Antonio de la Torre: «Me quité de la cabeza la indignación cuando supe que iba a encarnar a un corrupto»

Realizador y actor trabajan por primera vez juntos en este corto cuya producción fue apoyada por el Festival de Málaga./Fotos: Carlos Bolívar y Sandra Lara
Realizador y actor trabajan por primera vez juntos en este corto cuya producción fue apoyada por el Festival de Málaga. / Fotos: Carlos Bolívar y Sandra Lara

El actor malagueño rueda en El Chorro el corto 'Black Bass' antes de llegar a San Sebastián con 'El reino', en la que da vida a un político corrompido

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Hacía más de dos décadas que no rodaba en Málaga. Fue un papel pequeño y fugaz, el de coordinador de animadores de un hotel de Torremolinos en la cinta de Iciar Bollaín 'Hola, ¿estás sola?', aunque el actor no lo olvida. «Fue la primera película en la que se me veía y se me escuchaba en gran pantalla», rememoró ayer Antonio de la Torre (Málaga, 1968), que ha vuelto esta semana para un rodaje. Paradojas de la vida, ahora se invierten los papeles. El artista pasa por uno de sus mejores momentos profesionales –viene de la Mostra de Venecia de presentar 'La noche de 12 años' y la semana que viene estará en San Sebastián con 'El Reino'– pero vuelve para participar en un proyecto pequeño, el cortometraje 'Black Bass', que dirige Rakesh Narwani. El título alude a un pez de río, al cual tratan de dar caza un padre recién separado y su hijo que no acepta la ruptura familiar.

¿Qué hace un chico como tú en un corto como éste?

–Pues la verdad, gracias a la insistencia de Rakesh. Durante tres años ha estado ahí y ha sido muy constante. ¡Lo tenía muy claro y se ha trabajado muy bien a mi representante! Y ahora que hemos trabajado juntos me he encontrado que tiene un director ahí dentro.

Hacia años que no participaba en un cortometraje.

–Y me llegan muchos proyectos, pero no me puedo enrolar en todos los que quisiera. En el caso de 'Black Bass' tenía además el añadido de rodar en Málaga, en El Chorro, que es un sitio emblemático de mi infancia. Y después surgió la opción de trabajar con mi ahijado, Hugo (Quero), por lo que se convirtió en algo personal. Estoy aquí por un cúmulo de cosas.

¿Y cómo ha sido ese rodaje con niño?

–Entre Rakesh y yo, hemos arropado a Hugo. Es un niño, no un actor, pero ha aportado frescura a su personaje y que yo sea su padrino ha sumado. Además, el verdadero protagonista del corto es el niño, que vive el conflicto y que no sabe cómo afrontar la nueva situación de los padres.

Rakesh Narwani con el actor malagueño, en un descanso del rodaje ayer en el pantano.
Rakesh Narwani con el actor malagueño, en un descanso del rodaje ayer en el pantano. / Fotos: Carlos Bolívar y Sandra Lara

Y esto de pescar. ¿Lo había hecho alguna vez?

–Nunca había tirado la caña. Y tiene su complejidad, pero menos mal que teníamos un experto en el rodaje que nos ha echado un cable. De todas formas, no es un corto de pescadores, sino la historia de un padre y un hijo que van de pesca.

«Lo importante es que Franco deje de tener honores de Estado», asegura el intérprete

Y lo que quieren atrapar es un ejemplar de 100 kilos que, según la leyenda, habita en El Chorro. ¿Cuál es el 'black bass' que Antonio de la Torre nunca ha podido pescar?

–Pues haber encarnado a Juanito. Juan Gómez tenía una gran película, porque además de gran futbolista tenía una personalidad apabullante. Por edad, ya no la podré hacer como actor, pero como director o como productor...

¿Se plantea dar ese paso?

–Es que todavía está por hacer la gran película del fútbol y me hace ilusión. Se me daría bien dirigir una película. De hecho, ahora que he estado trabajando con Hugo en este corto, me he dado cuenta de que se me da bien la dirección de actores. Otra cosa es dominar el lenguaje cinematográfico, aunque lo que me parece más difícil es levantar un proyecto. ¡Rakesh ha estado tres años para producir este corto!

Sin honores para el dictador

Su próxima cita es la semana que viene en el Festival de San Sebastián con una de las películas más esperadas del año, 'El reino'.

–Será bonito volver a la competición oficial con la cinta. A nivel personal no espero nada, pero como película espero que vaya muy bien.

Usted encarna a un político corrupto. El director, Rodrigo Sorogoyen, ha dicho que la película surge de la «indignación» contra los excesos y escándalos de los partidos. ¿También está indignado?

–Me lo quité de la cabeza cuando supe que iba a encarnar el personaje. No quería construir un arquetipo, así que traté de entenderlo para poder interpretarlo y que fuera creíble.

Antonio de la Torre y Hugo Quero dan vida a un padre y un hijo que se van de pesca en el corto 'Black bass'.
Antonio de la Torre y Hugo Quero dan vida a un padre y un hijo que se van de pesca en el corto 'Black bass'. / Fotos: Carlos Bolívar y Sandra Lara

Para noviembre volverá a cartelera con 'La noche de 12 años', en la que da vida al presidente uruguayo José Mujica durante la etapa en la que fue preso de la dictadura.

–Se basa en el libro 'Memorias del calabozo', pero más que la historia de un encierro es el relato de tres hombres que estuvieron al borde de la locura. Incluso trabajamos algún tiempo con el título 'Los sonidos del silencio' porque fueron personas sometidas a un absoluto aislamiento.

Perdió 15 kilos y aprendió a hablar con acento uruguayo. ¿Pero como se trabaja la locura?

–Hay cosas que ayudan a meterte en situación, como es lo físico y el habla, pero en el fondo se actúa con el alma. Como dice mi amiga Pilar Castro, el único camino es intentar atrapar el alma del personaje. Esta mal que yo lo diga, pero la verdad es que me curré mucho esta película y me esforcé en conocer a los tupamaros, su lucha y su contexto cultural y político para no quedarme en la superficie.

'El reino' y 'La noche de 12 años' son dos películas muy políticas.

–Es verdad, aunque 'La noche...' es más existencial. Para mí, lo que verdaderamente une a ambas cintas es la frase de Terencio: «Nada de lo humano me es ajeno».

El Congreso ha aprobado hoy –por ayer– la exhumación de Franco del Valle de los Caídos. ¿Se cierra una herida?

–Lo importante es que un dictador deje de tener honores de Estado. Ysi no queremos repetir la historia, lo mejor es revisarla y aprender de ella.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos