El Gobierno echa un jarro de agua fría a la reivindicación ciudadana del Auditorio de Málaga

La plataforma 'Por el Auditorio de la Música de Málaga' ha presentado su reivindicación en distintas administraciones. /MIGUE FERNÁNDEZ
La plataforma 'Por el Auditorio de la Música de Málaga' ha presentado su reivindicación en distintas administraciones. / MIGUE FERNÁNDEZ

Cultura considera «complicado» acometer una inversión de ese «calado», pero deja abierta la puerta a retomar la iniciativa en el futuro

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

La iniciativa ciudadana que desde hace poco más de un mes se ha puesto al frente de la reivindicación para retomar el proyecto de construcción del Auditorio de Málaga se ha llevado su primer jarro de agua fría. «Dada la situación presupuestaria actual es complicado que el Ministerio de Cultura y Deporte pueda realizar inversiones en proyectos nuevos y tan de calado como la construcción de un nuevo auditorio en la ciudad de Málaga», argumentan a SUR fuentes ministeriales.

Pese a todo, desde el Ejecutivo central dejan abierta la puerta a retomar la iniciativa en un futuro. «Sólo emitimos una valoración sobre la situación actual, no sobre inversiones o actuaciones del futuro», ofrecen desde el ministerio antes de recordar: «La ciudad es para el ministerio una ciudad de referencia en política cultural y la reciente inversión de 40 millones en el Museo de Málaga es un ejemplo de su compromiso en este sentido».

Se trata de la primera respuesta del Ministerio de Cultura yDeporte a la reivindicación ciudadana que en las últimas semanas ha vuelto a poner de actualidad la necesidad de construir un auditorio en Málaga capaz de albergar en condiciones óptimas grandes espectáculos musicales y escénicos. Conviene recordar que el proyecto de dotar a la provincia de Málaga y la Costa del Sol de un equipamiento musical de primer orden va camino de cumplir tres décadas, ya que la primera iniciativa en ese sentido llegaba en 1990 con Pedro Aparicio como alcalde de la capital y la idea de construir el auditorio en la explanada situada junto a la actual Comisaría Provincial.

En este tiempo, diversas ciudades españolas con menor población, tamaño y proyección cultural y turística que Málaga se han dotado de un equipamiento de este tipo, en muchos casos a través del plan estratégico de infraestructuras escénicas que puso en marcha el Gobierno central a lo largo de la década de los 80 y que pasó de largo en la provincia malagueña.

Lo más cerca que Málaga ha estado de ver cumplida esa reivindicación fue en febrero de 2013. Entonces, el Ministerio de Cultura aprobaba el proyecto final para la construcción del Auditorio de Málaga, elaborado por el equipo liderado por los arquitectos Federico Soriano y Agustín Benedicto que cinco años antes había ganado el concurso para dar forma al equipamiento escénico. Pero si en febrero de 2013 se aprobaba el proyecto, en junio de aquel año el Gobierno central decidía, dentro de su plan para aligerar la administración pública, liquidar el consorcio constituido entre los ministerios de Cultura y Fomento, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de la capital para la construcción del Auditorio de Málaga.

Ahora es el momento

«Una vez superada la crisis económica que sirvió de justificación para la disolución del consorcio (...) la ciudadanía entiende que ahora es el momento, sin justificación de lo contrario, de acometer las decisiones necesarias para la construcción del Auditorio de la Música», sostiene la plataforma 'Por el Auditorio de la Música de Málaga' en la iniciativa planteada a través de change.org, que ha superado las 4.700 firmas en apoyo a esta reivindicación.

Una reclamación que, además, viene avalada por el estudio de viabilidad del proyecto. Según ese informe, el Auditorio de Málaga sería capaz de revertir en la economía malagueña en un plazo de dos años la inversión necesaria para su construcción. En concreto, el análisis calcula un impacto económico directo de 41,57 millones de euros anuales, mientras que la edificación del equipamiento cultural cuenta con un presupuesto de 84,62 millones de euros, incluyendo la maquinaria escénica (18,37 millones) y las instalaciones (16,39 millones).

Cuentas que, por ahora, no convencen al Ejecutivo central.

 

Fotos

Vídeos