Javier Calleja convierte la galería alemana Zink en una cámara de las maravillas

Javier Calleja convierte el espacio expositivo en una gran instalación, como en el CAC Málaga. /Ñito Salas
Javier Calleja convierte el espacio expositivo en una gran instalación, como en el CAC Málaga. / Ñito Salas

El artista malagueño estrenará este domingo su nuevo proyecto, planteado como una intervención en todo el espacio expositivo

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

'Do not look back'. No mires atrás. Lo recomienda desde la inscripción de su camiseta uno de los personajes infantiles de Javier Calleja, el artista malagueño que, lejos de mirar atrás, tiene por delante una trayectoria internacional cada vez más sólida. Un vuelo con escalas en medio mundo que ofrece una nueva parada en Alemania; en concreto, en la Galería Zink de Waldkirchen, donde este domingo Calleja inaugurará una nueva exposición, titulada 'Clouds through the window' (Nubes a través de la ventana).

El malagueño presenta hasta el 21 de julio una instalación a modo de «cámara de las maravillas», un gabinete de curiosidades compuesto por una quincena de lienzos y dos dibujos. Calleja se mantiene fiel a una de las constantes de su trabajo: el juego de escalas, con piezas que en ocasiones superan los dos metros de altura.

«Motivado además por la propia arquitectura de la sala, el artista incorpora nuevos elementos a sus personajes y recupera otros como las nubes, tan recurrentes en sus primeras obras, y que inspiran el propio título de esta muestra», avanzan desde el estudio del creador malagueño.

En su nuevo proyecto, Calleja vuelve a colaborar con el ebanista malagueño Manuel Molina, con quien ya realizó los lápices de gran formato vistos en la Galería Nanzuka de Tokio, primero, y ahora en el CAC Málaga. En esta ocasión, Molina elabora los marcos de los cuadros de las obras incluidas en 'Clouds through the window', que se integran con los lienzos hasta romper la separación física entre cuadro y contorno para «amplificar» la propuesta plástica.

«La combinación de las obras en modo gabinete, los marcos y el propio diseño de la sala, invitan a causar un impacto en el espectador, recurso que suele perseguir Calleja para involucrar e intercambiar con el público la simbología de su obra», añaden los promotores del proyecto, que abunda en la colaboración de Calleja con la Galería Zink, donde el malagueño expone desde hace ya cinco años. Aunque más que mirar atrás, Calleja prefiere mirar hacia el futuro, como sus personajes.