje a las raíces», resume sobre un disco que presentó en 'OT'.

«Me sentía raro, como un padre», dice el músico barcelonés, que solo tiene 21 años y que ya pudo paladear la experiencia de acudir a Eurovision. A pesar de las críticas que recibieron tanto él como Amaia y el mal resultado, el músico, compositor y productor -también ejerció esta función en '1016'- no descarta volver a representar a España. «¿Por qué no? A mí me encantaría».