«España desaprovecha el turismo del cine»

Profesor y cinéfilo. El londinense Bob Yareham lleva casi cuatro décadas enseñando historia y documentando el cine español. /G. Villamil
Profesor y cinéfilo. El londinense Bob Yareham lleva casi cuatro décadas enseñando historia y documentando el cine español. / G. Villamil

Bob Yareham ha datado 720 películas rodadas en inglés en nuestro país, el mayor plató mundial en esta lengua fuera del territorio anglosajón

Antonio Corbillón
ANTONIO CORBILLÓN

Llegó a la península en 1981 después de enamorarse de una española en Oxford. Profesor de Historia y de Inglés, Robert Yareham (Londres, 1954) ha sacado su pasión didáctica fuera de las aulas para enseñar en platós naturales, como huertas o el metro de Valencia. Encuadres para explicar la vida que profundizaron su amor al cine, su otra gran pasión. Su monografía 'Movies made in Spain' ('Películas hechas en España') recoge 720 cintas en inglés rodadas aquí. Otro británico que nos cuenta la historia española, en este caso a través del séptimo arte.

– ¿Es usted el Ian Gibson de la historia del cine español?

– Siempre dicen que nadie es profeta en su propio país. Cuando vives en otro lugar te fijas más en las cosas que hay. Como profesor, he intentado explicar a mis alumnos que miren a su alrededor. Vivimos en ciudades en las que la gente mira los escaparates pero no se fija más arriba de las fachadas, donde hay cosas más interesantes.

– ¿Si tuviera que combinar el sueño del cine con la geografía, con qué plató se quedaría para vivir?

– No sé. Es como preguntarme por mi película favorita... Pero hay sitios que me han encantado, como el castillo de Coca (Segovia), donde se rodó 'Camelot' con Richard Harris... O tal vez Artajona (Navarra), donde se hizo 'Robin y Marian', con Sean Connery y Audrey Hepburn. También hay un pequeño pueblo de La Rioja llamado Sajazarra que me recuerda a Oxford, que es donde conocí a mi mujer.

– ¿Cuál es el escenario más absurdo que se ha elegido en España para situar una película?

– Una cosa extraña fue 'La batalla de Inglaterra' (1969) cuando los aliados bombardean Berlín y se grabó en San Sebastián. O Atienza (Guadalajara) con 'Las Troyanas' (con Katharine Hepburn), una película que no supo aprovechar el magnífico castillo del pueblo.

Personal

Enamorado de España.
Londinense, llegó a nuestro país con 27 años detrás de una española que conoció en Oxford. Tiene tres hijos.
Otra forma de enseñar.
Profesor de Inglés e Historia, siempre que puede organiza grupos dinámicos en todo tipo de escenarios para hacer las clases más didácticas.

España de sol y playa. ¿El turismo de cine puede romper esa dualidad o con Tabernas y su 'Far West' está todo inventado?

– Tiene muchas posibilidades, pero está desaprovechado. Es un turismo de interior, que se da todo el año y no depende del tiempo. Y no son lugares masificados. Hace poco estuve en Uclés (Cuenca) para hablar de la grabación allí de 'Alatriste' y 'Los cuatro mosqueteros' y estaba a tope. Pero el problema es que los políticos solo piensan en hoy y mañana, no en el largo plazo. Ahí está Peñíscola y el tirón con 'Juego de tronos'. Normalmente, los políticos se ponen detrás de cuatro locos que deciden apostar por un lugar de cine.

Un día salió a buscar setas y tras fracasar decidió buscar los dragones en las calles y fachadas de su Valencia adoptiva. ¿Tiene alguna explicación para eso?

– Es una de esas lecciones que aprendí. Un vecino me dijo que los níscalos hay que aprender a verlos con el tiempo. Empecé a fijarme en la arquitectura y vi que había dragones por todas partes. Como las setas; cuando vi el primero, descubrí que había cientos y cientos en Valencia. Hice un libro con mi hijo (fotógrafo) y en el futuro espero realizar un documental.

Ha convertido la huerta de Valencia en un aula. Allí educa contra el tabaquismo, sobre cómo actuar en caso de emergencia... ¿El modelo plató de cine lo ha llevado a su vida de profesor?

– Siempre digo que no es por casualidad que la palabra aula se parece a jaula. Sacarles de ahí y llevarles a una huerta para explicarles química, biología, matemáticas, historia..., todas las asignaturas están en una huerta. Y las huertas están en peligro de extinción.

Después de 720 películas rodadas en inglés, aquí seguimos fracasando con el idioma. Todo eso no nos ha servido para dejar de doblarlas.

– Hay varios motivos. Una es, efectivamente, el doblaje. La otra es que la enseñanza de inglés en los colegios nunca ha estado a buen nivel. Se debería empezar desde el principio con el idioma. Los profesores deberían entrar en clase y hacer la clase en el idioma que se enseña. Aunque ahora muchos colegios bilingües están logrando muy buenos niveles. Pero son caros porque son privados.

Ha publicado 'English Actually'. ¿Encontraremos un manual que nos haga superar los fracasos con el inglés?

– Bueno, está pensado para explicar el origen de las palabras en inglés. Es un libro sobre etimología, pero también de experiencias en mis años de enseñanza. He aprendido mucho de mi propio idioma enseñándolo. Una vez me preguntaron por qué miércoles (wednesday) tiene una 'd' sorda en medio. Me tocó buscar y aprender que era el día del dios Gouden, el Zeus de los escandinavos, y que acabó perdiendo la 'd'.

Más allá del cine y del turismo 'british', ¿cómo está nuestra relación con la cultura inglesa? ¿Quién pierde más con el 'Brexit'?

– Quienes van a perder son los británicos. Pero han escuchado a voces racistas, nacionalistas y de mentalidad pequeña. Han votado con sus emociones sin un debate serio. Lo peor es que a los que vivimos fuera no nos han dado el voto. Y será un desastre para nosotros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos