Vox participa en el despliegue de la bandera LGTBI en Torremolinos

Representantes de la corporación, en el balcón del Ayuntamiento. /SUR
Representantes de la corporación, en el balcón del Ayuntamiento. / SUR

La formación de Santiago Abascal asiste al acto celebrado en el balcón del Ayuntamiento como parte del programa del Orgullo, que se celebra estos días

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

No cabía ni un alfiler este jueves en el balcón del Ayuntamiento de Torremolinos. Nadie quería perderse el despliegue de la bandera LGTBI, colectivo que representa a lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales, como parte de los actos institucionales organizados por el Orgullo que se celebra estos días. La mayor sorpresa fue la presencia de Vox. La concejala electa de esta formación, Lucía Cuín, asistió a la convocatoria para mostrar su apoyo «a la cultura, las tradiciones y un colectivo tan importante», como explicó en declaraciones a Torremolinos Televisión. Cuín se desmarca así de la postura de su partido a nivel nacional, siempre crítico con lo que definen como «lobby gay», y de las recientes afirmaciones de su presidenta en Madrid, Rocío Monasterio, que sugirió que el Orgullo de la capital debía trasladarse a la Casa de Campo «para no molestar a nadie».

Los de Santiago Abascal irrumpirán en la futura corporación municipal tras obtener dos escaños en las elecciones del 26 de mayo. Cuín figuraba en la candidatura como número dos. Este periódico preguntó a su cabeza de lista, Antonio Sevilla, si mantendría el Orgullo en caso de acceder al Gobierno: «Tendríamos que verlo. No tenemos nada en contra. Una cosa reglada y con directrices, ¿por qué no?». Sevilla también añadió: «No tenemos ningún problema con el colectivo homosexual. Para nada. De hecho, dentro de nuestras filas hay muchísimos, incluso cabezas de lista en la provincia de Málaga. Pero dentro de un orden... Y que no sea sólo eso, porque hay muchos colectivos en Torremolinos».

El amplio respaldo político recibido por el despliegue de la bandera LGTBI en el Ayuntamiento evidencia la importancia que ha adquirido el Orgullo en apenas un lustro, después del veto a actuaciones transformistas sufrido en 2014, bajo mandato de Pedro Fernández Montes. Para despejar dudas sobre su apoyo a la cita, que reúne cada año a decenas de miles de personas, también estuvo presente en el Consistorio, por primera vez en el despliegue de la enseña LGTBI, Margarita del Cid, portavoz del PP y candidata a la Alcaldía. Del Cid ganó por mayoría simple, con nueve concejales frente a los ocho representantes del PSOE, los comicios celebrados la semana pasada. Los ediles electos de Vox no acudieron sin embargo al izado de la bandera y el pregón del waterpolista Víctor Gutiérrez, celebrados por la tarde en la icónica plaza de La Nogalera, actos a los que sí asistió Del Cid.

Una de las personas más buscadas en el balcón fue el cabeza de lista de Ciudadanos, Nicolás de Miguel. Populares y socialistas tratan de acaparar su atención estos días. La decisión de la formación naranja, pese a haber perdido la mitad de la representación alcanzada en 2015, será clave para decantar la balanza en el pleno de investidura que se celebrará el 15 de junio. En una corporación tan fragmentada, con seis partidos que se reparten 25 concejales, la aritmética ofrece varias posibilidades, aunque casi todas apuntan a que Del Cid será la próxima alcaldesa. Sólo un acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos, pacto que también debería arañar los votos de Adelante Torremolinos, permitiría que el alcalde en funciones, José Ortiz, mantuviera el bastón de mando.