Los famosos se rinden a la música de Alejandro Sanz

El cantante encandiló a su público./
El cantante encandiló a su público.

El cantante madrileño consiguió reunir un buen ramillete de rostros conocidos en el concierto que ofreció en el Festival Starlite de Marbella

JOAQUINA DUEÑASmarbella

Tres años consecutivos con todas las entradas vendidas en el Festival Starlite, el último, después de haber dado un multitudinario concierto ante 10.000 personas en Málaga hace apenas 14 días. Esa es la pasión que despierta Alejandro Sanz en Marbella. Con su Sirope Vivo logró reunir un buen ramillete de rostros conocidos que no quisieron perderse la oportunidad de disfrutar del cantante madrileño en la Cantera de Nagüeles.

Dos presentadoras de televisión fueron las estrellas que más curiosidad y revuelo despertaron entre el público que se agolpaba alrededor de lo fotógrafos para atisbar a los personajes y hacer sus propios retratos, móvil en mano, Ana Rosa Quintana y Eva González. Esta última, con un elegante mono negro llegó muy sonriente y disfrutó entusiasmada de cada canción del artista, en pie y aplaudiendo los grandes temas como Corazón partío o Quisiera ser. Noche con amigas para la sevillana que no estuvo acompañada en esta ocasión por su marido, Cayetano Rivera. Allí coincidió con su sobrina la joven Cayetana Tana Rivera, hija de Francisco Rivera y Eugenia Martínez de Irujo, que asistió con varias amigas y con su tío, Fernando Martínez de Irujo.

Quintana, por su parte, llegaba con un favorecedor vestido rosa acompañada por su marido y sus dos hijos menores. Mientras ella posaba en el photocall, su pareja, Juan Muñoz, y sus hijos intentaban verla entre la multitud, para lo que Muñoz no dudó en levantar en brazos a uno de sus hijos entre risas. Una estampa familiar y divertida que continuó durante toda la noche con los cuatro gozando con la música de Sanz.

También en familia acudieron Pepe Barroso con su mujer Mónica Silva y con su hijo, Pepe Barroso junior que ha empezado su carrera como modelo, y Valeria Mazza,con su marido Alejandro Gravier y sus hijos menores.

La representación política llegó con la secretaria General del Partido Popular, María Dolores de Cospedal. Sorprendió que no estuviera en uno de los palcos, alejándose así de la imagen de política inaccesible, aunque claro está, tampoco alardeó de falsa humildad sentándose en tribuna. En su lugar, disfrutó con bailes incluidos de los clásicos de Alejandro Sanz desde la platea. Y desde allí escuchó cómo el cantante bromeaba con la situación política actual tras parar unos instantes a beber agua: «Ya me estáis regañando por dos minutos y llevamos sin gobierno 240 días y no habéis dicho nada». Un poco de distensión y ocio en medio de un verano políticamente atípico.

Tampoco faltó a esta cita Vicky Martín Berrocal que eligió para la ocasión un look total black con un vestido negro largo. Más primaveral, Arancha de Benito con un vestido lencero con estampado floral, que llegó con su novio, Agustín Etienne. El plantel de famosos lo completaban Pepe de Lucía, padre de Malú, al que Sanz dedicó La música no se toca, Juan Peña y su mujer Sonia González, Mari Cielo Pajares y Chonchi Alonso y la princesa Alia Bint Al- Hussein de Jordania.