La Orquesta Filarmónica de Málaga crea "memoria sonora" con obras del gran repertorio

Presentación de la programación. /
Presentación de la programación.

La orquesta apuesta por la continuidad para la próxima temporada, combinando piezas indispensables de la clásica con nuevos compositores

REGINA SOTORRÍO

Antes de desgranar la agenda lo avisó: "El que programe pensando en gustar a todos comete un error". Y lo reiteró al terminar la presentación: "Programar a la carta es complicado". Tomadas ya estas precauciones, el director Manuel Hernández Silva detalló una temporada 2017-2018 en la Orquesta Filarmónica de Málaga marcada por "la continuidad" de sus tres cursos anteriores. Su meta es "la excelencia a través de la memoria sonora" de los intérpretes y del público. Por eso, seguirá incorporando piezas del gran repertorio como eje central de un cartel con pinceladas que apuestan por lo diferente. Y a juzgar por la opinión de los aficionados que acudieron a la rueda de prensa, no se ha equivocado.

Su 'método' para construir la sonoridad de la OFM culminará en la quinta temporada, (2018-2019) ya completamente cerrada, para dar un "pequeño giro" en la sexta, la última bajo su mando tras la reciente renovación de su contrato. Pero de eso "se enteran ustedes dentro de dos años". De momento, este 2017-2018 girará entorno al romanticismo: de Brahms, que abre "a lo tradicional" el curso de abono con 'Obertura para un Festival Académico en do menor' (14 y 15 de septiembre); a Mahler, que lo cierra con la Sinfonía nº6 'Trágica' (14 y 15 de junio).

Entre uno y otro, trece programas de abono con un amplio abanico de estilos, compositores e invitados. Alejandro Posada será el primer director invitado del curso (5 y 6 de octubre) y estará al frente de un programa hispanoamericano con piezas poco escuchadas en Málaga, como el concierto 'Fantástico' de Isaac Albéniz, con la malagueña Paula Coronas al piano, y 'Choros' de Heitor Villa-Lobos, que toca la OFM por primera vez. Como demandaban algunos sectores del público, esta vez habrá más autores españoles. Después de Albéniz llegan Turina y Falla con obras muchas veces interpretadas en el Cervantes ('Danzas fantásticas' y 'El sombrero de tres picos'), pero de las que Hernández Silva no se quería privar de dirigirlas con su orquesta. Será en un tercer programa de abono (19 y 20 de octubre) que abren Franck y Ravel, con el pianista Jean Efflam Bavouzet como solista. Turina regresará con 'Fantasía sobre una fantasía de Alonso Mudarra', en un concierto en el que por primera vez la OFM interpretará a Vasily Kalinnikov (30 de noviembre y 1 de diciembre).

Tampoco quería dejar pasar el maestro la oportunidad de levantar la batuta con Andrea Sestakova, veterana concertino de la OFM, como solista en el Cervantes al ritmo de Dvorak (16 y 17 de noviembre). "Quería disfrutar con ella en el escenario. No sabemos cuánto tiempo vamos a estar, no se cuándo se jubilará", admitió. Este recital, que se completa con la 'Patética' de Tchaikovsky, se repetirá en Jerez. Otros dos profesores de la OFM, el clarinetista Juan Crisóstomo Subiela y el fagot Antonio Lozano, ejercerán de solistas a las órdenes de Álvaro Albiach en el octavo programa de abono (8 y 9 de marzo) con 'Dueto-concertino para clarinete, fagot, cuerda y arpa' de Richard Strauss. Esa jornada se estrenará además en Málaga 'Circus-polka' de Igor Stravinsky.

Para Navidad (21 y 22 de diciembre) sonará "por primera vez" 'El Mesías'. Una afirmación que Hernández Silva aclaró: si bien es verdad que se ha escuchado mucho la pieza de Händel, "nunca ha sonado" en Málaga la versión catalogada como obra de Händel y Mozart. Estará en el atril Igor Ijurra. Justo después (15 y 16 de febrero), lo ocupará Georg Mark con repertorio de Elgar y Schumann.

El violinista Amaury Coeytaux repite en el Cervantes -"porque este hombre triunfó en Málaga"- con Sibelius en un concierto dirigido por el director titular. Después tomará la batuta el malagueño Salvador Vázquez para afrontar el concierto de Semana Santa dedicado a Rossini (22 y 23 de marzo), "que hacía mucho que no sonaba en esta sala". Vázquez duplicará su papel y estará acompañado por el Coro de Ópera de Málaga, que también él dirige.

Pablo González, "uno de los grandísimos directores del momento", abordará 'El holandés errante' de Wagner y el 'Concierto para oboe en re mayor' de Strauss con el reputado oboísta Ramón Ortega. Le sigue la 'Sinfonía nº5' de Carl Nielsen, que nunca antes ha tocado la OFM (5 y 6 de abril). Ana Gijarro, catedrática de piano en el Conservatorio Superior de Madrid, se sentará a las teclas en 'Concierto para piano y orquesta en la menor' de Edvard Grieg (3 y 4 de mayo), con Hernández Silva al frente. El venezolano también se colocará delante de uno de sus retos interpretativos de esta temporada: la ejecución de las sinfonías 39, 40 y 41 de Mozart. "Un director titular no puede permitirse marcharse de su orquesta sin dirigirlas", apuntó. Un concierto de "tinte americano" con el director Diego Martín Etxebarria (Ginastera, Piazzola/ Desyatnikov, Dvorak) y la violinista Leticia Moreno como solista completa la temporada de abono.

Pero no solo de abono vive la Filarmónica. La orquesta volverá al Museo Picasso con nueve conciertos de su XI Ciclo de Cámara; hasta tres encuentros celebrará la Joven Orquesta Barroca de Andalucía (JOBA), el último de ellos (los días 2 y 12 de julio) dirigido por Aarón Zapico en el Teatro Romano de Málaga; y habrá seis citas de la Filarmónica frente al Mar en el Auditorio Edgar Neville de la Diputación. Este último ciclo pone sus ojos en el joven talento: se inaugurará el 29 de septiembre con el joven flauta Alberto Acuña ('Concierto para flauta y orquesta nº1 en sol mayor' de Mozart) y se cerrará el 6 de mayo con el jovencísimo pianista Emin Kurkchyan, de apenas 13 años ('Concierto para piano y orquesta nº19 en fa mayor' de Mozart).

Además, la Filarmónica vuelve a hacerse cargo del concierto de Año Nuevo, esta vez con la soprano Berna Perles; animará las navidades con un recital de Disney a las órdenes de Díez Boscovich; estará en el MOSMA; en las citas de verano en Gibralfaro; y contempla regresar al Teatro Cánovas en octubre con un programa infantil.

Ayuntamiento y Junta de Andalucía (miembros del consorcio) respaldaron la presentación con la asistencia del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y el delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo. De la Torre aprovechó la ocasión para pedir que "nunca se olvide" la necesidad de un auditorio. "Debe estar siempre presente en la agenda de trabajo", concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos